Son históricos luchadores sociales, entre ellos una mujer. Coinciden en que la comuna debe estar en mano de alguien de la zona, “que no vengan de afuera”.

Posadas (Prensa del Pays – Miércoles 13 de marzo). El Partido agrario y Social (Pays) presentó sus candidatos a intendente del municipio de Pozo Azul, que elegirá a su jefe comunal por primera vez ya que se trata del último municipio creado en Misiones, en 2017. Son tres productores de la zona, una de ellos mujer: Ana Gularte, Wilmar Vaz y Mariano Ferreyra.
En ese sentido, desde el Pays destacan que la creación del municipio se sustentó además en la extensa lucha por la tierra, protagonizada por los pequeños productores, que derivó en un proyecto de Ley del presidente del espacio político, Héctor “Cacho” Bárbaro, que sirvió de base para la creación del municipio.
Los lugareños sufrieron el acoso y la persecución de empresas forestales en busca de madera, además del acoso de la Policía de Misiones y la Gendarmería Nacional. Entre los años 2000 y 2004 llevaron adelante una de las luchas sociales más largas en la historia, con duros cortes de ruta y con las familias acampando al costado de estas.
Hoy, destacan, los candidatos a ocupar la intendencia son protagonistas de esas luchas y, además, oriundos de la zona.

candidatos pozo azul

Wilmar Vaz, productor agrario

Uno de los candidatos a intendente de Pozo Azul por el Pays es Wilmar Vaz, productor agrario, de 44 años, que vive en la zona desde los 8 años.
Es uno de los históricos luchadores en la persistencia de recuperar la tierra para quien la trabaja. Recuerda la primera demanda de desalojo, en 1991, que por entonces recayó sobre su padre: “comenzó a juntarse con los vecinos porque nosotros vivíamos en la iglesia donde estaban las hermanas que daban catequesis, y vimos la necesidad de luchar por la tierra. Al principio parecía que el conflicto era individual, hasta que tomó otra envergadura y la lucha fue de toda la sociedad”.
Desde la Pastoral Social frenaron algunos conflictos durante unos años pero después volvieron los desalojos con la presión de la Gendarmería Nacional y la Policía de Misiones que perseguían a los productores, recuerda. También había apeo ilegal de madera nativa que en su paso por la madera, no respetaban alambrados ni las plantaciones de maíz o porotos, los sustentos de las familias afincadas en esas tierras.
“Las máquinas rompían todo; cuando alguien reclamaba por sus derechos, la policía lo detenía e incomunicaba dos o tres días, hasta que la empresa sacaba todas las maderas”.
La lucha que protagonizaron entre los años 2000 y 2004 logró, “después de mucha presión, que se apruebe en la Cámara de Diputados la Ley de Arraigo y Colonización. En el 2013, a través de otro juicio de desalojo en Puente Alto, al Estado no le quedó otra que acompañar la ley, expropiando el sector ocupado, donde hizo la mensura aunque después, como una forma de lavarse las manos, le pasó la pelota a la Subsecretaría de Tierras que a su vez le delegó al Iprodha para que se hiciera cargo de las tierras en Pozo Azul”, recuerda Vaz.
El Instituto realizó la mensura de manera individual a cada productor. “Ahora, las familias están cumpliendo con un acuerdo de pago en tres cuotas o en diez años, como especifica la Ley, según el desarrollo que tiene cada productor”.
También reclaman que se respete el convenio firmado originalmente, y que las cuotas sean fijas sin que los castiguen “con intereses imposibles de pagar”.
Wilmar Vaz insiste en un concepto: todo lo que se logró, como la conformación del municipio y la mensura de tierras, fue a través de las luchas sociales: “somos candidatos porque siempre participamos en las luchas sociales, y además Pozo Azul merece tener candidatos propios, que vivan en esta zona y que el pueblo los elija con su voto. No queremos que vengan a imponernos desde afuera”.
En ese sentido, quieren que “los productores, el pueblo de Pozo Azul se presenten a los comicios y sean los gobernantes de nuestro Municipio. Confío en el pueblo, porque provengo de una lucha social en la que la población respondió, y creo que sabrán elegir honestamente a sus representantes”, enfatizó.

Ana Gularte, militante social y agraria

La mujer que se presenta como candidata a intendente por el Pays es Ana Gularte. “Hace tiempo que me afilié al Partido Agrario y Social porque con mi familia siempre militamos con Cacho Bárbaro. Gracias a él pudimos conseguir nuestras tierras para vivir y trabajar y ahora tenemos la posibilidad de apoyar a este Municipio que recién empieza, donde hay mucho trabajo por hacer”, dice esta mujer productora de 32 años, madre de dos hijos.
Ana destaca la necesidad de crear un espacio para las mujeres. “Apelo a ellas, necesito su apoyo. Vivo en Colonia Mondorí y todos me conocen. Les pido a las mujeres que me escuchen, que se unan al proyecto del Pays, el único partido político que se ocupa de los pobres de Pozo Azul y que nos ayudó cuando nos querían desalojar, mientras otros dirigentes nunca aparecieron”, asegura.
Dijo que “las personas de bien no se pueden olvidar de eso, de cuando Cacho era diputado y siempre estuvo al pie del cañón, peleando cuerpo a cuerpo con los productores”, para pedir también que los votantes recapaciten sobre dónde poner su voto porque “tienen un gran poder en sus manos”.
Instó a votar “por candidatos y candidatas con vocación de trabajar por la gente de la colonia, que luchan por una vida más digna, por progresar, y que no abandonaron sus chacras. Entonces vamos a poner empeño en eso. También en ayudar con el trabajo y hacerlo con las familias más vulnerable. Hay muchas familias de escasos recursos. Necesitamos que la gente nos apoye en los proyectos pensados, porque solamente unidos, entre toda la población de Pozo Azul, vamos a salir adelante”, dijo la joven.

Mariano Ferreyra, con la salud como prioridad

El pequeño productor tabacalero Mariano Ferreyra también es candidato a intendente de Pozo Azul pior el Pays. En coincidencia con sus compañeros, conformó la lista para trabajar para la comunidad con integrantes de la aldea mbya guaraní Tekoá Arandú -que forma parte de Pozo Azul- y del pueblo en general.
“Pero hablamos de trabajar en serio, no como hacen algunos que se ocupan de un solo sector. A nosotros nos importa trabajar para el pueblo. Vamos a presentar un proyecto para tener caminos y atención en la salud de la población porque son los temas en los que cada vez estamos peor. Pensamos en los jóvenes, en la educación, porque en este pueblo todavía no hay nada. Hay que empezar de cero: no tenemos ni edificio para la Municipalidad”, dijo.
El candidato dijo que la salud es una de sus prioridades, ya que hay solo un CAPS y cuando existe alguna cuestión más compleja deben recurrir al Samic de Eldorado.
“Necesitamos un pequeño hospital o un centro de salud donde hayan médicos las 24 horas para atender la población, que los fines de semana haya una guardia. Ahora los médicos vienen una vez por semana durante el día, y a la noche no hay ni enfermeros que atiendan. Proponemos que haya un médico permanente en el pueblo”, indicó el joven.
También, el estado de los caminos preocupa a los habitantes “porque cuando llega la época de la cosecha hay que poner tractores para sacar la producción. Los colonos tienes que poder trabajar en mejores condiciones en sus chacras”.
Propone trabajar en conjunto, con la gente del pueblo que conozca las necesidades “y no que venga una persona de afuera que no sabe lo que hace falta en Pozo Azul”, advirtió.