Un diputado correntino ligó ayer el crecimiento de la pobreza y la indigencia que tiene los índices más altos del país en Corrientes, con las políticas neoliberales y fundamentalmente con el alineamiento del gobierno provincial con la Nación. Se cruzó ayer con Peña y relativiza así el rédito político del gobernador Valdés que hoy está en Buenos Aires por el “plan primavera”. El debate es un espejo para el debate electoral en Misiones: alineamiento o más federalismo.

Posadas (Jueves, 11 de abril de 2019) El diputado nacional por Corrientes, Jorge Romero, ligó ayer el crecimiento de la pobreza y la indigencia en su provincia, no sólo con las políticas neoliberales sino y específicamente con el alineamiento del gobierno provincial con la Nación.
El cuestionamiento a esa actitud de sometimiento a la Casa Rosada tuvo lugar ayer en el Congreso de la Nación cuando le tocó el turno de formularle preguntas al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que estaba dando su informe por la gestión. Al mismo tiempo por elevación le pega al gobernador Gustavo Valdés que hoy está en Buenos Aires, junto a otros gobernadores de la UCR y del PRO, a la espera de un adelanto de las medidas que anunciaría el Presidente con el propósito de activar el consumo y establecer acuerdos de precios y contener la inflación.
El putsch de los mandatarios para definir un “plan primavera”, para amortiguar los efectos de la recesión al menos hasta octubre o la fecha de sus elecciones, fue desactivado por el propio Mauricio Macri en la cena del CIPPEC cuando ratificó el rumbo y dirigió críticas a los atajos habituales que toman los gobiernos entre los que incluyó a sus socios de la UCR y ayer por Peña cuando bramó en el recinto: “nunca anunciamos que íbamos a llevar a cabo una política de control de precios. Por lo tanto, es muy fácil: el que está mintiendo es usted. Nunca anunciamos un control de precios y tampoco lo haremos porque no creemos en él. Sí trabajaremos, con todos los mecanismos posibles, para acordar posibilidades de precios con las empresas. Pero reitero que no vamos a implementar un mecanismo de control de precios porque no creemos en él”. El destinatario de su aclaración fue el diputado Darío Martínez de Neuquén que había puesto sobre la superficie la contradicción del anuncio de “control” que reclaman los gobernadores con la prédica de la Casa Rosada.
En su exposición, el diputado correntino del FPV, después de hacer un repaso del fracaso de las políticas nacionales, hizo referencia a Corrientes. “Lamentablemente, tenemos el primer puesto en pobreza. Tenemos el 49,3 por ciento de pobreza en la provincia de Corrientes y el 13,8 por ciento de indigencia. Esto significan 542.000 correntinos pobres y 152.000 correntinos indigentes, que no llegan a fin de mes. Durante veinte años los correntinos fuimos gobernados por un mismo espacio político, y hace dos años, cuando ustedes ganaron las elecciones, dijeron: “Vamos a estar alineados Nación, provincia y municipios”. Yo le pregunto: ¿esa alineación era para llevarnos a que uno de cada dos correntinos sea pobre? Cuando nos prometieron que la Nación nos iba a incluir, ¿era para que el 50 por ciento de los correntinos hoy sea pobre?”
Evidentemente peguntas retóricas que remiten forzosamente a las luchas más que centenarias por el federalismo argentino y a la prédica de Pedro Ferré, que gobernó Corrientes en los años de Rosas. Uno de los doctrinarios del federalismo argentina. De su legado hay que rescatar que fue uno de los primeros en establecer teóricamente el nexo entre federalismo y proteccionismo. Defendía la prohibición de la importación de artículos que compitiera con las producciones de las provincias del interior. Su postura, adelantaba, sería resistida por los exportadores de Buenos Aires. Precisamente, fue uno de los ejes del debate de ayer en el Congreso cuando De Mendiguren se cruzó con Peña en una revival del debate entre librecambio y proteccionismo.
Más allá de las particularidades de Corrientes, lo que subyace en el planteo del diputado correntino tiene que ver con los modelos políticos en pugna en las elecciones convocadas para el 2 de junio en Misiones. Desde esa óptica la contradicción fundamental en juego es la que pone en tensión la relación de la Nación con la Provincia y la conformación de espacios como la Renovación para romper con los alineamientos que, en Corrientes, según el diputado Romero, llevaron a la provincia a tener los índices más altos de pobreza e indigencia del país.