Por estos días, la situación comercial de Puerto Iguazú es dispar. El Turismo registra mejoras mientras otros sectores comerciales continúan en crisis. A diferencia de Posadas, que se benefició con el cierre de fronteras, la reactivación comercial de Iguazú depende de los compradores de Paraguay y Brasil, aseguran.

Lunes 22 de febrero de 2021. Puerto Iguazú vive posiciones encontradas en cuanto al sector comercial ya que mientras el rubro turístico está resurgiendo, los comercios no ligados a ese rubro continúan en crisis, en algunos casos terminal, aseguran desde el principal destino turístico de Misiones y uno de los más importantes de la región.
Las Cataratas son la puerta de ingreso a la tierra colorada ya que la mayoría de los turistas ingresan por Iguazú y luego de recorrer el Parque Nacional elijen otros destinos provinciales.
El fin de semana largo de Carnaval permitió el resurgimiento turístico de Puerto Iguazú frente a un año prácticamente en pausa. El 91 por ciento de los alojamientos estuvieron ocupados (del 60 por ciento habilitado por estos días) mientras que se volvió a ver aglomeraciones frente a restaurantes y locales relacionados con el turismo.
“Los vuelos y los ómnibus de línea arribaron completos, inclusive se volvió a ver ómnibus turísticos”, dijo el presidente de Iguazú Turismo Ente Municipal (Iturem), Leopoldo Lucas. En números, 11.700 personas ingresaron a Cataratas entre el sábado y el martes último, según datos proporcionados por el Ministerio de Turismo de Misiones.

Leopoldo Lucas.

Los resultados dispararon las expectativas con vistas a Semana Santa: “estamos convencidos que será una buena semana turística. Sabemos que ya hay considerable cantidad de reservas”; dijo Lucas, mientras espera que el Gobierno nacional responda al pedido de la Provincia, de ampliar para esa fecha la cantidad de vuelos diarios, con conexiones no sólo a la Capital argentina sino también con otros destinos turísticos del país”, y con la esperanza también de recuperar el Vuelo Federal, aquel que unía Bariloche, Mendoza, Salta y Misiones.
Si bien Lucas admite que la posible reapertura de la frontera mejoraría ampliamente la situación del turismo en Iguazú, porque son “interdependientes con Foz de Iguazú (Brasil)”, también reconoce que ese cierre de fronteras favoreció el turismo interno “porque muchos turistas, previo o tras visitar las Cataratas del Iguazú, elijen otros destinos turísticos de Misiones”.

Fuerte caída de ventas

Joaquín Barreto.

La situación del sector comercial que no está relacionado con el turismo no está pasando bien en Puerto Iguazú, lo que disparó el pedido de continuidad de las ayudas del Gobierno provincial, como subsidios, créditos a tasa cero con un año de gracia, el Ahora Iguazú, el IFE provincial y el nacional, el próximo Back Friday de mayo, la continuidad del ATP, explicó el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Puerto Iguazú (CCIPI), Joaquín Barreto.
El dirigente empresarial dijo que hasta diciembre tuvieron una caída en las ventas del 80%. “El cierre del Parque Nacional Iguazú y la rehabilitación posterior escalonada repercutió en la situación comercial; por eso el sector comercial mejoró un poco y hoy estamos en un 50% debajo de lo que genera el comercio” local.
Barreto estimó que hubo un 20% de cierre definitivo de comercios mientras que un 10% mantiene sus puertas cerradas con las expectativas de volver a trabajar. “También hubo mutación, muchos comercios que se encontraban en el centro se fueron a los barrios, principalmente mayoristas que vendían a paraguayos y brasileños; siguieron con sus rubros, en locales más económicos o desde sus domicilios particulares”.

Alquileres en dólares
Como en todo el país, muchos inquilinos no pudieron sostener el precio de los alquileres, dolarizados, que en el centro de la ciudad comienzan desde los 700 dólares. “Algunos propietarios de locales accedieron a bajar hasta un 30% el precio de los alquileres, pero el resto no y por tal motivo se puede ver muchos locales cerrados”, dijo Barreto.
También recordó que la Semana Santa del año pasado fue caótica para el sector comercial. “Cuando comenzó la pandemia, en marzo de 2020, muchos negocios principalmente del rubro comestible y hoteles se prepararon para recibir turistas en Semana Santa y perdieron toda la mercadería.
El dirigente empresarial valoró la actitud del sindicato de comercio de Iguazú que “si bien como corresponde defiende a sus afiliados se va a acomodando a la situación que vamos pasando”.

Subsistencia del inmobiliario
Barreto tiene comercio inmobiliario, situación que le permite analizar desde adentro la realidad de ese sector. “En el rubro inmobiliario pasó algo que sorprende: hasta agosto estuvimos trabajando bien y desde entonces estamos subsistiendo con alquileres. En cuanto al pago de locales en alquiler la gente se fue atrasando, no así en el rubro viviendas”, aseguró.
En Puerto Iguazú, en consecuencia, hubo un cese de pago de locales de cerca del 30 por ciento; hubo cancelación de contratos y hay locales cerrados desde hace un año.
“Muchos inquilinos se adhirieron a la prórroga de pago que otorgó el Gobierno nacional pero ahora se encuentran con un globo muy grande, casi imposible de abonar. Tengo inquilinos que deben, por ejemplo, 200 mil pesos y no saben cómo afrontarán esa deuda”.
Puerto Iguazú recibe jóvenes de toda la provincia y de otros países que llegan a estudiar carreras terciarias o universitarias, lo que dispara la demanda de alquileres. “Para 2021 no tuvimos demandas de alquileres para estudiantes mientras que el año pasado se rescindió el 99% de los alquileres estudiantiles”.

La frontera
Si bien Joaquín Barreto entiende que por cuestiones sanitarias la frontera debe estar cerrada, reclamó también su apertura. Tiene la expectativa de que la inauguración de dos hospitales modulares que construye el Gobierno provincial -uno en el centro de Fronteras- avanzarían con la reapertura del paso migratorio.
Si bien no hay fecha de inauguración, fuentes provinciales estimaron que se habilitaría hacia mediados de marzo.
Esta apertura de frontera, ayudaría a la ciudad, entiende Barreto: “Iguazú se levantaría en forma inmediata. El sector comercial posadeño está muy bien con el cierre de frontera mientras que en Iguazú pasa lo contrario, porque más allá del cambio monetario, la gente que reside en Foz de Iguazú (Brasil) y Ciudad del Este (Paraguay) cruza todo el tiempo, generando acá un movimiento comercial impresionante. A diferencia de Posadas, Iguazú necesita del comercio fronterizo”, dijo.

AFS – Misiones Plural