Carlos Fernández, el intendente de Oberá, encabeza la lista de los candidatos a diputados nacionales de la Renovación, un espacio aliado al Gobierno del presidente Alberto Fernández, pero que llevará agenda propia para defender los intereses misioneros, relegados sucesivamente por el país central, insisten.

Jueves 19 de agosto de 2021. El misionerismo es una filosofía de gobierno, un proyecto que lleva los intereses de la provincia como punta de lanza, para solucionar los problemas que existen, con impronta misionera. Palabras más, palabras menos, el (pre) candidato a diputado nacional por la Renovación, el intendente Carlos Fernández, explica en su paso por El Ciudadano se Rebela, espacio periodístico de Luis Huls y Aldo Druetta en Canal 4 Posadas.
Destaca también el candidato que el Frente Renovador que gobierna Misiones es un aliado del Gobierno nacional de Alberto Fernández, pero no obediente de ese Frente de Todos que, como sus antecesores, siguen sin corregir lo que por estas tierras definieron como asimetrías internas, pero que no son más que una injusta distribución de recursos de los gobiernos nacionales que sigue priorizando al país central, mientras declaman un utópico federalismo que no sale de los discursos.
Desde ahí, el doctor Fernández, el actual intendente de Oberá, no promete ni grandes discursos ni grandes epopeyas: se ofrece, simple y llano, para trabajar por los intereses de los misioneros desde una banca del Congreso argentino.
“No tenemos acá esa grieta” que exacerban los medios porteños -los canales de televisión de cobertura nacional que emiten de manera unidireccional para nacionalizar la mirada centralista y convertirla en conversación federal-, explica, para admitir que “nos falta” escuchar y mirar los medios de la provincia para no caer en la falsa grieta, funcional -otra vez- a la Casa de Gobierno de Plaza de Mayo y sus vecinos.
“Esa grieta que nos quieren meter entre habitantes no la veo entre misioneros”, insiste, ni de Misiones con el Gobierno nacional con el que hay una alianza sin sometimientos. “No estamos alineados en todo lo que nos quieran imponer desde el Estado nacional. Tenemos unas asimetrías enormes. Hablamos de un país federal, igualitario, donde las oportunidades para los misioneros son diferentes a las de los correntinos, los chaqueños o los formoseños”, rescata, quizás para explicar que esas provincias frenaron finalmente la declaración de zona aduanera de Misiones que aprobó el Congreso y vetó el Presidente argentino.
Desde la Renovación militan la defensa de los intereses provinciales por sobre las demás alianzas que, dicen, serán garantes de los espacios nacionales que integran, en detrimento de Misiones, como ya quedó demostrado cuando fueron gobierno nacional, u oposición nacional, en unos y otros períodos.
Carlitos Fernández, el doctor Fernández como lo conocen en su Oberá natal, ya tiene la responsabilidad de dirigir su comuna, donde fue reelecto hace dos años con fuerte acompañamiento. Ahora tendrá la responsabilidad de representar a los misioneros en el Congreso, dice el entrevistador en la nota, previendo un buen desempeño en las PASO y en las elecciones de noviembre.
Antes de responder, Fernández va hacia atrás y recuerda su ingreso -reticente- a la política. Admite que fue parte de la generación del “no te metas” y que después de varias invitaciones, se sumó para acompañar. Y en ese proceso, como suele suceder, llegó el entusiasmo que impulsa el compromiso -y viceversa-. “Estaba en lo mío, encerrado en ese mundo que me dio satisfacciones enormes. Yo le debo todo a Misiones; le debo todo lo que me dio y lo que soy” dice. Cuando entró a la política para acompañar, se convirtió en un entusiasta que un día llegó para comenzar la transformación de su ciudad. Ahora el desafío está, dice, en atender las necesidades de una provincia y en defender sus intereses.
Sobre el cierre de la nota, los periodistas le piden que defina al gobernador Oscar Herrera Ahuad.
«Oscar Herrera Ahuad primero es un amigo, un colega. Nos conocemos de hace tiempo. Con Carlos Arce lo mismo. Con Martín Cesino, un excelente colaborador, una persona de primera que nos ayudó a todos los intendentes siempre (al igual que Fernández, todos los nombrados son médicos). Pero Oscar Herrera es muy ordenado, muy lineal en sus ideas; escucha y tuvo la capacidad integral de conducirnos en estos tiempos, de acompañarnos, de aconsejarnos, de ayudarnos. Por eso voy a ser una extensión de su mano, una herramienta de trabajo junto con él, los ministros y la Cáamara de Representantes de Misiones para que allá, en el Estado federal, tengamos voz y voto para defender a los misioneros», dijo.