El paraje Integración reclama medios de comunicación argentinos para mitigar el avance de la cultura brasileña que se cuela por la frontera. La comuna, con unos 35 años de existencia, cuenta con docentes, médicos, odontólogos, promotores de salud, religiosos y pobladores en general que viven de la producción.

Sábado 9 de octubre de 2021. Unas 80 familias viven en el Paraje Integración, ubicado a más de 30 kilómetros de Comandante Andresito, municipio del que dependen. Estas 400 personas –que hacen Patria a sólo 200 metros de la frontera entre Argentina y Brasil- se sustentan con la cosecha de yerba mate, tabaco, caña de azúcar o con las producciones de sus pequeños y medianas chacras.
“Amo mi lugar, quiero seguir desarrollándome en este lugar junto a mi familia. Este es el lugar más lindo del planeta”, asegura la agente sanitaria Norma Beatriz Schmevedel.
El Paraje Integración no cuenta con WiFi ni tampoco con medios de comunicación argentinos que puedan “competir” con la penetración de señales brasileñas de radios y televisión. De hecho, la conexión de los teléfonos celulares es a través de las redes brasileñas. El casco urbano del Paraje Integración está ubicado a pocos metros de la frontera. La comunicación con el municipio de Comandante Andresito es a través de una empresa de transporte de pasajeros que recorre los cerca de 30 kilómetros que hay entre los núcleos urbanos.
“Los chicos tienen la influencia de sus casas donde se habla en portuñol; nosotros trabajamos fuertemente para que incorporen el castellano en su lenguaje cotidiano, sin anular ese dialéctico cotidiano”, dice María Martínez, la directora de la escuela primaria ubicada a cien metros de la frontera con la localidad brasileña Planalto. Junto a su colega docente Leonora Seis dan clases para que unos alumnos aprendan principalmente el castellano y, en cierta forma, neutralizar la influencia brasileña, admiten.
María Martínez llegó desde Apóstoles hace unos 30 años con la ilusión de una docente recién recibida. Se enamoró del lugar y se quedó; se prepara para cuando su hija, de 16 años y alumna en la Escuela de la Familia Agrícola (EFA), deje el lugar para seguir una carrera terciaria o universitaria.
Las docentes no tienen descanso. Saben que ‘hacen Patria’ educanda a sus alumnos, que suelen recurrir a sus hogares para solicitar ayuda escolar. Martínez, además de las tareas administrativas y de docente, junto a su compañera preparan el desayuno y la merienda para los estudiantes. Muchos fines de semana, también, junto a un grupo de padres, realizan distintas actividades con el objetivo de recaudar dinero para el mejoramiento del establecimiento educativo aunque, admite, “tenemos un edificio escolar totalmente equipado con todos los materiales necesarios para brindar una educación de calidad, y contamos con el constante acompañamiento del Municipio”.
La docente destaca la importancia de izar todos los días la Bandera Argentina o la celebración de las fiestas patrias. “Es emocionante ver a los chicos izar la bandera o celebrar un 25 de mayo, o el Día de la Independencia”.
De todas maneras, dice, “la competencia con la influencia brasileña es dura. Acá se reciben todas las señales de tv y radio del país vecino, por eso necesitamos en forma urgente la señal de Canal 12. Contamos con la señal de LT17 Radio Provincia, pero no alcanza”.
A metros de la Escuela primaria está el equipado Centro de Salud, que cuenta con ambulancia, que el gobernador Oscar Herrera Ahuad inauguró en agosto del año pasado. El Caps cuenta con el equipamiento completo para la atención odontológica y del servicio médico en general, donde trabajan las promotoras de salud Zulema Schimdt y Norma Schneval, como asistentes de los profesionales “que vienen a realizar su trabajo de sanidad; queremos mucho este lugar”. Si bien trabajan durante la semana, “muchas veces la gente se acerca a nuestras casas cuando sus hijos no se encuentran bien”, aseguran.
Las promotoras destacaron la inversión en salud tanto por parte de la provincia como del municipio: “nuestro Centro de Salud está equipado como cualquier otro, de cualquiera de las localidades misioneras. No hay diferencia”.
Además de ambas promotoras sanitarias, el Caps cuenta con la coordinadora Pamela Correa, el odontólogo Darío Fonseca y la doctora Araceli Fernández.
Desde noviembre, el Paraje cuenta también con un nuevo edificio de la iglesia católica, que sirve de encuentro para niños y jóvenes de la zona. De todas maneras, el templo está desde 1986, cuando nació el paraje Integración.
En sus comienzos, la capilla fue comunitaria y desde hace ocho años, el Concejo Deliberante de Comandante Andresito transfirió el terreno y el lugar a la comunidad católica.

AFS – Misiones Plural