El papelón está, todavía, en el verdadero racismo de los que consideran que rescatar el origen nativo de los mexicanos o la ascendencia selvática de los brasileños es motivo de vergüenza. Al contrario: la reivindicación de la identidad es motivo de orgullo. Lo que no puede ser un orgullo es olvidarnos de los que no bajaron de los barcos, acá, en la Argentina.

Seguir leyendo «Selva, indios y barcos: la América plural nuestra, la de todes»