El intendente Carlos Fernández quiere ordenar la ciudad y dejar las bases de la Oberá del futuro. Asegura que lleva adelante una gestión austera que hace frente a los compromisos contraídos y que avanza hacia el desendeudamiento. Insiste con la planificación como política pública a largo plazo, “donde los municipios tenemos cada vez más demandas y competencias”, dice.

 

Oberá (Domingo 30 de abril). El intendente Carlos Fernández dice estar obsesionado con dejar las bases para la nueva Oberá, una ciudad que no deba ocuparse de los problemas que hoy demandan gran parte de la atención municipal. “Imagino una ciudad preocupada por otras cosas y no por garantizar la provisión de agua potable o por la falta de tierras para nuevos emplazamientos de viviendas; para eso queremos consolidar las bases, que seguramente irán más allá de nuestra gestión”.
Fernández lleva adelante su primera gestión como intendente, después de dedicarse “toda la vida” a la medicina -que ejerció en esta misma ciudad- y desde donde se animó a ponerle el cuerpo a la gestión. Tranquilo pero apasionado, asegura que junto a su equipo comenzaron un proceso de transformación y de saneamiento institucional que todavía no se percibe de manera total pero que los vecinos –dice- “ya están comenzando a ver y sobre todo, a acompañar”.
Consciente de que el éxito de una gestión se mide con resultados, aseguró que en un año y medio de trabajo hay “obras y servicios para exhibir” pero que también quiere ir “más profundo” y generar cambios verdaderos, a mediano y largo plazo, que probablemente no se vean durante su administración. “Son las bases para la Oberá del futuro, la que vamos a construir entre todos, aunando esfuerzos, reglamentando los órganos e institutos que aún no están y teniendo, sobre todo, la visión estratégica para entender qué necesitamos ahora y qué vamos a necesitar más adelante, para no salir solamente a cubrir las urgencias, que están y que son reales, en detrimento quizás de lo que también es importante”.

Comprometido con el proyecto misionerista

El intendente de Oberá forma parte de la Renovación, el partido político que gobierna Misiones desde todos los municipios, “con un proyecto misionerista que rescata fuertemente las políticas públicas y que nos llevó, por ejemplo, a crear en el ámbito municipal la primera oficina de Tierras para regularizar la situación dominial, a partir de planificar y solucionar, lo que derivó también en un acuerdo con la Provincia para que podamos intervenir en forma directa en la titularización de las tierras”.
En ese sentido, agradeció también al Concejo Deliberante de la ciudad que acompañó todos los proyectos enviados desde el Ejecutivo y que le permitió avanzar con un Banco de Tierras “que vendrá a paliar la problemática habitacional de Oberá, de manera planificada y con proyección en el tiempo. Son los pasos que vamos dando –dijo- para garantizar la vivienda digna que todos se merecen”.
Fernández habla de planificación como política pública a largo plazo, sustentada en las propuestas y líneas de trabajo que tienen tanto el Gobierno provincial como el de Nación “pero en un contexto donde los municipios tenemos mayores demandas y competencias porque a nadie escapa que ya no existen los Gobiernos municipales que solo se ocupan del barrido, limpieza, recolección y servicios básicos, sino que están las demandas específicas que antes eran responsabilidad de la Provincia o de la Nación. Hoy esos reclamos recaen en los municipios y obligan a los intendentes a actuar y a resolver, muchas veces sin recursos, pero con la obligación de dar respuestas”.
Fernández se refiere a las mayores obligaciones que tienen los municipios a partir de sus autonomías “donde aumentan las responsabilidades pero no los recursos coparticipables”: más funciones con el mismo –o menor- dinero, lo que el intendente ya explicó durante su discurso ante el Concejo Deliberante de su ciudad, a principio de marzo: austeridad y responsabilidad, con el diálogo como herramienta para afrontar los problemas y avanzar en soluciones.

Desendeudamiento y proyección

Durante la charla con Misiones Plural, Fernández insiste en detallar el proceso de desendeudamiento y de saneamiento de la deuda pública municipal, todavía por encima de los 30 millones de pesos y a la que hacen frente con fondos propios.
Para dar una idea de la situación, ejemplificó con los números del año pasado, cuando los ingresos fueron de poco más de 264,5 millones de pesos y las erogaciones, de unos 248 millones de pesos, de los cuales el 62 por ciento fue solo para sueldos, aportes y contribuciones de los empleados municipales “en una nómina de planta que no aumentó durante esta gestión”, aseguró y donde tuvo, en 2016, un superávit fiscal de poco más de 16,4 millones de pesos frente al déficit del 2015, que rondó entonces en los 28,5 millones de pesos. “Estamos llevando adelante una gestión responsable, con control y contención efectiva del gasto público”, aseguró el intendente.
“El año pasado abonamos unos 35 millones de pesos de deudas de los ejercicios 2014 y 2015 y nos queda un monto cercano, de algo más de 30 millones de pesos que debemos cancelar, pero entiendo que el ordenamiento y la previsión nos permitirá cumplir con los compromisos que si bien son heredados, son de la Municipalidad de Oberá”, agregó.
El año pasado comenzaron a analizar la panificación estratégica para Oberá sobre un nuevo análisis “que contenga información indispensable que permita proyectar, conociendo por ejemplo las necesidades básicas insatisfechas, la proyección poblacional, la situación de pobreza y los asentamientos informales para poder planificar no solo el consumo de agua, por citar un ejemplo, sino también conocer hasta la cantidad de personas que utilizarán el transporte público o la situación en la que están los arroyos de la ciudad”.
En ese sentido, impulsó una estructura nueva para el Diagnóstico de la Planificación Estratégica, “con nuevos ejes que nos permitirá planificación con vistas al futuro pero sin dejar de atender el presente. Ahí, por ejemplo, quiero destacar la importancia del programa “Con vos en tu barrio” que descentraliza la administración pública y lleva servicios e información a los barrios”, expresó.
Más allá de los imponderables que surgen día a día, como los afectados por inundaciones o cualquier problema cotidiano, desde la Municipalidad de Oberá, asisten a ocho comedores, dos puntos de distribución de raciones y diez instituciones donde distribuyen cerca de 2000 porciones diarias, citó el funcionario para dar la magnitud de las acciones que emprenden, “más allá de todo el trabajo que hicimos en un año y medio y que figuran en el informe de gestión que expuse, en marzo, ante el Concejo Deliberante, y que está a disposición de quien quiera conocerlo”.

Contra la confrontación, “herramienta de la vieja política”

Fernández también admite la existencia de problemas, “sobre todo cuando hay circunstancias que sobrepasan a los vecinos y estos acuden a golpear las puertas de la Municipalidad en busca de respuestas. Uno de los dilemas actuales a resolver es cómo atendemos las crecientes demandas sociales ya que no contamos con los recursos necesarios para hacerlo. Ese es un debate profundo sobre el federalismo que nos incluye por igual a los municipios, a la Provincia, a la Nación y también a los sectores sociales afectados que no pueden pretender soluciones caprichosas por medio de la confrontación sino, como siempre digo, a través del diálogo y la construcción de consensos, evitando la manipulación política en necesidades legítimas porque eso solo entorpece los procesos de soluciones. Hay que ser muy responsable con todo esto, tanto los que gobernamos como los que están en la vereda de enfrente”, advirtió.
Durante la charla, el jefe comunal de Oberá dijo que pese a las arremetidas que son parte del juego político, como la confrontación permanente que viene de la vieja política, prefiere optar por el camino del diálogo y la búsqueda de consensos, consciente de que así se beneficia toda la comunidad. “Estamos decididos a dejar las bases sólidas para la Oberá del futuro, aunque esos logros no los veamos en esta gestión. Queremos si, mejorar las condiciones de vida de toda nuestra población y ordenar la administración. En eso estamos”, concluyó.

Anuncios