La prohibición del uso del herbecida glisofato anunciada casi simultáneamente en un país desarrollado como Francia y aquí en Rosario fue destacada por el diputado Hugo Escalada que desde su representación parlamentaria vino bregando para restringir su uso en la provincia con facultades que tiene el Estado misionero por una Ley de 1993.

Posadas (Lunes, 27 de noviembre) “Tiene que prohibirlo Francia, nada menos, y aquí en la Argentina la ciudad de Rosario, para que en Misiones cobremos real conciencia del daño ambiental que provoca el herbicida glisofato”, observó hoy Hugo Escalada.
El diputado de Vanguardia Radical que termina su representación parlamentaria el 10 de diciembre, en declaraciones a la prensa rescató el espíritu de las normas sancionadas en todos los gobiernos desde 1983, pero formuló críticas a la “laxitud” en la aplicación de las leyes.
Recordó que ya en 2015, desde el bloque del alfonsinismo en la Cámara, presentó junto a María Losada un proyecto de Comunicación para que el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Ecología, prohíba en todo el territorio de la Provincia, el uso del Herbicida Glifosato en todas sus presentaciones. No pedían nada extraño ya que el 1993, otra Cámara en otros tiempos, pero con el mismo espíritu había sancionada por unanimidad una ley que estableció “un régimen de contralor del uso de agrotóxicos, sus componentes y afines, con el objeto de: asegurar la salud humana, animal y vegetal, la producción agropecuaria y forestal, proteger los ecosistemas naturales y artificiales y promover su correcto uso mediante la educación e información planificada”.
Esa ley fue la 2980, ahora XVI-N°31 en el Digesto, subrayó Escalada, “ya daba precisiones sobre lo que se considera agrotóxicos. Y traigo esto, porque los fundamentalistas de la producción todavía siguen negando la toxicidad de ciertos herbicidas”.
¿Y qué son agrotóxicos? Se le preguntó. “Como lo destaca esa ley –respondió- son los productos químicos destinados al uso en los sectores de producción, o en el almacenamiento cuya finalidad sea alterar la composición de la flora o de la fauna, a fin de preservarlas de la acción dañina de seres vivos considerados nocivos, así como las sustancias y productos, empleados como defoliantes, estimuladores o inhibidores de crecimiento. También son agrotóxicos otros componentes que alteran los procesos biológicos”.
Escalda y Losada fundamentaban su posición contra el glisofato en estudios de la Organización Mundial de la Salud que había emitido un documento afirmando que hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer y generar daños del ADN y los cromosomas en las células humanas.
Como la OMS afirmaba que no ay antídotos, los diputados del Vanguardia sugerían prohibir el registro y uso de agrotóxicos, sus componentes y afines hasta cuando se disponga de métodos para la desactivación de sus componentes, de modo de impedir que sus efectos residuales provoquen riesgos al medio ambiente y a la salud pública.

Francia enfrenta a la Unión Europea

La nueva ofensiva de Vanguardia contra el glisofato fue disparada por la información que da cuenta que en Francia se prohíbe el uso del herbicida glifosato. No podrá utilizarse antes de 2022 aunque el gobierno francés debe enfrentar las presiones del Parlamento Europeo que quiere extender su uso por lo menos durante 10 años.
En las redes se lee que “el vocero del gobierno francés, Christophe Castaner, aseguró que antes de que termine el actual mandato del presidente, Emmanuel Macron, en 2022 ese herbicida estará prohibido en todos sus usos, incluido el agrícola. En tanto la oficina del primer ministro, Edouard Philippe, recordó en un comunicado que desde principios de año el glifosato, está prohibido en los espacios públicos abiertos y que a partir de 2019 se prohibirá también su uso en jardines particulares. En lo que se refiere a la agricultura, el Gobierno pidió a los Ministerios de Agricultura y de Ecología la elaboración de un plan para dejar de utilizar ese herbicida en beneficio de las “alternativas disponibles”.
Sin embargo, el resto de los Estados miembros de la Unión Europea se resisten a la prohibición hasta que se encuentren condiciones de una transición razonable hacia la salida del glifosato. De todos modos, primer ministro aseguró que Francia votará contra la extensión de la autorización de este producto fitosanitario durante 10 años, un período que considera “demasiado largo dadas las incertidumbres” que hay sobre el mismo.
Como en todos lados, los intereses resisten los cambios y la iniciativa generó malestar entre las organizaciones agrícolas, que consideran que Francia no puede actuar al margen de las disposiciones comunitarias. La presidenta de la Federación de Sindicatos Agrícolas, Christiane Lambert, consideró que Francia no puede actuar de forma independiente del resto de la UE y que no se puede prohibir de forma drástica ese herbicida porque es preciso que se invierta en investigación para encontrar otras alternativas.

captura francia y el glifosato

Límites a Monsanto en Rosario

El jueves pasado, el Concejo municipal de Rosario prohibió “la utilización y aplicación del herbicida glifosato en todas sus variantes, tanto para uso agronómico como así también para espacios públicos y jardines particulares”, según e informó en el sitio oficial del Cuerpo.
La normativa impulsada por los concejales Osvaldo Miatello y Pedro Salinas indica que la Secretaría de Ambiente y Espacio Público de la Municipalidad deberá encargarse de encontrar “medidas alternativas para el control de malezas, atentas al cuidado del medio ambiente y la salud de las personas”.
Entre la argumentación utilizada para dar de baja este producto están las investigaciones de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, que agrupa al glifosato entre los principios activos que “se clasifican como probables carcinógenos para los seres humanos”.
Entre los estudios científicos citados, está el informe de expertos de la ONU -fechado en marzo de 2017- desarrollado en Ginebra donde se declaró que “el uso excesivo de pesticidas constituye un riesgo para la salud y remarcaron la obligación que tienen los gobiernos de resguardar a los niños del peligro de los agrotóxicos”.
También que “un estudio realizado por científicos del Conicet y publicado en el 2016, en la revista internacional Enviromental Monitoring and Assessment, determinó la presencia de altos niveles de glifosato y su degradación en toda la cuenca del Paraná, incluyendo las costas santafesinas”.
La norma tomó como ejemplo la iniciativa de países como Holanda, Malta, Sri Lanka y municipios como Barcelona, Madrid, Hamburgo, Edimburgo, Minneapolis, que en distintas partes del mundo ya prohibieron el uso del herbicida.
“En Francia está prohibido el uso de glifosato en los espacios públicos abiertos, y desde el gobierno han manifestado que prohibirán su uso en jardines particulares a partir del 2019”, expresaron los ediles
El proyecto, que tuvo despachos en las comisiones de Salud y Ecología, refiere que el glifosato es el herbicida de mayor uso en la agricultura mundial. Según informes del IPEC de 2015, en el departamento Rosario un total de 61.461 hectáreas estaban siendo utilizadas para la siembra y producción de soja. En la ciudad, un total de 309 hectáreas están afectadas a la siembra y producción de soja. También menciona el estudio de científicos del Conicet, que determinó la presencia de altos niveles de glifosato y su degradación en toda la cuenca del Paraná. El glisofato se comercializa con la marca Roundup de Monsanto.

captura rosario y el glifosato

Anuncios