Piden que se suspenda la interna radical por falta de garantías. Las Listas 1 y 2, opositoras al oficialismo que busca perpetuar la conducción radical actual denunciaron por “discriminación y parcialidad” a la Junta Electoral partidaria y pidieron que se revea lo actuado por ese organismo. Afirman que hay una dirigencia que se niega a la confrontación democrática desde 1983 y que hoy quiere “darle una victoria de escritorio a la Lista 3 de Martín Arjol”, sin pasar por las urnas. Este grupo está “más interesado en Cobremos que en Cambiemos”, ironizaron.

POSADAS. (Martes 30 de octubre 2018). Tal como lo había anunciado a este medio el economista y candidato a presidente de la UCR misionera por la Lista 2 “Poder Cívico”, Federico Villagra, quién había dicho que no le temblaría el pulso a la hora de reclamar ante la Justicia por lo que consideró una virtual persecución de la Junta Electoral partidaria a las dos listas no oficialistas, la suya y la Lista 1, “Radicales en Acción”, que promueve como candidato a titular del Comité Provincia a Ricardo Jaquet; ambos sectores concurrieron a la Justicia Federal solicitando que revise lo actuado por la Junta Electoral. La apoderada de Poder Cívico, Karina Capli, destacó ayer en la conferencia de prensa que brindaron integrantes de las dos listas no oficialistas, que se pidió a la Justicia federal que declare la nulidad de las elecciones internas, “por vulnerar la Carta Orgánica y la parcialidad del proceso electoral” y retrotraiga el proceso a la fecha de convocatoria, el pasado 13 de octubre. En su presentación, la Lista 2 pide que el tema sea resuelto con urgencia, dados los plazos perentorios implícitos; y que se declare “la suspensión de las elecciones internas hasta tanto el Partido o la Justicia den las garantías necesarias y suficientes de una Junta Electoral transparente e imparcial, que pueda llevar el proceso electoral de acuerdo a lo establecido por la Carta Orgánica partidaria y de acuerdo a las leyes electorales vigentes”. La presentación judicial pone paños fríos a los intentos de la cúpula partidaria de evadir con subterfugios legales, y el auxilio de una Junta Electoral conformada mayoritariamente por empleados de la Legislatura y el Concejo capitalino, -según consta en la denuncia judicial-, el juicio del voto de los afiliados, y deja “pagando” al edil Arjol, que ya salió a festejar una eventual coronación por “muerte súbita” de sus adversarios el próximo 2 de diciembre, fecha oficial de los comicios.
Definición en suspenso
Pese a ello, la presentación abre un impasse a la espera de una pronta decisión de la Justicia. En principio, habría tras derivaciones posibles. Una sería que el Juzgado Federal con competencia electoral, a cargo de Eduardo Bonetto, avale lo actuado por la Junta Electoral y, a partir de ello, la interna no consumada concluya con la oficialización de Arjol como titular del Comité Provincia en diciembre próximo. Dado el peso de las pruebas aportadas por la presentación judicial, que argumentó con elocuencia la ilegitimidad del requisito de representación ampliada a todos los municipios misioneros, aparentemente una invención reglamentaria de la Junta Electoral establecida como Artículo 11 Inciso B del Reglamento eleccionario, que se invocó para barrer del campo a los contendientes no oficialistas, no se descarta que la Justicia desestime las impugnaciones a las Listas 1 y 2 y la interna continúe con los plazos prefijados. Tampoco se descarta que la Justicia Federal dilate la decisión y, eventualmente, los comicios se vuelvan a realizar, pero el año próximo y en una elección ampliada a cargos electivos. El requisito de presentar candidatos en un tercio del total de los municipios misioneros no condice con la Carta Orgánica, y no fue comunicado en tiempo y forma a los contendientes, a los que se les habrían dado información diferente sobre el tema. Estas y otros argumentos más precisos de la presentación judicial descalifican la principal impugnación de la Junta Electoral, habida cuenta de que en una más que exhaustiva contabilidad, en la presentación sed deja en claro que aún si existiera tal irregularidad, la Lista 3 de Arjol estaría lejos de cumplir con la misma. En el documento, se detallan las irregularidades y arbitrariedades cometidas por la Junta y se deja planteada la embestida del poder que sostiene un statu quo inalterable a niv el dirigencial en la UCR misionera. Capli sostuvo que lo que se defiende con celo desde la cúpula “ son los cargos nacionales y electivos que se reparten los integrantes de las principales listas” y sostuvo que “es una minoría que desde 1983 a estar parte se c ree la dueña delpartido, y nosotros decimos que el partido es de los afiliados, no de un grupo selecto. Sólo pedimos que nos dejen competir y que el afiliado del interior pueda expresarse”, remató.
Tienen miedo a confrontar
Con duros calificativos, los dirigentes de las dos listas que desafían el poder de la vieja dirigencia radical, declararon su convicción de que “el oficialismo teme al voto de los afiliados y se contenta con una victoria de escritorio”. “Lo que pasa es que si hay elecciones limpias no van a manejar la Convención y se van a sentir coartados de hacer los arreglos espurios que suelen hacer, porque todos vamos a tener representación en la Convención que es la más alta autoridad partidaria. Tienen miedo de que se les terminen sus acuerdos que lejos están de responder a lo que necesita el afiliado, o la provincia”; dijo Jaquet, expresando el sentir general respecto a que las decisiones de la Junta reflejan la aversión del oficialismo a bajar al terreno de la confrontación democrática de las diferencias internas. “Lo que nosotros pretendemos, simplemente, es ante las elecciones del año que viene, a nivel nacional y provincial, que el partido, la Unión Cívica Radical, tendría que haberse organizado democráticamente, que es lo que solicitamos, simplemente, la participación del afiliado en la elección de sus autoridades, ahora, como yo digo siempre, esta dirigencia que defiende Cobremos y no Cambiemos, defiende su chacrita, quiere retener el poder con actitudes absurdas y yo diría escandalosas, por eso fuimos a la Justicia federal y esperamos una pronta resolución. Lo lamento porque en ese grupo hay diferentes dirigentes, incluso un dirigente que tenía futuro como Martín Arjol, hoy pretende entrar por a ventana a la conducción del partido”, añadió otro dirigente. “Lo vemos difícil, a nosotros no nos quedó otra que ir a la Justicia, ternemos un mandato del afiliado, que viene del interior a Posadas, que dice que nosotros queremos internas y elegir a quiénes nos representen. Nosotros hace más de seis meses que venimos recorriendo el interior y queremos que se escuche a los afiliados, es muy triste llegar a esta situación de una Convención y un presidente que fueron puestos a dedo. Somos dos listas distintas diferenciadas, y decimos basta al unitarismo, al centralismo, y los hacemos porque recibimos un mandato del interior. La verdad que trabajamos a pulmón por esta interna, y es un acto gravísimo que se le impida expresarse al afiliado de la UCR”, resaltó Villagra, al opinar sobre las expectativas que abre la apelación a una judicialización.

 

 

 

Foto: MOL

Anuncios