En un clima especial por el reencuentro de combatientes de Malvinas, Norberto Aguirre presentó hoy su libro “Malvinas, 30 años después” escrito junto al periodista Alejandro Spivak. La ceremonia organizada por la agrupación de San Vicente adquirió un marco entre nostálgico y desafiante por el escenario elegido: el Museo 17 de Octubre que se levanta en la Quinta de San Vicente donde descansan los restos de Perón.

Buenos Aires (Miércoles, 7 de noviembre. Enviado Especial) El ex combatiente de Malvinas, Norberto Aguirre, presentó hoy en la Quinta de San Vicente que perteneciera a Perón, el libro que escribió junto al periodista Alejandro Spivak sobre reflexiones y sus experiencias en la guerra de 1982.
Organizado por el Centro de Veteranos de Guerra de esa localidad del Gran Buenos Aires, la ceremonia se vio envuelta por un clima especial en el que la nostalgia y la celebración de la vida pueden describir las sensaciones encontradas que tienen los ex combatientes. El encuentro de camaradas y los abrazos siempre traen la presencia de los compañeros caídos en una guerra absurda, decidida entre gallos y medianoche por los criminales de la Junta Militar pero que a la vez expuso el valor y el profundo sentimiento de Patria de los guerreros que sí, se tomaron en serio la pretensión de reconquistar la isla irredenta.
Ese clima que ya es característico en los encuentros de los ex combatientes, en esta oportunidad fueron más notorios que nunca, quizá por el escenario: la quinta donde vivió el general Perón, hoy oficialmente convertida en el Museo Histórico “17 de Octubre” y lugar, donde se encuentran, desde 2006 los restos del caudillo que logró en sus primeros gobiernos institucionalizar derechos de los trabajadores y la gente humilde. Humildes como la mayoría de los combatientes de 1982.
Es el marco que caracterizó la presentación del libro “Malvinas, 30 años después” escrito junto al periodista de Eldorado Alejandro Spivak quien acompañó al intendente Aguirre hoy en San Vicente. La idea de narrar, de dejar escrita las experiencias y las reflexiones del combatiente, nació en marzo de 2012 cuando Aguirre volvió a pisar el territorio donde nunca había vuelto. Junto con algunos de sus compañeros, emprendió un viaje con las emociones a flor de piel para visitar el cementerio de Darwin y recorrer la zona de Supper Hill, que actualmente está preservada como museo de guerra, donde combatieron. Allí revivió las escenas más trágicas de la guerra y reconocieron lugares emblemáticos del espanto.
La reconstrucción de las conmovedoras historias de vida, fue después de ese viaje un imperativo para Aguirre. El libro es un hito que sigue combatiendo, hoy contra la desmalvinización como gesta de emancipación, argentina y latinoamericana. El libro y su presentación constituyen un acto de rebeldía. Por eso, como expresó hoy un compañero del grupo de artillería autotransportada: “las memorias de uno son las memorias de todos y de un país”.

aguirre 1
“Dios quiso que seamos parte de la Historia, así con mayúsculas”, reflexionó Aguirre que, como en las meditaciones que vuelca en el libro, la derrota ante el poderoso ejército inglés que recuperó el territorio de las islas, no desvaloriza el legado de los combatientes, y al contrario, potencia el valor que existe en el pueblo argentino. Malvinas también constituye un arrebato popular del sentido de Patria que las elites tienen acorralada en símbolos vacíos de contenido. Para ellos, los combatientes, los que se jugaron la vida, para los que hoy reposan en el cementerio de la isla, Malvinas es la Patria que se materializa en sus manos y deja de ser una apelación abstracta de actos fríos y ajenos. Retumba en todo el país la convicción de que como sociedad todavía estamos en deuda con los combatientes. La historia los reivindicará pero la justicia debe llegar hoy.

a y s

Anuncios