“Se puede y se debe romper la trampa de la grieta”, sostuvo Hugo Escalada, el dirigente radical hoy en la diáspora.  Consideró que precisamente, el Espacio Progresista que reúne a Alfonsín, al socialista Lisfchitz, a Stolbizer del GEN y personalidades como Beatriz Sarlo, construye, desde la racionalidad y la elaboración de propuestas, una alternativa para superar las falsas divisiones de los argentinos fomentadas por el odio que, afirmó, llegan al extremo de poner en riesgo la democracia. “La división no suma, puede ganar elecciones pero no sirve para gobernar”, enfatizó.

Posadas (Miércoles, 7 de noviembre) El diputado mandato cumplido Hugo Escalada, denunció anoche la trampa de la grieta fomentada por el poder con el propósito de impedir un debate racional sobre qué país quieren los argentinos. Enciende alarmas por el riesgo que implica para la convivencia democrática fomentar el odio como recurso de campaña electoral.

En la columna que tiene en el programa Plural que se emite por Canal 4 de esta ciudad, el dirigente alfonsinista rescató la construcción de Espacio Progresista como alternativa para poner racionalidad en el debate política y salir de las prácticas abusivas de denuncias falsas, demonización del otro y denunciativismo crónico que genera una espiral de violencia. “la política no es un partido de fútbol entre River y Boca”, dijo con ironía.

En el programa se había puesto en contraste el esfuerzo de los demócratas de introducir en el debate político razones, argumentos y proyectos cuando Durán Barba y otros consultores degradan la discusión a lo que llaman el cerebro reptiliano. Sostiene la neurociencia que el ser humano tiene al menos tres cerebros, el más evolucionado basado en la corteza cerebral. La zona de aparición más tardía en la evolución humana. Base de la inteligencia, la imaginación, la creatividad y la vida psicológica más sutil. Pero dentro de esa estructura hay otra basada en el cerebro medio, una zona más antigua, con características similares a las de los mamíferos. Base de las emociones, los sentimientos, los impulsos y toda una vida psicológica bastante conflictiva. Pero además hay una estructura más con otra lógica de funcionamiento diferente a las 2 anteriores, basada en el tronco cerebral. Una zona completamente primitiva, con ciertas características similares a las de los… ¡reptiles! Base de las jerarquías, la violencia, el dominio territorial, los rituales y toda una oscura vida psicológica. En el programa se reveló que un grupo de psicólogos de Unidad Ciudadana analizó las campañas de Macri para concluir que todas las operaciones a través de trolls, los medios y las nuevas tecnologías han logrado con éxito motivar al electorado desde este cerebro reptiliano. “Por eso parece que muchas veces hablamos con la pared. Es que hablamos en dimensiones distintas”. Es el cerebro de la grieta.

En este contexto, Escalada, sostuvo que  “se puede y se debe romper la trampa de la grieta”.

Un proyecto de país

Destacó Escalada que “para hacer una referencia a la grieta Julio César dijo una vez “divide y vencerás”, esa fue su frase de cómo eran sus estrategias militares. Años después Maquiavelo lo toma y cambia el famoso “divide y vencerás”, por el “divide y reinarás” que fue la base de la construcción política hasta hoy en día. Se sigue diciendo que una de esas bases para gobernar es dividir a quien está enfrente. El tema es que la división no suma. Y ahí viene el gran problema de la política”.

Agregó: “la división que propició la grieta lo hizo en un momento fundamental en el que, en la República Argentina, tenemos que estar todos unidos. Me acuerdo la frase de Perón de que “para un argentino no tiene que haber nada mejor que otro argentino”. La necesidad de unir a la Argentina ya fue vista por Macri antes de llegar al Poder. Y lo necesita para ir sobreviviendo, cada uno va rompiendo esa unidad de los argentinos y de esa forma ir subsistiendo. Ahora la necesidad de unir a la Argentina es evidente y esa necesidad está siendo vista por otros espacios. Es el caso del Encuentro de Progresistas que se dio días atrás, que tuvo participando a Ricardo Alfonsín, al socialista Lisfchitz, a Margarita Stolbizer del GEN y que tuvo a otras personalidades de la intelectualidad. Como Beatriz Sarlo, haciendo una clara alusión a esta necesidad de encontrar, desde Espacio Progresista,  un proyecto de país que salga de la grieta, que la supere y apunte a una construcción racional. A la construcción ya no de un liderazgo, sino de un proyecto, que es lo que no ha tenido Cambiemos. La Alianza Cambiemos una formación exitosa, si se quiere, desde lo electoral. Le fue bien para ganarle al kirchnerismo, pero llegó sin proyecto y llegó agotado”.

Ideas desde la razón

“Estaría bueno repasar en unos minutos las ideas de Alfonsín, de Sarlo, para ver cuáles son las ideas convocantes –consideró- esas ideas que proponen el armado de un proyecto y que son planteadas desde la razón. Tratando de llamar la atención no solamente de la clase política, de la ciudadanía en general, y posteriormente del electorado a través de un proyecto. De la razón. No desde ese cerebro básico, de consignas que están alimentadas y que convienen obviamente a quienes están en las puntas de la grieta”.

Lejos de una actitud de resignación destacó que “las encuestas están diciendo que todavía hay dos tercios del electorado que votaría a Macri, se habla de un 30 y 34 por ciento. Y el electorado que votaría a Cristina que estaría, más o menos, en una cifra similar.  Esto deja un más de un 30 por ciento afuera. Que podrían ser indecisos o que de ese porcentaje se puede pescar votantes, como se dice en términos políticos, para la construcción de una alternativa que supere esta grieta. Ese 30 y pico por ciento es el que da pie para que una construcción racional, dejando de lado la grieta,  se empiece a conformar desde éste espacio progresista”.

Utilizando como disparador capturas de los discursos del 1° de noviembre cuando se presentó Espacio Progresista en la Ciudad de Buenos Aires, Escalada formuló algunas reflexiones:

Alfonsín: “hacer políticas desde concepciones progresistas siempre fue difícil, organizar la sociedad desde la defensa de valores fundamentales que tienen que ver con el reconocimiento de la dignidad de las personas”.

Escalada: Alfonsín habla justamente de la posibilidad de la construcción desde las ideas, desde la razón. Y dice que es muy difícil. Es muy difícil que la gente atienda proyectos, por eso hoy en día se utilizan asesores de imagen para hacer que la gente vaya a en la dirección del cerebro más básico. Es decir yo le tiro consignas y la gente vota. Pero Alfonsín dice que se puede. Hay que atender que él está atacando a una imagen que están queriendo imponer, la del fracaso de la democracia. Se está adelantando al fracaso de los gobiernos, porque se da cuenta que ahora vienen contra el sistema. Ya no es contra la clase política. Al principio era “los políticos son corruptos” ahora es “fracaso la democracia”. Entonces él dice, desde la razón, “la democracia no fracaso” de última fracasaron los políticos, los gobiernos, los sectores de Poder por no haber generado una sociedad más inclusiva, una sociedad con más justicia social, pero no fracasó la democracia. Justamente está alertando que es a ese cerebro primitivo al que le están mandando el mensaje de que ya es la democracia, no la clase política. Y ese es un mensaje muy fuerte.

Beatriz Sarlo que también estuvo en el acto de lanzamiento y exponía cuales serían, a su criterio, las cuestiones a discutir por el progresismo. También apelando a la razón y no a ese cerebro básico, sino desde la generación de un proyecto, de consignas, desde reformas que son necesarias.

Lifschitz: “Para salir de la crisis hay que recuperar la esperanza. Hay que construir una coalición que no sea anti sino a favor. El país necesita que todos tiremos juntos para el mismo lado, priorizando el desarrollo sustentable, la producción, el trabajo y la inclusión social. Un espacio nuevo y plural. Es necesario construir una Unidad Nacional contra el poder de los mercados, contra los privilegios…no se puede dejar al pueblo sin una alternativa progresista”

Escalada: Hay que construir un proyecto dice Lifschitz. Un proyecto que sea superador, porque según él todo lo que se sigue haciendo en el campo político y económico atrasa un siglo por lo menos. Porque son recetas que ya se probaron y fracasaron. Así que para redondear y contestar a la pregunta inicial del bloque ¿se puede construir fuera de la grieta? Se puede ¿se debe construir fuera de la grieta? Se debe. Para hacerlo hay que apelar a la razón, yo diría los peligros son la construcción de una política de elites, una política para pocos. Que creo que es a donde se dirige el mundo, creo que hay una paradoja en lo que venimos analizando y tiene que ver. Mientras se está apelando a los electores y votantes desde el cerebro básico, ese cerebro reptiliano que llegás con consignas básicas, las clases dirigentes (las elites del mundo) están cada vez más concentradas en la razón y son las que utilizan estas tecnologías. Es decir apelan a construir una sociedad cada vez más inferior desde el conocimiento, para mantener para primar cada vez más desde la razón.

 

Anuncios