El presidente de FORJA Gustavo López consideró hoy que el atentado al local central partidario perpetrado en la madrugada del sábado debe interpretarse en el contexto de la ofensiva de las derechas. El documento “Infectadura” que no por inconsistente logró amplia difusión en los medios concentrados se suma a la generación de un clima que dijo pretende debilitar al Gobierno y más ampliamente a la política en la disputa con los factores económicos por la toma de decisiones.

Lunes, 1 de junio de 2020. El atentado perpetrado al local de la central nacional de FORJA está dirigido a la política y se inscribe en la ofensiva de las derechas para debilitar al Gobierno sostuvo hoy el presidente del partido, Gustavo López. En declaraciones formuladas al programa Informando a las Mañanas del Canal 4 de Posadas, López fue categórico al poner el atentado en el contexto político. Una molotov colocada a los sombras de la madrugada del sábado no puede tener otra lectura más que el interés de generar un estado de caos y de abonar otra dimensión del miedo que genera la pandemia. Por eso López no descarta que el hecho esté vinculado políticamente con la propaganda anticuarentena y específicamente con los mismos autores intelectuales del documento titulado Infectadura y que a pesar de la liviandad y el absurdo de sus argumentos tuvo amplia difusión en los medios, el periodismo de guerra y los trolls de las redes.
“A esta altura de la democracia, uno no se imaginaba que podrían pasar estas cosas”, reflexionó, lo que deja lugar a una de las paradojas de la política argentina: el odio de clases no anida en los pobres y marginados sino en la clase alta y la clase media colonizada. Son cosas del anti-peronismo.
El atentado se perpetró en la sede partidaria ubicada en el barrio porteño de Almagro. En la madrugada del sábado, desconocidos arrojaron una bomba molotov en la entrada del local. Evidentemente, como rompió el blindex de la entrada y provocó un incendio sin pasar a mayores, no hubo otra intención que abonar un clima de exasperación que ya existe por la pandemia del coronavirus que impone una cuarentena obligatoria.
López insistió que “lo vivimos como un atentado netamente político en un país que hoy necesita unidad y que salgamos adelante, aunque evidentemente hay algunos que no quieren que asistamos a los que menos tienen”. Aunque dijo que “no sabemos a quién atribuir semejante acto”, desde una lectura política consideró que es parte de la disputa por el poder en la toma de decisiones de la Política que entablan los factores del poder económico y mediático. No nombró a nadie, pero los dardos de López tienen nombre y apellido.
Es el contexto político que tiene a las oposiciones desconcertadas y sin propuestas. Las alas duras, los halcones, la mano de obra otra vez desocupada, la de los sótanos, esa que actúa cobardemente en horas de la noche, esa está sin duda atrás del atentado. Para aproximarse en un análisis político siempre hay que preguntarse quién gana. ¿Y quién gana generando caos? Por supuesto que no es la política. Ni los partidos populares ni las derechas que juegan en el sistema ya sea por convicción o porque tienen responsabilidades de gestión.
Otra punta que no hay que dejar de observar es por qué a FORJA. Sin temor a equivocarse se puede sostener que lo bomba se la pusieron a FORJA porque de pelearla en sus orígenes en el campo de la ideas y la disputa por el sentido común, hoy es un partido que gana en representación y logró consagrar un gobernador que se sienta a la mesa ampliada de Alberto Fernández. A FORJA porque no son peronistas pero son frentistas y desde Arturo Jauretche y Homero Manzi el peronismo no los mareó ni ubicó en los lugares del resentimiento de la academia y las izquierdas. La bomba se la pusieron a FORJA porque es un espejo en el que los ucerreístas de JxC no pueden mirarse.

bomba 2