ricatti figueredo y díaz
Ricatti, Figueredo y Díaz, en la reunión de comisión

La diputada María Losada paró en seco al gremialista Mauricio Figueredo cuando esta mañana el secretario adjunto del sindicato de Organismos de Control dijo “que en la época del Gobierno de Facto el Tribunal de Cuentas era más democrático que actualmente”. Como presidenta de la comisión de Constitucionales y Derechos Humanos, Losada interrumpió al sindicalista que intentó de esa manera defender un proyecto de reforma del organismo, que se trataba en ese momento. “Nada de la dictadura se puede comparar con los procesos que vivimos en democracia”, dijo la diputada de Vanguardia Radical mientras varios diputados abandonaban la reunión en evidente gesto de repudio.

Posada (Martes 7 de junio) La diputada María Losada no dejó pasar una nueva opinión de banalización del mal cuando un sindicalista afirmó que el Tribunal de Cuentas era más democrático en los años de la dictadura. Atenta a lo peligroso que son esos comentarios para la construcción de una conciencia sólida en la defensa de los derechos humanos, paró en seco al sindicalista para subrayar que nada de los sucedido durante la dictadura puede ser mejor o puede ser comparado con los procesos democráticos. La declaración de Mauricio Figueredo, de él se trata, se produce en un contexto político delicado en el que ese tipo de opiniones contribuye a retroceder. Hace dos días, Guillermo Moreno, que se presenta como el gran doctrinario del justicialismo, había dicho que “Videla tiraba a nuestros compañeros al mar, pero no se metió con el precio de la comida”. Esta desacertada declaración banaliza el terror de la dictadura genocida de Videla que, es cierto con la complicidad de Martínez de Hoz puso en marcha un proyecto oligárquico que fue enajenando la soberanía nacional con el brutal endeudamiento que sigue condicionando nuestra democracia. Aunque esos intereses puedan ser los mismos que hoy expresa el gobierno, Mauricio Macri es el Presidente de una proyecto neoconservador con el respaldo de la mitad más uno de los argentinos.
Después del enérgico reproche de la diputada, vanamente, Figueredo trataba de negar lo que había dicho ante la mirada nada complaciente de sus propios compañeros del gremio, Héctor Díaz y Beatriz Ricatti.
La intervención de Figueredo se dio cuando el secretario general se había quedado sin respuestas después de defender los ingresos por concursos al Tribunal. Se le peguntó si ellos habían ingresado por concurso y si estaban dispuestos a revalidar sus cargos en los mismos exámenes a los que se someterían los concursantes para nuevos nombramientos, como se informa en nota aparte.
“Disculpe diputada, si usted me permite, soy Mauricio Figueredo, secretario adjunto del gremio” irrumpió el sindicalista. Y agregó textualmente: “a nosotros nos parecen importante los aportes que usted hizo al respecto de los cargos que ocupamos. Ninguno de nosotros, ninguno, y tengo 28 años de antigüedad, entró por concurso. Se entraba por concurso en la época de los militares. Lastimosamente tengo que decir que en la época del Gobierno de Facto el Tribunal de Cuentas era más democrático que actualmente”. Fue el final de la reunión de comisión. Mientras Losada lo mandaba callar por el disparate y Germán Bordón trataba de relativizar el incidente, los demás diputados fueron abandonando el salón de reuniones en abierto gesto de repudio.

Anuncios