El pacto quedó encaminado y tendrá un carácter ambiental y responsable a partir de las las propuestas elevadas por el gobernador Hugo Passalacqua. La actividad generará puestos de trabajo de calidad y será monitoreada.

Posadas (viernes 3 de marzo). Prensa del Ministerio de Industria. Más temprano que tarde el Acuerdo Federal Minero se convertirá en ley. La iniciativa que discute desde hace meses el Consejo Federal Minero (Cofemin) se encamina a su reglamentación luego de varias reuniones que tuvieron a Misiones como protagonista.
Y es que a partir de directivas expresas del gobernador Hugo Passalacqua, el acuerdo definitivo tendrá un carácter eminentemente ambiental merced a las modificaciones planteadas por el Ministerio de Industria de Misiones, Ing. Luis Lichowski.
El propósito es que homogenizando las legislaciones provinciales con las nacionales, asegurando la estabilidad impositiva y con el consenso de las comunidades locales y los gobiernos provinciales, se puedan maximizar las inversiones aportando a las matrices productivas regionales y generando empleos de calidad.
El acuerdo posee un aspecto fundamental que radica en alentar la explotación minera de manera responsable, rasgo de relevancia para Misiones dada su amplia legislación ambiental y su impronta ecologista. A partir de esa premisa reclamada, por la cartera que dirige el ingeniero Luis Lichowski, se trabajará con protocolos de buenas prácticas de gestión de riesgo y control ambiental.
Se fomentará además el uso de energías renovables y se exigirán proyectos de explotación con fondos de reaseguro para cubrir cualquier tipo de incumplimiento o bien para cubrir el denominado pasivo minero, que establece las condiciones de sustentabilidad del terreno una vez concluida la explotación. Tal es el interés que el borrador final contó con la anuencia del Consejo Federal del Medioambiente lo que garantiza el carácter sustentable de la iniciativa.
Con todo, el acuerdo tiene factores que no solo se relacionan con el medioambiente sino también con lo social:
• Promoverá que los beneficios de la explotación minera alcancen a las localidades cercanas o lindantes al emprendimiento.
• Se creará un equipo consultivo en gestión ambiental minera.
• Fomentará la participación social mediante consultas, audiencias, proceso de impacto, etc.
• Habrá mayor participación en los ingresos que genere la actividad a provincias dueñas de los recursos.
• Se desarrollará la infraestructura y se promoverá la integración con otros sectores productivos que, en el caso de Misiones, significará incrementar el desarrollo de proveedores locales.
• Se fomentará la creación de pequeñas y medianas empresas.
• Habrá un fuerte relacionamiento con otras actividades como el agro.
• Se apoyará fuertemente los casos de provincias que posean rocas de aplicación o minerales industriales que puedan ser empleados en otras actividades como la construcción. Este punto vuelve a ser fundamental para Misiones dado que posee grandes fuentes de basalto o arenisca.
• Se dispondrá de apoyo técnico y económico a las provincias que desarrollen minería de tercera categoría (no metalífero), tal el caso local. Este punto también es importante porque contempla el reconocimiento de la infraestructura y transporte, algo trascendental para la provincia habida cuenta de las proyecciones de sus puertos en Posadas y Santa Ana y el desarrollo de sus parques industriales. Así las cosas se coordinarán las actividades reconociendo esas estructuras y dándoles prioridad.
• Se generarán campañas sociales para ayudar a entender la importancia de la actividad minera responsable.

El pacto alienta a la inversión pública y privada, con lo que se mantiene en el tiempo un esquema tributario propio cuyos recursos serán reinvertidos en la dinámica social.
Asimismo se avanzará con la actualización del catastro minero, un registro de productores de Misiones y la región, con lo que se prevé la unificación de datos de todo el país.

Anuncios