El Ministerio de Turismo Nacional contempló a Misiones dentro del nuevo polo de desarrollo a partir del turismo fluvial. El desafío es incorporar a toda Misiones, dice el ministro Arrúa. Debemos prepararnos porque seremos una nueva puerta de entrada internacional para Sudamérica, a partir de los vuelos que vincularán Misiones con toda Europa, a través de Madrid.

Posadas (Lunes 26 de junio). Mientras que Posadas forma parte de uno de los cinco puertos que el Gobierno nacional tiene en cuenta para desarrollar el turismo náutico en la región, a lo largo del río Paraná, el Gobierno de Misiones analiza solicitar para esta provincia la infraestructura de al menos tres puertos más, con vistas a sostener la demanda del tránsito terrestre hacia la región que implicará la llegada de los vuelos provenientes de España a la tierra colorada.
Tierra, aire y agua conectarán a Misiones con la región y el mundo, en este esfuerzo compartido entre los Gobiernos Nacional y Provincial para desarrollar el turismo en esta región, con Misiones como puerta de entrada hacia el país, tal como se vienen anunciando desde hace un tiempo.
El ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, ya admitió que a través del turismo fluvial pretenden impulsar el desarrollo de más de 30 localidades del litoral argentino, a través de las cuatro provincial de la Mesopotamia junto a Santa Fe, para sumar en una segunda etapa a Formosa y río Bermejo y a Chaco, con el Parque Nacional El Impenetrable. Para esta idea, desde el Ministerio de Turismo de la Nación suscribieron, a mediados de junio en la ciudad de Paraná, un acuerdo que alcanza a las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Misiones; al Ministerio de Transporte de la Nación y al Consejo Federal de Inversiones (CFI), para que este último organismo revise los proyectos ejecutivos para terminales náuticas en cinco puertos: los de Rosario, Santa Fe, La Paz, Corrientes y Posadas, en una primera etapa.
“Si bien ya están comprendidos cinco puertos a través de todo el recorrido argentino del río Paraná, vamos a pedirle a la Nación que para el próximo año realice la infraestructura en al menos tres puertos más en Misiones, porque tenemos que estar preparados para sostener y distribuir turistas hacia la región cuando comiencen, en el próximo año, a llegar los vuelos que nos conectarán a través de Madrid con toda Europa”, explicó el Ministro de Turismo de Misiones, José María Arrúa, previendo el impacto para la región aquella mentada idea de posicionar a Misiones como puerta de entrada del turismo internacional.
El año pasado, cuando el ministro Santos recorrió en catamarán un tramo del Paraná, entre Posadas y San Ignacio, para inaugurar el Centro de Interpretación Jesuítico Guaraní de San Ignacio Miní y sentar las bases de la Ruta Internacional de los Jesuitas, adelantó sus intenciones de potenciar el turismo fluvial en el Litoral. Admitió entonces que esa navegación le dio los argumentos para desarrollar, desde su cartera, un nicho de mercado que en la Argentina no está explotado: el turismo náutico registra en el mundo un crecimiento anual cercano al ocho por ciento y solo el año pasado movilizó cerca de 25 millones de turistas, según las estimaciones del sector.

El potencial misionero

En este futuro corredor náutico del Litoral, Misiones es la provincia que más potencial tiene no sólo por sus cinco ríos internacionales, navegables en la mayoría de sus recorridos, a los que se agregan unos 200 cursos de agua navegables para distintos tipos de embarcaciones solo en su territorio, admite el ministro Arrúa pero refuerza la apuesta: “sumale nuestro perfil ecoturístico, con todo el desarrollo que ya tenemos, para vislumbrar el desarrollo de una nueva propuesta turística con una muy buena performance”, asegura.
Hay que tener en cuenta también que las provincias de la región saben que este corredor turístico fluvial los conectará no sólo con Buenos Aires sino también con Iguazú, que constituye hoy el destino turístico internacional más importante que tiene el país.
Esta situación se convierte, para Misiones, en una nueva oportunidad: “es un orgullo para nosotros que nuestras Cataratas sean el máximo atractivo internacional que tiene Argentina, los que nos obliga a su vez a reaccionar, a abrir la cabeza y a generar, a través de este corredor fluvial, nuestra oferta turística para toda la provincia, de la manera más amplia posible”, explica José María Arrúa.

“Visitan Cataratas y otro destino misionero”

El turista internacional que elige Misiones como destino no se queda sólo en Puerto Iguazú y las Cataratas sino que visita al menos un destino interno más, dice el ministro Arrúa, respaldado por datos estadísticos. “Eso nos incentiva a seguir trabajando para potenciar el derrame turístico al resto de la provincia”.
A partir de esa realidad, al puerto de Posadas que formará parte de los cinco puertos que sustentarán el turismo náutico por todo el trayecto argentino del río Paraná, Arrúa pretende incorporar también a los puertos de Santa Ana, San Ignacio, Puerto Rico, Puerto Libertad y Puerto Iguazú, “lo que permitirá que los turistas vivencien la verdadera Experiencia Misiones y puedan irse con la verdadera dimensión de nuestra provincia”, se entusiasma.
La descripción de este contexto le da sustento al pedido que realizará Misiones ante el Gobierno de la Nación para que dote de infraestructura al menos a tres nuevos puertos sobre el río Paraná, por un lado para responder al turismo fluvial y por otro, para soportar la distribución de turistas desde y hacia la región.
“Con la llegada del vuelo que nos conectará a través de Madrid con toda Europa, Misiones será la nueva puerta de entrada no sólo de la Argentina sino también de Sudamérica y eso tenemos que potenciarlo. No tengo dudas que este proyecto que impulsa el ministro Santos es un muy buen proyecto, que estimo se terminó de consolidar cuando navegó el Paraná en el catamarán, porque somos la única provincia del nordeste que presenta este tipo de oferta turística sobre uno de los ríos más importante de Sudamérica, aunque sea en tramos cortos”, reflexionó Arrúa.
El Ministro de Turismo de Misiones recordó en ese sentido que también “estamos gestionando para que entre en el Proyecto Hidrovía la recuperación de nuestros ferrys, que son parte de la historia de este río Paraná. Estos gigantes fueron los que durante muchísimos años surcaron el Paraná y yo, como posadeño, como un misionero comprometido con la cultura y con las reivindicaciones históricas de nuestra provincia, no voy a dejar que se olviden. Es cierto que son muy lindos los cruceros, que es atractivo el dinero que pueden traer los turistas pero no debemos olvidar nuestro pasado, nuestra historia y nuestra cultura. Por eso estamos gestionando una línea de financiamiento para la puesta en valor de los ferry que, seguro, servirán también para que los turista lo visiten así como visitan, por ejemplo, la fragata Libertad en el Puerto de Buenos Aires”.
La vinculación física de Misiones con la región, ya sea a través de nuevos puentes o desde los puertos que se pretende incorporar al circuito turístico fluvial, servirán además para aquellos que por fuera de este tipo de turismo, recorran la región dentro de la Ruta Internacional de los Jesuitas, donde adquieren mayor significancia los proyectados puertos de Santa Ana y San Ignacio. “Claro que son importantes porque permitirán a los turistas cruzar directamente a Paraguay. En lugar de perder tres horas en la cola del puente internacional San Roque González de Santa Cruz, entre Posadas y Encarnación, dispondrán de esas tres horas para visitar otros puntos de Misiones y recorrer la zona”, enfatizó.

cata1
En ambas fotografías, los ministros Santos y Arrúa, en el Catamarán, surcando el río Paraná.
Anuncios