Una mujer ganó un torneo de ajedrez de elite cinco meses después de que un eurodiputado neoliberal justificara en el Parlamento Europeo que las mujeres debían ganar menos que los hombres porque objetivamente son menos inteligentes. “No hay ninguna mujer entre los cien mejores jugadores de ajedrez en el Mundo”, había argumentado para ganar el debate con una diputada socialista que le había salido al cruce.

Posadas (Viernes, 4 de agosto) Hou Yifan, la actual número 1 del ranking femenino, ganó el tradicional torneo Magistral de ajedrez de Biel, Suiza que concluyó ayer.
Pero esta no es una noticia deportiva. Hou, es su apellido, se convirtió en la primera mujer en llevarse el primer premio en los 50 años de historia del festival suizo. Se enfrentó a nueve jugadores varones ubicados entre los veinte mejores del Mundo y con aspiraciones a ser campeones. Es decir, les ganó a la “inteligencia” del ajedrez.
La noticia no es deportiva. La campeona de China marca un hito en la historia de las mujeres en sus luchas de género en contra de la discriminación y la violencia simbólica inscriptas en las prácticas sociales, aquí… y en la China.
La consagración de Yifan, en Biel, ubicada en el cantón de Berna, justo en la frontera lingüística entre el francés y el alemán, fue después de derrotar a jugadores rusos, ucranianos, húngaros y checos, es decir a “nacidos ajedrecistas”, podemos decir para emular la categoría que se usa ahora para designar a los nativos digitales. Todo el siglo XX en esos países el ajedrez fue un juego, digamos de Estado. Y llega la dama Hou, mujer y de un país periférico ajedrecísticamente hablando y les gana. Mujer y marginal.
Toda una lección de la china. ¿Sabrá que le está respondiendo con hechos a los energúmenos que todavía expresan a sectores sociales en cargos públicos? Recordemos que en marzo pasado, hace poco, en tiempos políticos, que el eurodiputado polaco, confesamente neoliberal, Janusz Korwin-Mikke generó una gran polémica en el recinto al defender la brecha salarial entre hombres y mujeres, a la que justificó afirmando que la “inferioridad” femenina es “objetiva”, biológica y no social. El comentario, por supuesto motivó un cruce con la parlamentaria socialista de Valladolid Iratxe García. Le dijo de todo. Todo lo que una militante de género puede decirle. Pero al varón no le entraba bala. Y argumentó: “¿Sabe usted cuántas mujeres hay entre los primeros cien jugadores de ajedrez? Se lo diré: ninguna. Por supuesto, las mujeres deben ganar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas, menos inteligentes”, dijo durante la sesión de la Eurocámara del 1° de marzo. Korwin-Mikke, que no está adscrito a ningún partido político, pero defiende las ideas neoliberales y dmira a Ronald Reagan y Augusto Pinochet, y considera que el “generalísimo” Franco “era demasiado estatista” y Trump “demasiado proteccionista”.

eurodiputado polaco
Eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke

Hou dio también una lección como china, no sólo como mujer. En la Suiza bilingüe heredera de las filosofías de del centro de Europa, una mujer china dio lecciones. Rompió también con la hegemonía del pensamiento. Se dice que el ajedrez nació en la India, pero su desarrollo moderno, su consagración como deporte, juego ciencia y disciplina y construcción de métodos y lógica, hace tiempo que se dio en Europa. Y los pensamientos no flotan en el aire. Como en la economía, como todo en nuestro Mundo globalizado imponen hegemonía desde el centro a la periferia. Por algo los filósofos o economistas del mundo subdesarrollado, para hacerse conocer, o simplemente para hacerse escuchar se van a vivir a París. ¿Un ejemplo? Ernesto Laclau. Cuando andaba por Buenos Aires, o Córdoba, Rosario o Tucumán, militando en la izquierda nacional, era un ignoto aunque ya escribía y hacía formulaciones críticas. ¿Cuándo se lo conoció? Después de que se radicara en Inglaterra. Y desde allá pensaba a la Argentina, a su América Latina. Y era escuchado. Y escribió “La Razón Populista”. Nuestra Hou Yifan hizo el mismo recorrido. Nada se sabía de ella aunque ya a los 6 años les ganaba a todos en su natial Nan-Chíng, la capital de la provincia de Jiangsu en la República Popular China, situada cerca del río Yangtsé. Nada se sabía aunque vivía en la segunda ciudad más grande de la región, después de Shanghái. Se la terminó de reconocer cuando hace apenas un año se consagró campona mundial de ajedrez, pero femenino, al vencer a Mariya Muzychuk, por supuesto ucraniana.
Hou, lapidó al energúmeno diputado del internacionalismo neoliberal. Al mismo tiempo avisa que China, se avecina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios