Los 26 mil votos que respaldaron a Pedro Puerta no fueron suficientes para subirlo al podio pero constituyen una plataforma considerable para posicionarlo como uno de los ganadores del domingo. Logró construir un perfil propio diferenciado de la sombra de Ramón y de Macri con la defensa de una economía productivista.

Posadas (Lunes, 14 de agosto) Pedro Puerta no es un ganador tradicional de las elecciones primarias realizadas ayer porque no subió al podio. Obtuvo un respaldo que superó apenas el 4 por ciento de los votos. Pero son 26 mil ciudadanos que lo eligieron a pesar de la sombra que proyecta la figura de su padre, Ramón, que como ex gobernador y actual embajador de Mauricio Macri tiñe, inexorablemente, la significación política de su hijo. Pero Pedro logró convencer y un caudal importante de ciudadanos lo eligieron en lugar de enceguecerse con la polarización generada por la Casa Rosada. Incluso hizo una elección digna en su tierra donde asoma como profeta. Y hay otro dato, superó en votos a la candidata alfonsinista María Losada que se postuló junto al moyanismo provincial con toda su estructura sindical a disposición.
Obtener el respaldo de 26 mil votos en este contexto no es pavada. Constituye una base material sustentable para la construcción de una significación política con identidad propia. En la campaña, el candidato de Unión Popular tuvo definiciones categóricas que parecieran ambiguamente similares al macrismo cuando defiende la reforma impositiva, pero adquieren una clara diferenciación cuando baja línea y propuestas para una economía productivista.
Los 26 mil votos son propios. De hoy con proyección a futuro.

Anuncios