El titular del Instituto de Previsión Social (IPS), Carlos Arce (foto), dijo a Misiones Plural que el lunes pasado el organismo terminó el relevamiento de los datos de los 29.900 jubilados provinciales y los giró a la Nación. Quedó así despejado el camino para que la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) proceda a la armonización con el régimen nacional, evalúe el déficit del ente misionero y cumpla con la promesa de financiación. Esto aún no ocurrió, pero hay plazo hasta el 30 de junio para que se concrete. Arce recordó que se financiará el pasivo que hubiera registrado el IPS si se hubiera transferido la caja a la Nación y sostuvo que, restando la caja solidaria de la Policía y el Servicio Penitenciario, las finanzas del organismo provincial están hoy en equilibrio. La buena administración se reflejó en la baja de los aportes de los activos a la Obra Social de 19% a 14% y el pago del 15% de aumento de haberes a los jubilados provinciales sin retaceo de la movilidad. Respondiendo a rumores insistentes del orden nacional, Arce recalcó que “de ninguna manera está en la agenda de la Provincia transferir la caja previsional”.

Posadas (Lunes 9 de abril). La reciente visita del presidente Mauricio Macri a la provincia dejó ver con claridad el sendero por el que transita el gobierno que encabeza el gobernador Hugo Passalacqua, que apuesta a mantener el signo opositor pero facilitando al Ejecutivo macrista la gobernabilidad que requiere cualquier gobierno nacido de las urnas y en democracia.
En esta línea, los anuncios surgidos de las reuniones de la Mesa forestal despertaron expectativas, aunque la buena onda institucionalizada no siempre se traduce en réditos palpables para los misioneros, como se puede ver en la consistente negativa de Macri a considerar el reclamo por medidas contra las asimetrías comerciales, entre otras la demorada reglamentación del Artículo 10 de la Ley Pymes.
El camino iniciado por el gobierno de la Renovación, sin embargo, coloca su norte en defender pragmáticamente los intereses de los misioneros y rema a favor de mantener el diálogo institucional Nación-Provincia con miras a la gestión posible más que a las diferencias, respondiendo en ese sentido la postura “misionerista” que distingue al Ejecutivo provincial y a una evaluación objetiva de la situación de la provincia.
La opción de privilegiar el interés de los misioneros se aplica en el complejo ámbito de la gestión del IPS, pero siempre defendiendo en forma irrestricta la autonomía provincial. Así lo expresó el titular del IPS al hablar con MisionesPlural: “Lo más importante es lo que siempre decimos, que los afiliados pasivos que tenemos se queden tranquilos, que tenemos una caja previsional que está bien equilibrada y que, ellos lo saben muy bien, lo que cobra el activo lo cobra el pasivo en el mes posterior, generalmente”. “Inclusive este mes se le dio al afiliado pasivo el mismo mes que al activo, y ahora el aumento que va a recibir el activo, el 5% restante, se carga en abril para que se cobre en mayo”, precisó.
Arce remarcó que el único déficit provincial es el de la caja solidaria de las fuerzas de seguridad, que se rige por una ley propia provincial. “Pero el traslado de la movilidad del activo al pasivo es automático, y lo que tiene eso es que es previsible, o sea que el afiliado nuestro sabe cuánto va a cobrar”, a diferencia de una cierta incertidumbre que se genera con la ley nacional, atada a la inflación, comparó el funcionario.
En Misiones, el IPS pagó en marzo a sus afiliados automáticamente el 10% de aumento del 15% acordado en dos partes para los activos, y completará en los haberes a cobrar a fin de mes el 5% que resta. En cuanto a la postura frente a la sanción de la ley previsional en el Congreso nacional, centro de cuestionamientos e intensos debates, dijo Arce que “lo que pasa es que nosotros, como dice nuestro gobernador, somos una oposición responsable y conservamos nuestro misionerismo; y en el caso del apoyo de nuestros legisladores nacionales hemos acompañado como oposición, en el momento en que hay un beneficio para los misioneros. Pero esto en nada afecta la autonomía en la administración de la caja previsional, de ninguna manera. Nosotros siempre estamos defendiendo los intereses de los misioneros, dentro y fuera de la provincia”, recalcó, haciendo alusión a que existen afiliados provinciales y nacionales en la provincia, y al beneficio que según el gobierno central, recibirían los jubilados de ANSES que viven en Misiones.

Armonía a medida

Se debe recordar que Misiones forma parte de las 13 cajas previsionales provinciales que no fueron transferidas a la Nación en los noventa, y a las cuales, en el marco de las negociaciones para la aprobación de la Ley de Reparación Histórica a los jubilados, y luego de la firma del Consenso Fiscal que impulsó el macrismo, se instruyó a la ANSES para que se encargue de financiar el déficit de las cajas no transferidas mediante una operatoria de “armonización” de compleja implementación.
La intención es asimilar las características de los regímenes provinciales a las de la ANSES en sus principales parámetros, como edad jubilatoria, forma de calcular los haberes y otros, y de ahí que la propuesta de financiación haya hecho correr versiones de que encubriría un nuevo intento de regimentar a las 13 provincias díscolas que sobrevivieron al centralismo compulsivo de los 90. Arce fue tajante al negar rotundamente esas versiones.
“Ni en las reuniones del gobernador a raíz de la reparación histórica, con el Poder Ejecutivo nacional, ni de los encuentros de ministros de Economía o de nosotros, los 13 presidentes de las administraciones de las cajas previsionales, con el Ejecutivo nacional o el ANSES, formó parte de la agenda la trasferencia de cajas”, remarcó.
Por otra parte, Arce explicó que la determinación del déficit se refiere al pasivo que, hipotéticamente, tendrían las cajas provinciales si se hubiesen transferido y que la armonización insumió una fuerte actividad de parte del Instituto. “Tuvimos inspecciones del ANSES en la provincia y se tuvo reuniones para la transferencia de datos, cuando se armonicen los datos, que forman parte de la historia previsional de los 19.900 jubilados pasivos del IPS, y se refiere a cosas como el cálculo de de edad jubilatoria, etc, la ANSES calculará el déficit”, explicó.

Transferencia cumplida

“Nosotros hemos terminado esta semana ya la transferencia total de datos de todos nuestros afiliados y los hemos enviado”, adelantó el funcionario, aunque el plazo dado por ANSES es hasta el 30 de junio.
“El Ases en la última reunión que tuvimos los directores de las cajas previsionales, dio plazo hasta el 30 de junio, porque a veces en las transferencias de datos hay muchas correcciones, a lo mejor errores de forma, y ellos envían de nuevo los datos para que se corrijan”, detalló.
Atento a la complejidad de la operatoria, la transferencia de datos se realizó en tres tandas, primero de 11 mil afiliados, luego de 14 mil y finalmente se cumplió con el total de 19.900 afiliados pasivos que tiene el ente provincial. La ANSES aún no respondió al envío de datos, respecto al cual puede realizar correcciones antes de destrabar los recursos prometidos.
“Entendemos que son muchísimos afiliados los que tienen que tener en cuenta, y se deben tomar su tiempo para enviar la corrección o no, pero nosotros ya cumplimos”, destacó Arce. A la espera de que tras la armonización ANSES envíe el dinero a la provincia, señaló que si bien el dinero va primero a Rentas Generales, “lo más importante es que va a ir directo a los jubilados nuestros, es decir que si hay un envío automático para el déficit que vamos a tener, ese dinero va directamente al jubilado, eso es lo importante”, reiteró.
“Políticamente, el Gobernador fue muy claro, en el año 2016 cuando la Provincia recibió un 18% de aumento para la movilidad, y el dinero enviado a la Provincia el gobernador lo distribuyó entre los municipios que tuvieron mayor crecimiento demográfico, y en un 5% más para los jubilados. Por eso digo que, como dice el gobernador, el mejor lugar de la plata del Estado es el bolsillo de los que más lo necesitan, y que se queden tranquilos nuestros jubilados que si hay un envío por el déficit va a ser destinado a ellos”, enfatizó el titular del IPS.

Tiene su lógica

El apoyo a la ley previsional y al consenso fiscal que impulsó la Nación en general, tiene su lógica, según Arce ya que “cuando uno defiende los intereses de los misioneros, tiene que acompañar en todas las medidas que tienen que ver con la medida que nos beneficia, no se puede hacer un apoyo parcial, por eso también se acompañó el pacto fiscal”.
“Podemos acompañar las leyes cuando son útiles para los afiliados misioneros, pero en la administración del ANSES no tenemos absolutamente nada que ver, como la administración de ANSES no tiene nada que ver con el manejo de nuestro organismo, la autonomía es absoluta”, indicó Arce al declinar cualquier involucramiento en los intentos de orden nacional de reflotar eventualmente las AFJP partiendo de medidas como la polémica autorización por decreto a la ANSES para formar fondos fiduciarios con actores privados del sistema financiero.
“Una cosa es acompañar las leyes nacionales y otra cosa es participar en una administración de un ente nacional que o es competencia nuestra”, resumió Arce. En cuanto a los planes a futuro, dijo que el Instituto es un organismo muy grande, con 200 mil afiliados y se trabaja en varios planos. Seleccionó, en su condición de médicos, la problemática prestacional específica y manifestó que este año trabajará en dos aspectos que responden a pedidos de los afiliados: 1) disminuir la demanda contenida de los afiliados (pedidos de turnos, internaciones, etcétera) “es uno de mis dos grandes objetivos para este año. Aunque la demanda contenida no es sólo del IPS, sin de todo el sistema previsional, porque no hay camas suficientes en la provincia, pero uno prioriza siempre sus afiliados”. Y 2) “Tratar de dignificar las prestaciones para eliminar el plus”.

Anuncios