El comentario de Sergio Berenztein en Radio Mitre, “la UCR se dobló”, motivó reflexiones de Hugo Escalada que fue uno de los dirigentes que se opuso a la Alianza en Gualeguaychú. Pegamos aquí la opinión del dirigente.

“Que se rompa, pero que no se doble”

Por Hugo Escalada
Esta frase se remonta a la Edad Media y con el correr del tiempo fue cambiando de forma. Fue el mote de la familia Pulgar, que pertenecía a la nobleza española en cuyo escudo se leía “El pulgar, quebrar y no doblar”. Luego se popularizó el dicho como “antes quebrar que doblar”. En el lenguaje gauchesco se conoce el dicho “facón nuevo se quiebra, pero no se dobla”, haciendo referencia al hombre joven que tiene el impulso de luchar hasta el final. Ese sentido fue el que tomó Leandro Alem para usarlo como lema radical, que perdura hasta la actualidad. En 1896, Alem, como fundador del radicalismo, se suicida agobiado por los enfrentamientos que amenazaban con la disolución de su partido. En su testamento político escribió la famosa frase “que se rompa, pero que no se doble”. La consigna apunta al concepto de que quebrarse es aceptable y digno, pero doblegarse, nunca.
Para los radicales, “Que se rompa pero que no se doble”, se transformó en un grito ético de guerra a la hipocresía y a los oportunismos. En una manera rápida de hablar de la rigurosidad y la firmeza para defender ideas y principios en contra de todos los pragmáticos a los que cualquier colectivo los lleva: Los valores no se quiebran. El concepto no se dobla.
En el 2015 en Gualeguaychú, 337 delegados a la convención nacional partidaria debatieron una táctica electoral y no un rumbo estratégico. Eligieron el oportunismo y comenzaron a doblarse. En vez de construir un gran frente progresista, los operadores eligieron cerrar con Macri y con lo que representó históricamente, mientras afuera los disturbios mostraban claramente hacía donde se dirigía ese acuerdo.
Un gobierno del que el radicalismo no ha sido parte en la toma de decisiones, gobierno que no los ha consultado y que ha ejecutado actitudes, decisiones y determinaciones políticas que no se compadecen con lo que es el ideario del radicalismo, las posiciones históricas del radicalismo, sus valores.

ucr gualeguachu 2015
Gualeguaychú 2015

Quienes fuimos a Gualeguaychú a oponernos a ese acuerdo lo advertimos una y otra vez, en el partido, en los medios y obviamente en la Convención Nacional y luego en la Provincial. Como toda respuesta recibimos la expulsión partidaria que en mi caso data de 1983.
Hoy escuché, sin sorprenderme, una entrevista en Radio Mitre donde el oficialista analista político, Sergio Berensztein, se refirió al escenario político rumbo a las elecciones 2019 y analizó la decisión del Gobernador Alfredo Cornejo de desdoblar el calendario electoral y las distintas posturas dentro de Cambiemos.
“Lo que se concretó es una suerte de estrategia flexible por parte de Cambiemos. Hace un tiempo Elisa Carrió había dicho que Cambiemos no desdoblaba y se pudo comprobar en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad. Sin embargo, los socios de Cambiemos, sobre todos los radicales decidieron mover las fechas, tal como lo hizo el Gobernador Alfredo Cornejo y se estima que lo hará también en Jujuy Gerardo Morales. Cambiemos es una coalición bastante rara, es una coalición de Gobierno que no funcionó digamos de manera normal, cuando se la compara con una coalición europea.” explicó.
Además agregó que “Cambiemos tiene matices y flexibilidad debido a las distintas posturas regionales. Se terminó revirtiendo la vieja frase se rompe, pero no se dobla. Acá lo que sucedió es que Cambiemos se dobló, pero no se rompió.” Sobre cómo puede influir que dentro del oficialismo haya distintas miradas, Berensztein dijo que “Cambiemos cómo llegó a ésta etapa de su gobierno, es difícil que pueda seguir. Mauricio Macri tendrá un escenario de minorías en el Congreso, con seguridad en Senadores y también en Diputados. Seguirá el programa de ajuste que se acordó con el FMI, por lo que indudablemente se requerirá una estructura política mucho más amplia y sólida y de funcionamiento interno mucho más articulada”.
¿Fue necesario tanto tiempo, tantas promesas rotas y tanto desastre económico para que este y muchos otros analistas políticos se dieran cuenta que el radicalismo y Cambiemos se doblaron? Esa es la simplista respuesta que darán a sus lectores? La línea es clara y pone la culpa en terreno del radicalismo. Serán claramente quienes pagarán los platos rotos. Quizá por ello, más que por cuestiones ideológicas y programáticas, han empezado a desmarcarse algunos y a amenazar con jugar por afuera otros.
El tiempo dirá si la estrategia le funcionó a un gobierno y un viejo partido que se dobló durante mucho tiempo y hasta ahora, no se rompió.