Los referentes del MNA, Fabián González y de Concertación FORJA, Dalila Blach, que en Misiones conforman el mismo espacio que expresa al radicalismo popular y doctrinario en la diáspora, se reunieron el sábado para impulsar el voto por Fernández – Fernández. Más allá de la coyuntura, la campaña electoral promueve el encuentro de la militancia y visibiliza la existencia del MNA – FORJA como alternativa con identidad propia en el escenario político de la provincia que estará determinado inexorablemente por la era del post – Cambiemos

Lunes, 21 de octubre de 2019. Dirigentes representantes del Movimiento Nacional Alfonsinista y de la Concertación FORJA Misiones se reunieron el sábado en Posadas para dar impulso a la campaña por la fórmula Fernández – Fernández en la última semana antes del acto eleccionario convocado para el domingo 27.
Las dos agrupaciones expresan a radicales en la diáspora que se fueron de la UCR para defender los principios fundacionales del partido razón por la cual se sintetizan en la denominación Radicalismo Popular.
Más allá de la coyuntura electoral, a más precisamente, la campaña como momento de aglutinamiento de la militancia, visibiliza la existencia del MNA – FORJA como alternativa con identidad propia en el escenario político de la provincia que estará determinado inexorablemente por la era del post – Cambiemos. Ya sea Mauricio Macri o sea el tándem Rodríguez Larreta – Martín Lousteau (es decir Coti Nosiglia) quién sea el referente de la oposición al gobierno de Alberto F., el Radicalismo Popular está llamado a tener un voz propia en la política que no sólo se expresa en los parlamentos. Aunque articulen su acción como aliados del Frente de Todos, esa voz cobrará significación propia ante los desafíos del próximo gobierno de resolver los graves daños económicos y sociales infringidos en cuatro años de neoliberalismo. No hay analista que no esté adelantando dificultades de dar respuestas a las demandas de una parte mayoritaria de la ciudadanía. Consciente del panorama Alberto y Cristina han convocado a definir acuerdos sectoriales y establecer un nuevo contrato social. Están persuadidos de que sólo desde la diversidad un futuro gobierno podrá contener a las mayorías que, se sabe, son volátiles y en casos difíciles no dudarán en volver a comprarse las promesas de la antipolítica. El 27 de octubre se ganará una batalla, pero el tercio de la población que respalda políticas elitistas constituye una masa que puede galvanizarse o fragmentarse. No es un disparate suponer que muchos radicales de convicción, adherentes o simpatizantes, más que los dirigentes, empezarán a reprochar a las cúpulas del partido que fue corresponsable del desastre que deja Macri en todos los órdenes. Detrás del humo del markenting está a la vista la desintegración social, el aumento de la pobreza y el castigo a miles de niños a crecer desnutridos y sin un futuro promisorio.
La reunión en Posadas

alfonsinistas
En la reunión, celebrada el sábado aquí en Posadas, estuvieron los máximos referentes del Radicalismo Popular, Fabián González del MNA y Dalila Blach de Concertación FORJA. También estuvo el diputado mandato cumplido Hugo Escalada que por defender y proponer leyes opuestas a los mandatos de Macri desde Buenos Aires terminó expulsado del partido que no podía sostener su apoyo acrítico a Cambiemos si desde adentro se proponía debatir cada decisión desde el marco referencial de la doctrina partidaria.
En Misiones el MNA y la Concertación FORJA conforman el mismo espacio desde su fusión en el orden nacional en el año 2015 y se mantienen unidos a pesar de que este año la Concertación, liderada por Gustavo López, decidió seguir un camino diferente, aunque sin romper, digamos ideológicamente con el espacio liderado por Leopoldo Moreau. Es una diferencia táctica en la acción que mantiene los mismos objetivos doctrinarios y la hermandad de origen. Después de la entrega perpetrada en la Convención de Gualeguaychú, FORJA, conformado ya en 2008 y el MNA en nacimiento, se propusieron crear un nuevo sujeto político que pueda representar y contener a ese radicalismo popular que existe a lo largo y ancho del territorio nacional que no se siente representado en el ala conservadora que decidió conformar la coalición electoral con el Pro para ocupar espacios marginales y sin participación en la toma de decisiones.
Expulsados formalmente o doctrinariamente de la UCR, el MNA, Concertación FORJA y lo que en su momento fue Vanguardia Radical, aunque desde la diáspora y desde los márgenes lograron que sectores del campo popular y nacional permanezcan visibilizados en el espacio público.
Hoy unidos y movilizados por Fernández – Fernández, refuerzan la presencia en el tablero político de la provincia. La reunión del sábado adelanta la decisión de consolidar el espacio para contribuir, a través del debate, a la elevación del nivel de conciencia colectiva para defender los embates al gobierno popular que seguramente perpetrará la alianza conservadora con la ayuda de los medios de comunicación concentrados.
Este objetivo común, para consagrar y defender el gobierno de Alberto y Cristina, minimiza las diferencias tácticas que llevó a López a seguir un camino propio. Mientras Moreau, y el MNA integraron Unidad Ciudadana, el Partido de la Concertación FORJA, eligió instalarse como “aliado”. Si se considera que en Tierra del Fuego logró consagrar a Gustavo Melella como un gobernador propio, la decisión abre un debate interno riquísimo para el radicalismo popular.
Esa actitud de aliado lo llevó a respaldar Hacemos por Córdoba y aquí en Misiones al Frente Renovador de la Concordia. En tanto el MNA se muestra orgánico en su integración al Frente de Todos. Dos caminos, un mismo destino.

rpconff