Algunos intendentes se están bajando de la nueva convocatoria a reuniones en Buenos Aires que gestiona la asesora de municipios, Alicia Arruda. Varios que participaron el lunes 13 y martes 14 en encuentros en la alfombra roja rechazaron ahora la invitación que viene formulando para el 27 y 28. “Nos están haciendo comprar peleas ajenas”, advierten. Argentina Hace que manejan Katopodis, Galmarini y Arrieta en Vialidad, está diseñado para el Conurbano. Ya hubo roces con Kicillof.

Miércoles, 22 de enero de 2019. Algunos intendentes se están bajando de la nueva convocatoria a reuniones en Buenos Aires que gestiona la asesora de municipios, Alicia Arruda. Varios que participaron el lunes 13 y martes 14 en encuentros con los ministros Arroyo y Katopodis rechazaron ahora la invitación que viene formulando para el 27 y 28.

“Nos están haciendo comprar peleas ajenas y no nos vamos a dejar arrastrar por promesas”, afirmó Guillermo Fernández, de Bernardo de Irigoyen que estuvo en la comitiva de los 12 de la primera movida. También explicó que la invitación de Arruda parecía encuadrada orgánicamente en el Gobierno Provincial ya que fue una de los militantes de la boleta corta más activa en la campaña electoral “y es lo que nos confundió”.
Los intendentes consultados confirmaron que la invitación para la semana próxima mantiene la misma tónica de grupo, cuestión que Jorge Lovato de la Renovación rechaza de plano lo mismo que Roberto Wern del Pays.
El “puenteo” de los intendentes al Gobierno Provincial generó ruido mediático más que político ya que los cruces, que se dieron fundamentalmente en las redes, claramente desnudaron la matriz propia de operaciones de poco alcance.
El 14 se divulgó aquí en un parte oficial del grupo titulado “la Nación se comprometió a trabajar directamente con intendentes misioneros”. En respuestas y contrarréplicas que se hicieron desde “medios nacionales” se llegó incluso al disparate de informar que Sergio Lanziani recibió una severa reprimenda de Alberto Fernández por habilitar las gestiones de Arruda. Se llegó también al absurdo de vincular las dos renuncias que hubo en su gabinete con estas escaramuzas de verano. Contrariamente, Alberto Fernández, en el reportaje que le hizo Horacio Verbitsky al cumplir el primer mes de mandato, destaca y elogia el trabajo de Lanziani y lo considera un “contrapeso” de la mirada financiera que tiene Guillermo Nielsen en el área energética. Tiene también el total apoyo de Cristina que, precisamente hoy lo tenía en agenda.
Aquí en Posadas, el viernes 17, “en una reunión con intendentes, en la Residencia Oficial, el enviado nacional (Daniel Arroyo) dejó claro que los pedidos deben ser canalizados a través del Gobernador, que es el que lleva adelante las gestiones directas con el Presidente y el gabinete nacional. Herrera Ahuad, por su parte, instó a los alcaldes a sostener una coherencia en la estrategia en el diálogo con la Nación para no superponer pedidos ni agendas”, según se informó en Economis. A estas palabras se suman los gestos. En un mes llegaron a Misiones cuatro ministros y el Gobernador estuvo más de una vez en la Casa Rosada.
Estas rencillas del primer mes en cierta manera están vinculadas con el espacio vacío que deja el Presidente al tomarse tiempo para designar los funcionarios de segunda y tercer línea en el Ejecutivo y en las Delegaciones en las provincias. También en el Cohete a la Luna, que traduce la doctrina del nuevo gobierno, Alberto subrayó que él personalmente revisa los nombramientos en función del equilibrio interno de la fuerza que es un Frente y con los gobernadores.
Lejos está entonces la movida de Arruda de interpretarse como la pretensión de instalar en Misiones un gobierno paralelo como sucedió entre 1987 y 1989 cuando Cacho Barrios Arrechea, desde Desarrollo Social, Salud, Vivienda, Juventud y hasta el INOS, el desaparecido Instituto de Obras Sociales, bajaba recursos de ese monstruoso Ministerio directamente a los municipios. Pero no pudo con Julio Humada, las rigurosas normativas de las leyes de la Administración, pero fundamentalmente con la política. Lo mismo sucedió en 2007. Lucho Viana, que hacía valer su voto en el Senado, un día de 2006 se bajó del avión con Miguel Pichetto para ser ungido interventor del PJ. Con toda la carne en el asador, el vicegobernador e incluso el respaldo de la Casa Rosada, el peronismo fracasó como la UCR en disputar la toma de decisiones al gobierno provincial.
Es obvio, entonces que si la Renovación atraviesa por una crisis por el resultado de las elecciones del 27 de octubre no es esta movida con los intendentes la que la manifiesta. En todo caso su suerte está asociada a la gestión y en dar respuestas al 72% de los misioneros que la respaldaron en las elecciones provinciales.
Katopodis y los intendentes del conurbano
Las palabras del intendente de Bernardo de Irigoyen “nos están haciendo comprar una pelea ajena” remiten forzosamente a la naturaleza del equilibrio al interior del Frente gobernante. Es un equilibrio dinámico no estático.Es propio de la coexistencia pacífica entre fuerzas que tienen conciencia del daño mutuo que se pueden provocar. Equilibrio sostenido en la convicción de que sólo unidos podrán ejercer la gobernabilidad del sistema y superar el ciclo neoliberal.
Hay una secuencia de reuniones y palabras que demuestran que los grupos internos se mueven. El ministro Gabriel Katopodis, que no es kirchnerista, en sus primeras declaraciones públicas, formuladas en C5N, fue el primero en despertar fantasmas del puenteo de los intendentes a los gobernadores. Pero claro, no estaba pensando más que en Buenos Aires y más precisamente en el Conurbano donde el peronismo gana o pierde las elecciones. Las generales y las internas.
Vale hacer un análisis cronológico del cuadro de situación:
UNO: En diciembre se difundió en el sitio del Ministerio el programa Argentina Hace del que participa la empresa AYSA. Es decir Malena Galmarini que, tampoco es kirchnerista. El diseño del Plan Argentina Hace está evidentemente pensado para el Conurbano. Se afirma que fue pensado para los primeros 100 días, con el objetivo de reactivar la economía, garantizar el acceso a derechos y mejorar el bienestar general. La iniciativa propone crear 20.000 nuevos empleos locales (50% varones y 50% mujeres), aunque destaca, casi forzosamente, a lo largo de todo el país, con infraestructura social básica de ejecución rápida y con un presupuesto extraordinario de 8.500 millones de pesos.
Aclara el documento que “el Ministerio de Obras Públicas administrará, financiará y realizará el seguimiento del Plan, que se desarrollará a través de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) y Vialidad Nacional”. Y agrega “las provincias y los municipios serán los responsables de ejecutar las obras, presentarán los diagnósticos de situación y las áreas a intervenir”.
DOS: Con el Plan diseñado Katopodis concede la entrevista a C5N y precisa: “las obras serán financiadas por el Ministerio y trabajaremos directamente con los intendentes que son los que conocen mejor que nadie las realidades de sus localidades…”
TRES: El 13 de enero, Prensa Obrera, que busca hacer kilombo, titula una nota: “Los intendentes puentean a Kicillof. Disputas por la caja en una provincia jaqueada por la deuda externa”. Señala que “…es un secreto a voces que los intendentes del Conurbano esperan más de la billetera de Alberto Fernández que la de Axel Kicillof. A este último le recalcan el hecho de no haber integrado a ningún representante dentro del gabinete bonaerense. Es un contraste muy marcado, si tenemos en cuenta que nada menos que el ministro de Obras Públicas de Nación es el ex alcalde de San Martín, Gabriel Katopodis, con quien mantienen línea directa. Los medios reseñan que estas semanas se ha visto una verdadera peregrinación de jefes comunales en busca de fondos para obras. …es una evidencia de que los vínculos de los gobiernos municipales están mucho más aceitados con la órbita nacional que con la Gobernación. Es que, además de Katopodis, otros puentes han sido tendidos desde la administración de Fernández. Dos de ellos son la designación al frente de la Secretaría de Municipios del Ministerio del Interior del bonaerense Avelino Zurro, así como Gustavo Arrieta fue colocado como Director Nacional de Vialidad, ambas áreas claves para los mandatarios locales y ocupadas por hombres cercanos al peronismo del Conurbano y el interior provincial. Son varios más los funcionarios nacionales oriundos del PJ bonaerense.
CUATRO: No sale en los diarios, pero después del ruido, Katopodis y Galmarini uqe venían sacándose fotos con intendentes, se corren a La Plata para mostrarse con el Gobernador
CINCO: Tres días después, en sitios alternativos se informó que “Kicillof se reunió con Katopodis para coordinar un plan de obra pública en la provincia”. Se informa que durante dos horas, Kicillof y Katopodis conversaron para coordinar el diseño de un plan de trabajo conjunto y evaluar la continuidad de obras en territorio bonaerense que se encuentran paralizados
SEIS: El domingo 19, en declaraciones al órgano doctrinario del Gobierno, el Cohete a la Luna, Kicillof hace referencia al tema, pero sin hablar de la obra pública sino desde un abordaje más psico-social que político. “El sistema de intendentes requiere redefiniciones –precisa- se habla de autonomía municipal, del arraigo en el interior de la provincia. Cuando hablás con alguien de Entre Ríos, puede haber nacido en Gualeguaychú o Concordia pero si le preguntás, te dice: soy entrerriano. Pero alguien nacido en la provincia de Buenos Aires te dice que es de tal localidad o de tal ciudad o de tal municipio. No te dice: Yo soy bonaerense. Hay algo que yo atribuyo a factores históricos… la provincia de Buenos Aires tiene pendiente un trabajo sobre su identidad común”.
Respondiendo elípticamente a la denuncia de puenteo dice Kicillof “con los intendentes estamos trabajando en conjunto. Invitamos a todos los de la oposición, yo compartí cuáles eran mis propósitos, mis planes, mis objetivos, les dije que quería trabajar con todos y a partir de ese momento le indiqué a los ministros que hicieran reuniones con los secretarios municipales de cada una de las áreas paralelas…la idea es redefinir cuestiones que tienen que ver con la articulación, pero también con la definición de las funciones, de las responsabilidades, de los presupuestos, en todos los niveles de gobierno. Porque hay cuestiones que están poco definidas. Te doy por ejemplo el caso de la educación. La educación en Buenos Aires es provincial como en todas las provincias, lo mismo pasa con la salud…todo termina dependiendo del presupuesto provincial…”
La identidad provincial
Es en este contexto en el que la cuestión de los intendentes en Misiones cobra otra dimensión. No hay aquí una crisis de identidad como en la provincia de Buenos Aires. No es casual que el año pasado se haya estrenado un documental “Ser bonaerense, en busca de nuestra identidad” producida por Infocielo. Abundan también los estudios sobre la “conurbanización” de la provincia y la relación de las zonas del interior. Una de las consultoras que consideró un error de la estrategia electoral de Vidal de esconder a Macri señaló que: aunque la gobernadora mida más en imagen, en la provincia de Buenos Aires se vota por el Presidente, el gobernador no tiene territorio.
Sabio el sentirpensar del intendente de Bernardo de Irigoyen cuando descubre que lo están metiendo en peleas que le son ajenas, a su municipio y a la provincia.