Entre sus puntos principales apunta a que las grandes empresas no llenen las góndolas con sus productos y exhiban también otras marcas. Determina un porcentaje para los productos de las economías regionales.

Martes 17 de marzo de 2020. La Ley de Góndolas ya está en vigencia. El Congreso argentino sancionó la norma que busca promover la competencia entre las grandes marcas y las Pyme y el Gobierno la promulgó a través del Decreto 268/2020 que se publicó hoy, martes, en el Boletín Oficial.
Entre sus puntos principales apunta a que las grandes empresas no llenen las góndolas con sus productos y exhiban también otras marcas.
El tratamiento de esta normativa en las sesiones extraordinarias del Congreso le facilita al presidente Alberto Fernández la herramienta que garantice la competencia entre las marcas en los principales puntos de venta del país.
La Ley 27545 impacta sobre alimentos, bebidas, productos de higiene personal y artículos de limpieza del hogar. Y regula la exhibición en «todo espacio físico, mueble, estantería, en los que se ofrecen productos de similares características, incluidos las puntas de góndola», así como en sus locaciones virtuales (web, aplicación móvil). Quedan exceptuados «los congeladores exclusivos, islas de exhibición y los exhibidores contiguos a la línea de caja».
La norma prohíbe generar una exclusión anticompetitiva de proveedores por el alquiler de espacios de góndolas o locaciones virtuales. En este sentido, especifica que será considerada una exclusión anticompetitiva el pago de cánones o comisiones impuestas que obliguen al proveedor a optar por un solo canal de distribución, según detallan las disposiciones.

Las reglas de exhibición

La normativa establece condiciones para la exhibición de productos, entre ellas las que se publican a continuación:

El producto de un proveedor o grupo empresario no puede tener más del 30 por ciento del espacio compartido con otros productos de similares características; debe haber al menos cinco proveedores o grupos en el sector.
– Se garantiza un 25 por ciento del espacio ocupado por productos similares y de diferente marca para destinarlo a productos de micro y pequeñas empresas nacionales. Y habrá un 5 por ciento adicional para productos de agricultura familiar, campesina indígena y sectores de la economía popular.
– En góndolas físicas, los productos de menor precio deberán estar a una altura media, equidistante entre el primero y el último estante. Y en góndolas virtuales deberán aparecer en la primera visualización.
– En las islas de exhibición o en exhibidores cercanos a las cajas, los productos de micro y pequeñas empresas nacionales tendrán que ocupar el 50 por ciento del espacio.
– Habrá un porcentaje máximo del espacio en locaciones virtuales para productos importados.

Plazos para adaptarse

Los establecimientos alcanzados por esta ley tienen un plazo de 120 días corridos para hacer las modificaciones que sea necesarias e implementar las disposiciones mencionadas. “En caso de incumplimiento, la autoridad de aplicación aplicará las normas referidas a procedimiento y sanciones establecidas en el Régimen de Lealtad Comercial, promoviendo la participación de las organizaciones de Defensa del Consumidor de todo el país”, señala el decreto.
Los fondos recaudados a partir de las multas serán asignados: un 70 por ciento al fomento publicitario de alimentos nacionales, el 50 por ciento en medios de comunicación masivos y el otro 50 por ciento en medios de comunicación Pyme y cooperativos; un 25 por ciento a un fondo de desarrollo del sector de la agricultura familiar, y un 5 por ciento para el funcionamiento del Observatorio de la Cadena de Valor que tendrá por función el seguimiento, consulta, información y estudio del funcionamiento de la cadena de valor de los productos alcanzados por la presente ley, así como también el asesoramiento de los órganos de la administración pública involucrados.

Imagen ilustrativa tomada de Internet.