Las peripecias que se registraron en la provincia de Buenos Aires para sancionar la ley impositiva de Axel Kicillof cumplieron a la perfección el Teorema de Baglini. Los que ayer en la oposición negaban el quorum y votaban todo en contra hoy hablan de responsabilidad e invocan el pronunciamiento popular como derecho a gobernar. Los que ayer condenaban a gobernadores por dialogar hoy se sientan con intendentes para destrabar la Ley. Esa forma de debate polarizada, propia de minorías intensas impide construir consensos amplios y mayorías estables, dos condiciones necesarias para realizar las transformaciones profundas que el país necesita. La historia, en poco tiempo ha reivindicado la actitud estratégica de los gobernadores en los años de Macri.

Seguir leyendo “Las peripecias de Kicillof para aprobar una ley obligan a repensar el rol de las oposiciones y terminar con la lógica del Teorema de Baglini”