“En algún momento la gente se va a empezar a mover” consideró el diputado provincial Ramón Velázquez al definir un crítico panorama económico que afecta los ingresos de los trabajadores. Remarcó, en ese sentido, que los aumentos definidos en paritarias quedaron por debajo de la inflación y que a la vez las empresas empiezan a suspender trabajadores. Enrolado en el moyanismo sindical donde tiene anclaje el partido Cultura, Educación y Trabajo (CET), salió al cruce de las metáforas oficiales que tratan de instalar eso de que con un sueldo se podía ir de vacaciones, se podía comprar un celular. “No era todo mentira, acá los trabajadores lo vivieron, no fue una mentira”, enfatizó para denunciar las políticas neoliberales que aplica el gobierno nacional ya que precisamente apuntan a bajar el salario y generar desempleo. Por eso entiende que el panorama no mejorará porque la intención es la misma que en la época de Menem. Por otra parte sostiene que el ITC diferenciado si sale será nada más que un parche y propone establecer a todo Misiones como zona franca
Por Sergio Faifer

Posadas (Jueves, 4 de agosto). El martes pasado mantuvimos una amena charla con el diputado provincial Ramón del Rosario Velázquez, abordamos distintos temas de la problemática política y sindical, enfocados desde el ámbito local, provincial y nacional:

¿Cuál es su análisis político del primer semestre?
“Según mi análisis, yo no veo en el gabinete de Macri ningún político, son todos gerentes, la verdad que hay áreas donde verdaderamente hace falta políticos, por lo que veo, lo que se ve, lo que uno habla y conversa con distintas personas. Te dicen que la gente tiene una esperanza, también la prensa ayudó a que se genere odio contra Cristina. Hacen creer que va a pasar el segundo semestre, va a pasar el tercer semestre y todavía están esperando algo, yo no veo un cambio, así como que van a hacer algo distinto, yo no creo, esto va a seguir así, ojala que con este tema del blanqueo puedan crear fuentes de trabajo, y llegar a mejorar el sistema. Pero, fíjate por ejemplo, hicimos las paritarias con un 36% y la inflación fue más del 40%, y ya venimos perdiendo desde octubre del año pasado, o sea, estamos para abajo; y ahora le vamos a empezar a correr de atrás. Antes por ejemplo negociábamos la inflación que era del año, y en la parte trabajadora por ejemplo, nosotros nos damos cuenta acá por nuestros propios trabajadores, ya que el aumento que ellos tienen no alcanza ni cerca de lo que es la inflación y ni de lo que va a ser.
Tienen que volver a rearmar el sistema, ya que ellos desarmaron un sistema que no hacía falta venir y cambiar todo, lo tenían que ir viendo de a poquito, por ejemplo: sacar todas las retenciones al campo, sacar las retenciones a las mineras, ya que era mucho el dinero que entraba al Estado, que hoy no tiene, el impuesto a las ganancias que prometieron no pasó nada, o sea, todos estuvimos pagando, y más aún, entonces todo eso va a llevar que en algún momento la gente se empiece a mover. Acá por ejemplo, nosotros tenemos empresas de transporte que empezaron a disminuir personal, como Sauer con treinta y cinco choferes, creo que otras empresas como Wilplinger también van a bajar una cantidad de choferes importantes, empresas que todavía en el interior ya están llamando y dicen: miren muchachos, hay poco trabajo, los fletes son bajos, la carga impositiva en la provincia es bastante importante, entonces, vienen los camiones de afuera y llevan por el combustible la carga. Nuestros trabajadores o sea nuestros choferes están quedando sin trabajo, yo creo que todo eso se tiene que tratar de solucionar tanto desde la Nación como desde la provincia. Igual el ITC; el ITC te puede dar un respiro pero no te va a solucionar el problema. Y la otra cosa que queda es la zona franca: yo creo que es más fácil que se pueda dar la zona franca en todo Misiones que tratar de achicar las asimetrías con Paraguay que va a ser muy difícil.”
Desde el contexto sindical: ¿Dónde están parados los obreros y cómo ve la salida de Moyano?
Yo creo que Moyano también tiene un problema que es la edad, cumplió un ciclo importante dentro del movimiento obrero, y lo más complicado de todo esto es que no hay recambio, no tenés una persona hoy que tenga el peso político que tiene Moyano, o por lo menos algo parecido hasta que se pueda volver a armar. Hoy la retirada de Moyano del Movimiento Obrero deja un vacío tremendo en todas las organizaciones sindicales. Y bueno, eso es malo, eso no le pasa solamente al sindicalismo sino también a la política, hoy no hay dirigentes políticos de recambio. Esto no pasa acá nomas en la provincia, si buscás, no pasan de dos los dirigentes, pero hablamos de dirigentes políticos reales, y después estamos nosotros, todo el resto que estamos luchando por sobresalir de alguna forma, pero así también está el sindicalismo. Hoy por ejemplo, si empezamos a hablar de los tres referentes sindicales más importantes, Moyano, Calo y Barrionuevo, están todos casi en la misma edad, o sea se terminó el ciclo, aunque esas son las mejores personas que pueden colaborar, asesorar o acompañar, pero ya ponerse al frente de una organización y tener esa responsabilidad no es posible. Los trabajadores ven con preocupación cómo se va deteriorando los servicios de la obra social, como se van deteriorando o licuando el sueldo con la inflación, con el impuesto a las ganancias, porque hoy por ejemplo, todos los que recibieron un aumento de sueldo, y los que van a recibir, entran a pagar el impuesto a las ganancias, un ejemplo es que nosotros tenemos gente acá que no quiere hacer un viaje más porque si no pierde plata.
Volviendo al movimiento obrero, ¿Se puede decir que está perdiendo fuerza con este gobierno y en esta nueva etapa?
Yo Creo que hay un poco de confusión en el tema del movimiento obrero, o sea, un gobierno que debería hacer algo distinto, y que hizo de golpe todo lo contrario. Dejó descolocado a varios y a muchos trabajadores, imagínate que ni la CTA se está movilizando, y si la idea del PRO es hacer lo que está haciendo, era el momento justo de hacerlo, ya la gente estaba necesitando un aire nuevo, como esto del cambio, que todos creían que esto iba a ser algo mejor, que íbamos a cobrar un mejor sueldo, es más, cuando vos le escuchas a un dirigente del Pro decir “y soñaban que con un sueldo podían ir de vacaciones, podían comprar un celular, era todo mentira”, pero no, no era mentira, acá los trabajadores lo vivieron, no fue una mentira, ahora, que esta política de hoy, neoliberal que tenemos en la Argentina, vino justamente para que el trabajador sea lo que fuera antes en la época de Menem, los trabajadores estuvimos diez años con los sueldos congelados, ahí sí que no había vacaciones, no había nada, apenas se sobrevivía. Yo creo que eso es lo que no tenemos que repetir, si se pudo en algún momento se tenía que seguir sosteniendo todos los derechos de los trabajadores, ya que él tiene derecho a vivir bien, a estudiar, que sus hijos estudien, tener sus vacaciones y tener una vivienda digna y bueno, vivir dignamente. Lo que vemos es que cada vez se ajusta más para abajo. Por ejemplo, si hoy te vas al mercado y ves los precios, y vas a otros, y en la comparación vas a ver que son totalmente distintos, hay diferencias importantes de precios, y quienes son los que están regulando esos precios del comercio:? son las grandes industrias, y nosotros que estamos lejos, con un uso mayor del transporte, más los impuestos internos que tenemos y lógicamente que la mercadería es mucho más cara, todo es más caro, entonces tenemos Paraguay, tenemos Brasil y empieza el éxodo de compras de miles de millones que se escapan del país.
Desde su punto de análisis: ¿Qué hubiera pasado si la ex Presidente CFK no se hubiera peleado con Moyano?
Pienso que Moyano era un sostén importante de la política social del kirchnerismo, yo participe y estuve en la primera época del gobierno de Kirchner con Moyano en Buenos Aires, y realmente los trabajadores volvimos a recuperar muchos beneficios que antes no teníamos o estaban perdidos. Por ejemplo: volver a tener paritarias, discutir escalas salariales, mejorar los salarios, mejorar las obras sociales, a tener posibilidades para los chicos de aquellos padres que no tenían trabajo ni tenían un sueldo que le deba el estado, los subsidios, que muchos decían “cobran sin trabajar”, pero por lo menos vivíamos tranquilos, sabíamos que estaban contenidos, no podían vivir dignamente a lo mejor con ese sueldo, pero al menos todos los días podían comer , podían vestirse, llevar una vida medianamente digna.
Hoy eso no alcanza, no alcanzan los sueldos, así que imagínate tener un subsidio, y que tampoco ya no hay trabajo. Nosotros acá, de tener trescientos cuarenta y seis empleados, para medianamente sostener esta empresa que es Caminos, tenemos que rescindir de 20 trabajadores, que con carga social y sueldos es un importante ahorro que va a hacer la empresa. Pero como nosotros no estamos para ahorrar, estamos para dar beneficios, tratamos de sostener las fuentes laborales, y también de seguir brindando beneficios, pero eso lo hacemos porque nosotros no somos una empresa que estamos para ganar dinero, no somos como los otros que vienen a invertir para ganar, porque sabemos que las empresas vienen e invierten para ganar dinero, nadie invierte para perder, pero nosotros con que empatemos estamos conformes, porque somos una empresa con una actividad social que todo el remanente que quede de algo dentro de la Mutual, se reinvierte en beneficio a sus afiliados.
Con respecto a la tarifa diferenciada para los nosocomios de Misiones: ¿Piensa que es vital la pelea desde el Parlamento Misionero o es más conveniente trasladar esta cuestión a nivel nacional?
Yo creo que en Buenos Aires ya empezaron a hacer un movimiento donde piden que una ley regule. Una ley nacional sería ideal y que después la provincia se adhiera a la misma. Nosotros presentamos un proyecto de Ley en la provincia porque creíamos que la necesidad y la responsabilidad es de la provincia. La necesidad de los misioneros depende del estado provincial, ahora, si de Buenos Aires nuestros diputados nacionales pueden presentar una ley que rija en toda la Argentina y que todas las provincias se puedan adherir, sería fantástico. Nosotros conocemos del tema porque los “electrodependientes” son muchos, hay personas que por ahí hoy están cobrando un subsidio y tienen que pagar una carga importante en la factura de energía, también sanatorios como el nuestro, por ejemplo, que son sanatorios sociales, no es una empresa que brinda un servicio y cobra y tiene una ganancia. Nosotros reinvertimos todo en servicios, si al sanatorio Caminos o a la Mutual de camioneros le sobra cien mil pesos, por ejemplo, compramos un respirador, compramos un electrobisturi, mejoramos el servicio, pintamos las habitaciones, compramos ropa de cama, mejoramos el servicio para la gente, es decir reinvertimos, entonces esto ayudaría mucho. Para darte otro ejemplo: de pagar treinta mil pesos en energía pasamos a pagar noventa mil pesos, es un golpe importante, imagínate en el año, son casi novecientos mil pesos y eso causa un descalabro en la organización, pero también tenemos que pensar que hay mucha gente que vive en sus casas con respiradores, personas que su salud dependen exclusivamente de contar con un servicio de energía constante, así que nosotros presentamos la ley, vamos a debatirla y defenderla en la cámara de diputados, en las comisiones de Salud, de presupuesto, y si se produce la posibilidad de que haya una ley nacional y que después cada provincia se adhiera, sería lo ideal.
¿Qué piensa con respecto al término del contrato de concesión de los peajes de las rutas nacionales misioneras?
Bueno, nosotros acá tenemos dos empresas de peajes, una que esta por la Ruta 105 y otras dos por la Ruta 12, que tienen una diferencia de valores: en una se paga ocho pesos y en las otras veinte pesos. Entonces, primero presentamos dos proyectos de comunicación para que el Estado provincial nos informe cual es o fue el espíritu del contrato, que deberían haber hecho en estos veinte o treinta años que están recaudando en la provincia, porque recaudan bien, es decir, no es menor el dinero que recaudan, si es solo para mantener limpias las banquinas es una locura. Para mi si los misioneros vamos a aportar algo, nos gustaría aportar al Estado y que el Estado nos dé realmente una ruta como corresponde, pero si vamos a estar pagando a empresas que vienen y se llevan el dinero a otro lugar, y que el Estado provincial tenga que estar remendando las rutas o remendando los puentes, como lo están haciendo acá por Parana-í, por ejemplo, y ver acá la ruta 105 a medio terminar y por ahí leemos en algún diario que el gobernador anterior se llevó los cien millones que faltan para terminar la ruta. Ahora queremos saber cuál es el trabajo que deberían hacer esas empresas de peaje. Preguntar si la tarea que deberían realizar es mantenimiento de la ruta, mejorar las rutas, mantenimiento de los puentes o solo mantener las banquinas. Porque en realidad esto se firmó hace treinta años, yo no tengo conocimiento ni vi nunca el contrato de estas empresas, que son empresas misioneras en algunos casos, o con socios misioneros, y que cobran una cantidad importante de dinero que le hacen falta a muchos municipios, por eso sería ideal que en ese proyecto de comunicación que presentamos, el estado provincial pueda dar la posibilidad de ver cuáles fueron los beneficios que estas empresas brindaron a los misioneros durante tanto tiempo.
También presentamos otro proyecto de comunicación, sobre el tema del Banco Macro, porque cuando era el Banco Provincia de Misiones, yo me acuerdo que venían los chacareros, los colonos, las pequeñas y medianas empresas, podían tener un crédito blando, porque el estado provincial financiaba. Después se privatiza el Banco, por una mala administración, desdibujada seguramente, y hoy lo que queda del Banco privatizado, administra el dinero de los tres poderes del Estado: del legislativo, judicial y ejecutivo, que es mucho dinero de la provincia, que hace préstamos a los empleados provinciales y que la mayoría tiene deudas con este Banco que trabaja con el dinero del Estado. Entonces, nos gustaría saber también cuáles son los beneficios que obtienen los distintos poderes para que una empresa como el Banco Macro haga tan extraordinario negocio y que los misioneros estemos endeudados casi todos con el mismo banco.
Qué opinión le merece el tráfico fronterizo o las personas que se cruzan a comprar a Paraguay y a las asimetrías que tenemos con el hermano país.?
“Nosotros tenemos una “Zona Franca” disfrazada, ir a Paraguay es todo un tema hoy, pasar al otro lado es engorroso, es más, conozco personas que llaman a Paraguay, compran una mercadería y se la entregan acá en Misiones. Con esto ya tenemos una zona franca. Lo que hay que hacer es legalizarla, para eso, el estado provincial se debería abocarse a que esta tarea se realice. Creo que lo mejor que le puede pasar a Misiones es ser parte de una zona franca entre Encarnación, parte de Brasil y Misiones, porque escuchaba estos días a un amigo correntino que me decía “en Corrientes no hay camisas que cuesten mil quinientos pesos, pero acá si, una camisa en Posadas podes llegar a pagar hasta dos mil doscientos pesos”, entonces, ¿cómo es? Si Corrientes esta acá, a trescientos kilómetros, podes comprarte una camisa (la misma camisa que acá cuesta mil quinientos) por setecientos pesos, porque acá tenés que venir a pagar mil quinientos o dos mil doscientos pesos, o le estamos haciendo el caldo gordo a Paraguay, que llevan la ropa de Argentina y las venden allá y encima más baratas. Si declaramos una zona franca en la provincia de Misiones, podemos estar al mismo nivel o tener el mismo ámbito de competitividad que Paraguay y Brasil y seguramente vendrán a comprar personas de Chaco, Formosa, Entre Ríos y otros lugares vecinos. Realmente, así como estamos, vamos a tener muy pocos comercios que puedan competir, además de un desempleo bastante importante y otra cosa peor, nos va a empobrecer mucho, porque los trabajadores misioneros van a sufrir, porque el que tiene dinero va y compra en Buenos Aires o vuela a Miami, porque además le sale más barato, pero el que no se pude trasladar fuera de la provincia o no tiene la posibilidad de cruzar a Encarnación, acá va a vivir muy pobre.”
Desde su punto de vista no oficialista, Velázquez remarca cuestiones que tienen que ver con la vida diaria de los misioneros, el día a día, una problemática que desde los ámbitos locales y provinciales los funcionarios de turno deberían diferenciar lo urgente de lo importante. Misiones creció y seguirá creciendo, eso es indiscutible, pero estamos en épocas de vacas flacas, por lo cual debemos optimizar recursos, del tipo que sea, a los efectos de poder llevar adelante y salir airosos de esta terrible crisis nacional.

Anuncios