Yerba

Para el próximo miércoles pretenden contar con la propuesta de modificación de la ley de creación del instituto yerbatero. A los proyectos del Pays y de la Renovación, ahora se sumó la del propio organismo, cuestionado por los productores por no actuar en su defensa.

Posadas (Jueves 18 de agosto). Para la próxima semana, la comisión de Desarrollo Forestal, Agropecuario y de Cooperativas de la Cámara de Representantes pretende tener finalizada la propuesta de modificación de la Ley de creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), a partir de la cual entienden que podrían corregir la crisis que afecta al sector productivo yerbatero, que viene luchando por mejores precios y denunciando la inacción del Instituto que debería contenerlos.
La discusión comenzó a principio del año legislativo con la propuesta de modificación del Partido Agrario y Social (Pays) y a la que se sumó, tiempo después, la del diputado Carlos Rovira, más el aporte de los sectores interesados en esta temática.
Ahora, ingresó también la propuesta del propio Inym para modificarse a sí mismo, quizás como reacción por las críticas permanente de que así como está concebido, no le sirve al productor. Si bien la mayoría de las voces coincide en que el Instituto sirvió y dio respuesta en el momento en que fue creado, pero con el correr de los años, quedó descontextualizado y poco práctico.
La propuesta que se incorpora para lograr un pre dictamen que contenga los aportes de todos los sectores es concordante con la discusión que vienen teniendo los diputados salvo en el concepto de la tasa para el fondo yerbatero. En el resto, contiene los puntos que vienen discutiendo: fijar el precio de la yerba a la salida del molino, donde propone una escala porcentual para establecer el valor de cada etapa. Para la primera etapa, la materia prima, proponen el sistema actual de valoración de costos, insumos, mano de obra y beneficio económico; para la segunda etapa, la del secadero, sugiere un porcentaje sobre ese primer costo y para la salida de molino, propone el 550 por ciento del valor de la hoja verde.
También sugiere incorporar además del método electrónico de medición de palos, el análisis de fibra bruta o fibra cruda, un método estandarizado regulado por las normas Iram que se aplica en yerba estacionada en depósitos.
Por otra parte, el Instituto también pretende más potestad en la cupificación para lo que sugiere actuar sin la intervención de la Secretaría de Agricultura de la Nación porque entiende que en la actualidad hay una supersposición: el director del Inym está puesto en ese cargo por la propia Secretaría de Agricultura.
“Son varias propuestas las que tenemos en estudio y la mayoría de ellas son coincidentes con lo que se viene discutiendo en la comisión. Estamos buscando el consenso para sacar una idea en común que en principio podríamos presentar el próximo miércoles para obtener un pre dictamen”, dijo el titular de la comisión, el diputado Aníbal Vogel.
En las reuniones, ante el reclamo porque pasa el tiempo y la Legislatura no fija posiciones, Vogel insiste “con la importancia de consensuar para poder corregir y lograr la voluntad del conjunto de los legisladores para votar una ley de modificación de este organismo nacional. Estamos en eso, en incorporar todas las voces con los agregados y modificaciones para lograr una propuesta de modificación de la Ley”, que habrá que discutirla, después, en la Cámara de Diputados de la Nación.

Anuncios