Apenas reelecto como Presidente de la Legislatura misionera, reivindicó la política con la mirada puesta en la gente, la actitud del aprendizaje y de la construcción “sin mezquindades ni vanidades”, dijo. Rescató el mandato popular y la construcción colectiva con el aporte importante de las minorías.


Posadas (Miércoles 7 de diciembre). El diputado Carlos Rovira agradeció a los presentes en el recinto y al pueblo de Misiones después que fue elegido nuevamente para presidir la Legislatura, por un año más, por el ciento por ciento de los votos emitidos y con tres abstenciones de los diputados de la unión Cívica Radical que optaron por no votar, sin proponer candidaturas alternativas para la Presidencia de la Cámara de Representantes.
La sesión especial para elegir a las autoridades legislativas tuvo lugar este miércoles. Después de los juramentos de rigor, Rovira manifestó su agradecimiento y rescató “la voz del pueblo con la que debemos ser respetuosos, porque es la única que está por encima de todos los dictados constitucionales, legales, o de reglamentos”, expresó, para indicar que siempre se esforzó por no hacer diferencias entre los actos privados y públicos, “que sean idénticos y no contradictorios” y pensando en el bien común y el respeto a todos, aprendió a no contestar “oprobios y vituperios como recibí en este recinto”, a los que calificó como innecesarios.
“Hay razones para seguir pregonando y seguir invitando a un plano de construcción donde está la mayoría, avalado por las voces que se expresaron con transparencia en todo el arco político, jerarquizando la gobernabilidad -que no es votar la ley de Presupuesto o acompañar algunos planteos, sino ser leales desde las diferencias y desde los distintos enfoques políticos, en la identificación y el acompañamiento a las necesidades del pueblo”, expresó en alusión a las críticas del bloque radical, emitidas al momento de justificar la abstención al voto.
Rovira insistió con la alegría que le produce sentirme parte de una construcción colectiva “donde las minorías presentes aportaron a un proceso colectivo que es claramente mejor en esta trayectoria democrática que en los años anteriores. No puedo dejar de mencionar que siempre respeté lo que elige el pueblo” y que su posición al respecto “fue, es y será siempre la misma, de pleno respeto. Si por algo estoy aquí es por esa mayoría que se expresó y creo que es una voz superior a la nuestra. Nada ni nadie puede subvertir ese proceso. Quienes con un intento oportunista y especulador pretenden torce esta voluntad, recibirán las consideraciones en las urnas, porque esto no es propio de este presente que avanza hacia más democracia”.

“Gobierna el pueblo a través de sus representantes”

Carlos Rovira también expresó con fuerza y como el mismo mencionó, “con claridad, que sostuve y sostendré que los cuerpos legislativos no gobiernan. Gobierna el pueblo a través de sus representantes, su Presidente, sus gobernadores e intendentes elegidos. Hay que esperar el veredicto del pueblo para decidir sobre iniciativas que les corresponde a los gobiernos”, dijo.
En ese sentido agregó que “vivimos momentos quizás de insatisfacción, incertidumbre, donde no es válido decir cualquier cosa. Y donde el principio elemental de orientación para encontrar las salidas es un principio que debe estar inscripto en profundas reflexiones y no movidos por sentimientos vanidosos, banales o de soberbia, como escuchamos. Eso solo conduce a la división, aislamientos. No es ejemplo de quienes no pueden gobernar su propio espacio, donde su bloque fue reducido a la mitad, erigirse como ejemplo, para dirigir u orientar un parlamento, con la historia que hay aquí”, enfatizó, en alusión nuevamente a los radicales que comenzaron con un bloque de seis integrantes y hoy son sólo tres. Tampoco son ejemplo, dijo, de conducción o de encuentro político con otros espacios.
Rovira entiende que tanto las historias como las conductas públicas y privadas “van tallando con cuerpo y pensamiento el comportamiento de hombres y mujeres en la vida pública” ya que siempre se inclinó sobre el mundo de las ideas. “Es importante invertir cada oportunidad para estudiar y no decir cualquier cosa para ocupar un espacio mediático, sino para superarnos en el pensamiento, en esas razones que desconocemos, para poder tener en ese aprendizaje por lo menos la honestidad del saber”.
Y recordó, la frase de Immanuel Kant, “sapere aude” (“atrévete a saber”) que está en el acceso al Centro del Conocimiento al que consideró un aporte sustantivo para la sociedad y los jóvenes. “Esa frase de un pensador universal es un adagio de la bisagra entre los siglos oscuros del Medioevo y el ingreso al iluminismo. Esa frase nos invita, con humildad y con la potencia que solamente la razón puede tenerla -indestructible, insoslayable- a acceder al principal recurso que tiene la humanidad, la Argentina, los misioneros, y es donde reside el poder, que es el conocimiento.
En ese contexto recordó e invitó a los presentes a participar de la inauguración de la primera Escuela de Robótica de la Argentina que la tendremos en Posadas, “invitando a todos a ese esfuerzo de construcción colaborativa del conocimiento”, acorde a los nuevos tiempos, “nuevas técnicas y metodologías pedagógicas, que se van alumbrando con la potente luz de la tecnología de la era digital”, dijo.
Recordó que los misioneros tienen herramientas digitales y un marco de discusión como la ley de Educación Digital que toó estado parlamentario “pero sin apuros, donde está clara la intención de haber cumplido con la palabra empeñada y haber puesto a mi provincia y a mi sociedad a disfrutar y a expresarse en eso que hace a la condición humana y que es la creatividad, la innovación, el pensamiento crítico” para que quienes consideran las ideas que luego se vuelcan en acciones fundamentales. “Esto no tiene nada que ver con la vanidad de ciertas expresiones que solo buscan la comodidad, quizás efímera, pero no forma parte de la trayectoria de donde salimos, donde estamos -con todo lo que nos falta-, pero fundamentalmente a dónde queremos ir”.
Finalmente el diputado Rovira reivindicó “el arte de la política pero no para la vanidad personal de nadie, sino para la gente. La política que se construye con consensos, con actitudes de grandezas, sin mezquindades, fundamentalmente con la mirada, el pensamiento y los sentidos atentos a la gente. Sigo reafirmando que además de la importancia de extraer de las ciencias, de los pensadores y corrientes universales del pensamiento, las lecciones más importantes están en la calle, donde se sufre, donde hay necesidad; donde está el dolor, la insatisfacción, la postergación de tantos sueños no cumplidos, ahí debemos poner la política”, sentenció.

Anuncios