La Juventud Radical (JR) misionera rescató el eslogan de la dictadura militar “derechos y humanos” para criticar a Cristina Kirchner y a su jefe de Ejército, César Milani. La ministra Tiki Marchesini rechaza esa asociación y reflexiona sobre el desconocimiento y la intencionalidad de jóvenes como los nombrados.

 

Posadas (martes 21 de febrero). La ministra de Derechos Humanos de Misiones, Lilia “Tiki” Marchesini, posteó una reflexión en Facebook sobre la posición de algunos jóvenes frente a la historia de las violaciones de los derechos humanos y el papel de la dictadura en la Argentina: lo grave, es que se trata de la juventud radical misionera que parafrasea el eslogan de la última dictadura “los argentinos somos derechos y humanos” en una crítica a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de la detención del exjefe del Ejército, César Milani.
El banner de los jóvenes radicales tiene, dice la ministra, “un subtexto donde hacen mención a la Memoria la Verdad y la Justicia y confunden esos términos con el slogan del mensaje peligrosamente… demasiado peligrosamente” y escribe –agrega- “porque es muy duro y muy triste pensar que estos jóvenes radicales actuales no saben que uno de los “lemas” de la Dictadura fue esa frase: Los argentinos somos “Derechos y Humanos”. Esa frase, también fue una publicidad y recorrió el mundo como vergüenza argentina en los años 78 cuando, durante el mundial de football, se desaparecían personas, se mutilaban y se vejaban a otras, se asesinaban y tiraban al mar otras tantas… Y solo pienso: no saben? y también me pregunto… o lo hacen a propósito?”
Las respuestas del posteo de la ministra Marchesini acompañan su reflexión y sostienen que hay desconocimiento de parte de los jóvenes sobre el terrorismo de Estado, entre 1976 y 1983, es decir, cuando el Estado Nacional actuó fuera de la ley, violando sistemáticamente las leyes más elementales y, entre ellas, las que consagran los derechos humanos.

El posteo de Marchesini

Marchesini arranca la reflexión con una anécdota personal relacionada con la detención de su padre, Víctor Marchessini, durante la dictadura. Dice, en su posteo:
Me tomo un tiempo para hacer esta nota, sintiendo que es momento para hacerlo. Sobre todo pensando en los jóvenes.
Hoy tuve dos situaciones que me llevan a estar ahora escribiendo. Las dos con poco tiempo entre una y otra, pero estrechamente vinculadas, y creo en las sincronicidades.
Para los que son amigos míos de otros tiempos no es ajeno saber que casi todos mis años de secundario -y un poco más- mi padre Víctor Carlos estuvo detenido por el PEN (esto significa Poder Ejecutivo Nacional) -dictadura del 76-. Voy a escribir así, pensando justamente en el segundo episodio y es ahí donde me quiero detener porque se trata de los jóvenes. En nuestro caso como familia, desde abril de 1976 Papá estuvo 45 días “chupado” -término que se usaba para cuando no se sabía dónde ni en qué situación él estaba-. Después de ese tiempo lo “blanquearon” en Candelaria y hacia fines de ese año lo trasladaron a Resistencia. Hasta 1977 no lo pudimos ver. No hablo de tocarlo ni de darle un abrazo, hablo de verlo en un locutorio como en las películas. Cuando pudimos empezar a realizar esas visitas aprendí a manejar nuestro Fiat 128 color té con leche, con 15 años, Mamá iba sin dormir -porque trabajaba todo el día-, a mi lado, con café y caramelos para llegar a las 4 de la mañana a Corrientes, pedir audiencia con el Jefe de la Zona, general Cristino Nicolaides -juzgado por varias causas de lesa humanidad- al que esperábamos muchas horas y que no nos recibía nunca. Y desde allí hacer todo el circuito para que nos autorizaran verlo al viejo. Eso era llegar a Resistencia y tener una visita de una hora. Eso si llegábamos a tiempo. Allí en el penal, y bajo un inolvidable árbol de mora, que era el único que se apiadaba de nosotros y no nos maltrataba, esperábamos cubriéndonos del sol los familiares. No sigo en detalles que ahora no vienen al caso.
Pasaron 40 años.
Vivo en la misma casa que viví en aquellos años. Salgo hoy (lunes 20) y encuentro el mismo auto en la misma vereda donde lo estacionábamos. Tiemblan mis piernas, late mi corazón, saco dos fotos y las cuelgo en mi muro. Me voy a trabajar. Por supuesto con el alma alterada y tratando de recordar tipo película algunas situaciones y hasta los chistes de mis compañeros de colegio con respecto a ese auto… Me pregunto muchas veces qué significa ese auto hoy ahí… No lo puedo creer.
Segundo episodio.
Como sabrán mis amigos de otros tiempos mi padre fue un referente dentro del Partido Radical, pero era un radical de izquierda, lo que le valió entre otras cosas caer preso en las tres dictaduras: Onganía, Lanusse y finalmente Videla. Fundó, en su momento, el Movimiento de Renovación y Cambio aquí en Misiones, y también, como abogado, defendió a muchos compañeros, o sea peronistas; eran épocas de una militancia donde las diferencias partidarias para muchas acciones no eran diferencias consideradas inflexibles; había mucha formación política, mucho debate en serio, primero por la proscripción del peronismo y luego por la llegada de Perón. Estos debates eran para adentro y para afuera de cada partido y también entre los partidos. Así se vivía, así me crie.
Hoy casi autómata con el celular del Siglo XXI, hora después abro el Face. Veo con espanto la publicación de la Juventud Radical de aquí, de aquí mismo! Banner con el slogan “Derechos y Humanos” a modo de escrache con la foto de nuestra anterior Presidente Cristina Kirchner y por supuesto… Milani, con un subtexto donde hacen mención a la Memoria la Verdad y la Justicia y confunden esos términos con el slogan del mensaje peligrosamente… demasiado peligrosamente. Y no puedo quedarme callada, y por eso escribo, porque es muy duro y muy triste pensar que estos jóvenes radicales actuales no saben que uno de los “lemas” de la Dictadura fue esa frase: Los argentinos somos “Derechos y Humanos”. Esa frase, también fue una publicidad y recorrió el mundo como vergüenza argentina en los años 78 cuando durante el mundial de football se desaparecían personas, se mutilaban y se vejaban a otras, se asesinaban y tiraban al mar otras tantas… Y solo pienso: no saben? y también me pregunto… o lo hacen a propósito?
Y por eso escribo.
Si no saben este texto les puede enseñar un poco y hay mucho material de aquella época para acercarles y que debatan y así aprender. El conocimiento nos hace libres, es una de las herramientas del ser humano para una buena humanidad.
Si lo hacen a propósito solo queda pensar que son intereses análogos a las mismas personas y corporaciones civiles y no civiles que hicieron de aquella época y de aquella publicidad una triste arma para dominar las libertades sumir al pueblo en el miedo y apoderarse no solo de su destino económico sino de su dignidad.
Por eso esta nota.
Pedagogía SI. Manipulación NO. Si los jóvenes de un partido pretenden sumar jóvenes que lo hagan por el camino de la Verdad. No por el del desconocimiento ni por el de los intereses. Porque todavía hay mucha Memoria en el pueblo argentino.
El auto, la casa, la historia. Mis hijos, los hijos de otros… Hoy.
Memoria, Verdad y Justicia.

tiki
El posteo de los jóvenes radicales rescata la frase de la dictadura: “derechos y humanos”
derechos-humanos
La propaganda de la dictadura para esconder los crímenes de lesa humanidad.
Anuncios