El gobernador Passalacqua y el intendente Fernández entregaron los primeros 30 títulos de propiedad de unos 530 que esperan regularizar en las próximas semanas. Agilizaron el proceso por el compromiso de todos los sectores que sumaron esfuerzos, para este acto de justicia social.

OBERA. Los pobladores del populoso barrio Cien Hectáreas de Oberá comenzaron a recibir sus títulos de propiedad después de más de tres décadas de espera, en un acto de estricta justicia social, como calificaron los funcionarios de la Municipalidad de Oberá, quienes pudieron avanzar con la regularización de estos trámites gracias a la predisposición del Gobierno provincial y del Colegio de Escribanos de Misiones.
Este viernes los primeros 30 títulos llegaron a manos de los pobladores durante un acto que tuvo lugar en el propio barrio, con la presencia del gobernador Hugo Passalacqua y funcionarios del Gobierno provincial, que acompañaron esta entrega que fue posible gracias a la celeridad del equipo que se abocó de lleno a resolver la situación que alcanza a más de 530 familias. La primera entrega correspondió a 30 títulos que estaban en condiciones de ser entregados mientras que el resto llegará a manos de los beneficiarios apenas vayan saliendo, explicaron.
Esta regularización de títulos urbanos es la más grande que se lleva a cabo en Misiones. Es el resultado de un proceso que comenzó hace cerca de un año y que pudieron cumplir con los plazos que se propusieron, para acercar las soluciones a la mayoría de los habitantes del barrio, que en cuatro décadas de ocupación no pudieron contar con los títulos de propiedad.
El gobernador Hugo Passalacqua destacó en la entrega de los títulos que la forma de trabajar es en conjunto, entre todos los sectores, sumando las pequeñas acciones que vayan transformando la calidad de vida de los vecinos.
“Esto no es un acto sino una reunión de familia. Misiones es una gran familia y lo estamos logrando juntos sus habitantes, con las diferencias naturales (políticas) que hay pero con el objetivo común de que Misiones vaya para adelante”, expresó para después, pedir “disculpas a la población en nombre de todos los Gobiernos, por la espera y la paciencia pero ahora ya tienen los títulos en sus manos”.
Admitió que la propuesta del intendente Carlos Fernández, de avanzar con esta regularización era “un desafío inmenso” pero que gracias tanto al Colegio de Escribanos como a la subsecretaria de Tierras y Colonización, Sonia Melo, “que pusieron el pecho pudimos entregar estos y otros títulos de propiedad: en solo un año y medio de gestión entregamos más título de propiedad que en los últimos 30 años, dijo el Gobernador.

“Gracias al equipo pujante con ganas de resolver problemas”

El intendente Carlos Fernández destacó la alegría que produce en su equipo de trabajo esta entrega, un equipo pujante y lleno de iniciativas, “con muchas ganas de resolver problemas y que pudieron articular este programa de titularización de tierras con la Provincia. Hoy da sus frutos con más de 537 títulos que llegarán a los obereños. Nos eriza la piel a quienes acompañamos la firma de los documentos porque resuelve la problemática de más de 40 años de quienes habitan estas tierras”, expresó.
Agradeció en ese sentido a los organismos que permitieron avanzar con este acto de reparación y destacó el trabajo del Colegio de Escribanos, que aceptó trabajar con una tarifa social y al Gobernador con su política de Estado, dijo Fernández.
Este viernes entregaron los primeros 30 títulos de propiedad del barrio Cien Hectáreas de Oberá, de poco más de 530 que tramitan para regularizar su tenencia en el transcurso de los próximos meses. Apenas asumió sus funciones, el intendente Fernández se comprometió en avanzar con estos trámites ya que las mensuras de las tierras estaban realizadas desde hace más de tres décadas.
A mediados de 2016 comenzaron con los trámites, con el anhelo de entregar los primeros títulos a mediados de 2018, pero la celeridad puesta de parte de todos los sectores permitió avanzar y simplificar estos pasos: no hace más de un par de meses, desde la Municipalidad de Oberá anunciaban que los primeros títulos estarían en manos de sus propietarios para marzo de 2018 pero la decisión de corregir tantos años de atraso comprometió en forma directa tanto al gobernador Passalacqua como a la subsecretaria de Tierras de la provincia, Sonia Melo, quienes agilizaron los trámites, acompañados tanto por los demás organismos del Estado como por el Colegio de Escribanos, cuya celeridad permitió que los primeros 30 títulos lleguen a mano de sus propietarios.
El responsable de la Oficina de Tierras de la comuna, Matías Frick, destacó que a mediados de este año estimaban que para el mes de marzo podrían entregar los primeros títulos pero adelantaron de manera considerable.
Este trabajo comenzó hace poco más de un año cuando el Ejecutivo municipal presentó un proyecto de Ordenanza con una propuesta integradora de trabajo, que el Concejo Deliberante convirtió en dos propuestas: por un lado, el proyecto para que Oberá cuente con un banco de tierras y disponga de fondos para adquirir tierras que se anexen a las que ya tienen para ese fin y por otra parte, la autorización para avanzar con la titularización del barrio Cien Hectáreas, con una tarifa social para el valor de las tierras, tal como fue aprobado. El Banco de Tierras sigue en estudio.

“Pudimos avanzar rápido, por el compromiso de todos”

“Los vecinos están concretando un sueño por el que esperaron más de 30 años. En el año 1982 la provincia donó esas tierras, por Decreto, al Municipio, después de adquirirlas a la Gendarmería Nacional. En 1983 se hizo el plano de mensura y la división en lotes para las cien primeras familias que habitaban en el lugar. Desde entonces ya estaban dadas las condiciones para avanzar con la titularización. Pero en estos 34 años, las distintas administraciones apenas avanzaron con la regularización y titularización de 64 lotes, de un total de 557 lotes pese a que las mensuras, que son onerosas, ya están hechas”, explicó Matías Frick.
“El análisis técnico nos permitió avanzar, después de recuperar la información de catastro y de armar las carpetas con una encuesta específica para el barrio. Tomamos los datos para las escrituras y el trabajo de campo, casa por casa, nos dio, además, el perfil socioeconómico del los habitantes del barrio. Actuamos con la celeridad para estos casos y lo primero que necesitábamos era actualizar la ordenanza de 1982 para disponer esta titularización y la presentamos ante el Concejo Deliberante. Con esa ordenanza aprobada implementamos el pago, accesible, y logramos celebrar un Convenio con el Colegio de Escribanos para contar con una tarifa social para las escrituras de este barrio, de solo cinco mil pesos a los que se suma el costo de la tierra y algunos extras que hay que pagar en Rentas, redondeando en diez mil pesos que los vecinos pueden pagar hasta en 24 cuotas”, dijo.
“Pudimos avanzar rápido, por el compromiso que pusieron todos en hacer llegar estos títulos a sus legítimos dueños, después de tantos años de espera”, concluyó Frick.

Anuncios