Domingo Paiva, secretario adjunto del Soime, dice que “el incremento salarial del 17 por ciento otorgado debe revisarse en forma urgente”. Y alertó sobre la crisis en el sector: “no hay despidos masivos pero si mucha incertidumbre”.

Por Alejandro Spivak.

Eldorado (8 de agosto).El secretario adjunto del Sindicato Obrero de la Industria Maderera de Eldorado, Domingo Paiva, dijo que si bien no hay despidos masivos en el sector maderero, el empleado vive con mucha incertidumbre su futuro laboral.
En una entrevista con Misiones Plural, el sindicalista dijo también que espera que con un dólar cerca de 29 pesos, las grandes multinacionales se alejen del mercado interno y vuelvan a exportar y planteó, también, su preocupación por la falta de responsabilidad del 30 por ciento de los empresarios que no aportan a la obra social Ospín.
“El incremento salarial del 17 por ciento otorgado debe revisarse en forma urgente”, aseguró.
-El domingo pasado los empleados madereros celebraron su día. ¿En qué contexto nacional los trabajadores celebraron tan significativa fecha?
-Lamentablemente la celebración se realizó dentro de un contexto nacional malo para los trabajadores madereros. La obra social Ospín está tratando de mantener todos los servicios; más allá de que muchos empresarios dejaron de pagar los que le corresponde por cada afiliado. Además, todos sabemos que la inflación de este año superará el 30 por ciento y a duras penas el trabajador está pudiendo llegar a fin de mes con el pago de la comida.

-¿Se están produciendo despidos en el sector?
-Estamos pasando por una situación compleja, complicada. Debo reconocer, obstante que no se está produciendo despidos en forma masiva como se produjeron en 2016. Los despidos que se producen son en las empresas ya conocidas y que acuerdan con el empleado pagarle la indemnización en largas cuotas. Vivimos con mucha incertidumbre no solo en Misiones sino en el resto del país.

-¿En este primer semestre hubo bajas importantes o el empresario está tratando de mantener la fuente laboral?
-Debo reconocer que muchos empresarios están haciendo un fuerte sacrificio para mantener las empresas abiertas. Pero también hay empresarios que aprovechanla situación de crisis y no pagan los salarios en tiempo y forma; no pagan las horas extras y el feriado nacional. Es decir que son varios los ítems que dejan de abonarle al trabajador maderero. Hay empresarios que están sosteniendo la fuente laboral con la esperanza que la situación se revierta.

-Algunos empresarios sostienen que con un dólar rosando los 29 pesos mejoró la exportación. ¿Coincide?
-Sí, Pero debemos recordar que en la presentación del censo de los aserraderos de la provincia de Misiones la exportación no supera el 30 por ciento. La esperanza es que con un dólar cercano a los 29 pesos las multinacionales salgan a exportar y liberen el mercado interno.

-¿Cuál es la rama maderera que se encuentra en peor situación?
-Prácticamente todas las ramas están trabajando las 48 horas semanales. El terciado necesita de más insumos para fabricar, no como el aserrado que es una sola línea. En el terciado tenemos empresas históricas con problemas, como maderera Henter de Montecarlo, que si bien está trabajando casi en forma normal tiene una situación particular que viene arrastrando desde el año 2002; ya que al desfinanciarse no tiene crédito bancario. Otra empresa es Master, también de Montecarlo con maquinarias antiguas que le dificultan competir con otras firmas comerciales.

-Desde el empresario aseguran que hay faltante de materia prima. ¿Coincide?
-Creo que materia prima hay. El problema, a mi modesto entender es la especulación que se está produciendo por el alza constante de precios. Según el censo de aserraderos de Misiones hay materia prima para trabajar normalmente; por eso; insisto el tema a mi entender es especulativo. Además, estoy convencido que el tema pasa también por la forma de pago.

-¿Insisten desde el gremio por la falta de una política nacional de construcción de viviendas de madera?
-Sí. En 2016 acompañamos a la entonces senadora Sandra Giménez cuando presentó el proyecto de ley para que el 80 por ciento de las construcciones de viviendas tenga componentes de madera. Las viviendas se siguen construyendo con las aberturas de metal. Sólo se usa madera para el bajo techo.

-¿Cuál es el grado de deuda que tienen las empresas con la obra social Ospín?
-La obra social se mantiene porque es solidaria. El 40 por ciento de las empresas son aportantes regulares. Un 30 por ciento son aportantes eventuales, es decir que pagan un tiempo; dejan de hacerlo, hacen convenios y vuelven a pagar. En tanto que el 30 por ciento restantes son morosos crónicos, que tienen un total desinterés por una obra social que está atendiendo a su empleado y familia.

-¿Incrementos salariales?
-Usimra firmó un acuerdo por el 17 por ciento de aumento que se extiende desde junio hasta diciembre el 9 por ciento; el otro 8 por ciento va desde enero a mayo de 2019, con la revisión de estos porcentajes de acuerdo con la inflación que el propio presidente (Mauricio) Macri dijo que rondará el 30 por ciento.

Anuncios