El fin de semanala Casa Rosada deslizó a través de sus operadores en los medios que Macri quiere llevar de diputado nacional a Alfredo Schiavoni. Es una cuestión de confianza y responde al objetivo de incrementar la bancada del PRO en Diputados. Se habla de una nueva fase política que se abre con la nominación de Pichetto y la delegación en dos peronistas para presidir las dos Cámaras del Congreso en un eventual segundo mandato de la Alianza. Pero ajenos la gravedad de la crisis y de la densidad de la decisión del Presidente, aquí los “jóvenes viejos” de la UCR, que rechazan el dedo en la conformación de las listas, mañana podrían designar a dedo una lista propia y forzar las Paso.

Lunes, 17 de junio. En varios medios nacionales se viene difundiendo que, después de la disruptiva nominación de Pichetto en la fórmula presidencial, el armado político de la Casa Rosada incluye el capítulo del Congreso. En un eventual segundo mandato de Mauricio Macri, dos peronistas estarán al frente de las dos Cámaras, Pichetto en el Senado y Ritondo en Diputados. En función de ese esquema, uno de los objetivos centrales es incrementar el número de diputados del PRO. Se trata de confianza y de las relaciones personales que muchas veces en política son cuestiones que los líderes toman en cuenta con frecuencia. Es por eso, que Macri no oculta su preferencia por Alfredo Schiavoni para que encabece la lista de candidatos a diputados nacionales por la alianza en Misiones que ahora se denomina Juntos por el Cambio.
Lo deslizó La Nación el sábado en su nota de tapa que, si bien informa que la Casa Rosada ha flexibilizado la estrategia electoral y habilita las Paso para definir los postulantes al Congreso Nacional, reserva un párrafo para Misiones que la incluye entre “las provincias donde las discusiones internas no estaban zanjadas hasta este fin de semana y donde las PASO para diputados nacionales asomaban como posibilidad”. Pero subraya: “rompiendo el tradicional reparto de candidaturas, en Misiones, la Casa Rosada quiere llevar como candidato a diputado nacional a Alfredo Schiavoni, hermano del presidente de PRO, Humberto Schiavoni. Pero el radicalismo reclama para sí ese lugar, aunque aún no está claro con qué nombre”.
El deslizamiento de la preferencia del Presidente cobra mayor significación en el tono de la nota en el que se informa que “en otra señal de apertura y con la intención de apuntalar la candidatura presidencial del binomio Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto, habilitará la instancia de las PASO para definir en algunos distritos sus candidatos al Congreso Nacional…En estas elecciones, a diferencia de los últimos comicios legislativos, ya no regirá el criterio único de las listas de unidad. Los socios políticos intentarán llegar a acuerdos. Pero si no lo logran, o si la competencia tiene algún atractivo, desde el Gobierno ya advierten que habilitarán las PASO en la categoría de diputados y senadores Nacionales…Desde la UCR, en tanto, señalaron que primero intentarán llegar a listas acordadas con Pro. Su principal premisa es intentar renovar las 19 bancas que el partido pone en juego en Diputados. “Vamos a tratar de que haya acuerdos. Tenemos que poner al candidato que más mida. Si conviene una PASO, porque la competencia interna moviliza a votar, se hará”, señaló un alto dirigente del radicalismo que está en el armado”.

Nuevos tiempos

frigerio y alfredo

Como todo tiene que ver con todo, para encuadrar esa preferencia de Macri por un candidato PRO, hay que considerar que la densidad de la nominación de Pichetto, no pasa por los votos ni por la territorialidad, sino por la propia significación del cargo del Vice que es relevante porque aporta al candidato cosas que no tiene y amplía el universo de representación. Entre otras interpretaciones, y asociadas al peso específico de Pichetto, la nominación tiene implícita mensajes al interior de la alianza de Gobierno. Se inaugura una nueva fase en la construcción política aunque se insista en sostener el rumbo económico y en afirmar que no hay alternativas.
Desde la Casa Rosada alientan los consensos en las provincias aunque se resignen a las primarias si sus socios en la Alianza se ponen intransigentes. Por eso, cuando estuvo esta semana en Posadas, el ministro político del gabinete de Macri, Rogelio Frigerio, subrayó que intentarán consensos en los armados de las listas, aunque en declaraciones públicas se vea obligado a decir que las Paso son mecanismos democráticos para dirimir las candidaturas. Traducido a Misiones, está defendiendo la postulación de Alfredo Schiavoni, un hombre clave en la relación Nación – Provincia en estos años. Para fortalecer el respaldo a Schiavoni, Frigerio, después de los actos protocolares del viernes, se quedó a cenar con los referentes PRO en Misiones, cara a cara con el candidato propuesto para la lista nacional. La señal fue visible. Hubo fotos sonrientes, revela el colega Argüello en Economis. Ya antes, el diputado Jorge Ratier Berrondo, vicepresidente segundo del Poder Legislativo, fue enfático al señalar que impulsan la candidatura a primer diputado nacional para el presidente del PRO Misiones, y que “buscarán hasta último momento” evitar unas primarias con los precandidatos del radicalismo, porque las internas “siempre dejan heridas”. Asimismo, en una entrevista la semana pasada el periodista Ariel Sayas lo enfrentó a las informaciones que circulan en medios nacionales que revelan la decisión de Marcos Peña, que en el armado nacional, de haber definido el respaldo a Schiavoni, que en el reportaje destacaba las virtudes de las primarias para dirimir diferencias. “Leí a lo que haces mención –le respondió- pero nunca se habló de eso. En el caso de que haya alguien que compita por el partido que yo presido a nivel provincial que es el PRO, me parece que es lo más normal y como te dije que legitima un poco más la candidatura”.
Cortesía o diplomacia, o declaraciones políticamente correctas.

La UCR y el aforismo borgeano

Los años corrigieron a Borges. Aquello que dijo de los peronistas, les cabe hoy a los radicales: “no son ni buenos ni malos, son incorregibles”.
Ajenos a la gravedad de la crisis, a la profundidad de la recesión y a las fisuras en el bloque dominante que sostiene al Gobierno; después de varios papelones electorales como en Córdoba, el de ayer en Santa Fe, disritos en donde perdieron las intendencias de las capitales, y aquí en Misiones, fundamentalmente en Posadas; después del desaire del Presidente al nominar a un peronista en la fórmula, siguen como si nada. Son incorregibles.
Sin detenerse a revisar las causas del pronunciamiento popular del 2-6 e ignorando las voces internas que los sindican como mariscales de la derrota, los “jóvenes viejos” del partido salen a pedir las Paso. Se postulan Pianesi y Arjol, que sin empacho en poner las culpas afuera, responsabilizó del resultado electoral adverso a la economía de Macri y a la ley de lemas. ¿Son confiables para Macri? ¿Dónde jugarían si el nosiglismo ensaya otro putsch como la rebelión de los comités que dirigió desde las sombras amagando con la ruptura de Lousteau que finalmente juega por adentro?
Incorregibles también en el doble discurso. Para dirimir candidaturas con el PRO, los ucerreístas tienen fácil el discurso de la democracia y la participación, pero invierten la lógica cuando otros radicales demandan participación interna. Así como ellos objetan la candidatura a dedo para el PRO, ellos usan el dedo para definir quién va y quién no va de la UCR. Y mañana en el comité, intervenido, precisamente para silenciar disidencias internas, un reducido grupo de directivos decidirá quién es el candidato o si aceptan las sugerencias de la Casa Rosada.
Frente a esta actitud, hay tres preguntas metodológicamente conducentes:

1. ¿Tiene suficiente resto la UCR para forzar internas si en la Casa Rosada hubiera decisión de jugar a fondo?
2. ¿Cuántos cargos nacionales ejecutivos ocupan en Misiones dirigentes de la UCR?
3. ¿Hasta cuándo la conducción provincial del PRO tolerará rebeldías a la conducción? 

Juntos por el Cambio

humberto schiavoni pichetto 2

No es un dato menor el nombre que llevará en las boletas el macrismo. De Cambiemos trocó en Juntos por el Cambio. La nominación es la misma que llevó la alianza aquí en Misiones el 2 de junio. Nada es casual en política. Remite a la presencia y vigencia de Humberto Schiavoni en la mesa chica del macrismo. A pocos días de su derrota en las urnas y de las facturas que le pasaron, se lo vio en el centro de la escena nacional, como el día en que se formalizó el anuncio de Pichetto.
Avala la hipótesis que trabajamos en Plural: en las elecciones el pueblo ni gana ni pierde, se pronuncia. Y si bien los votos delegan representaciones, también dejan mensajes. Por eso consideramos que Schavoni dejó como legado un proyecto de desarrollo elaborado con precisión que encuadra debates racionales en los que puede inspirarse una oposición constructiva. Hay todo un trabajo de la Fundación Pensar que no objeta los “qué” de las políticas de la Renovación si no los “cómo”. Y decíamos “los 115 mil votos son adhesiones que constituyen una plataforma de relanzamiento del PRO para las elecciones nacionales que se inician dentro de poco en las primarias de agosto”.
En ese sentido, Alfredo Schiavoni, que no se deja ganar por la política de la grieta, adelantó que ese trabajo en la elaboración de propuestas para Misiones, en la que participaron equipos técnicos “se pondrá humildemente a disposición del Gobernador electo de la provincia y por supuesto del actual. Pero estamos dispuestos a ofrecerle a Oscar Herrera todo ese trabajo intelectual que se hizo y le puede servir de provecho para gobernar los próximos cuatro años la provincia. Hay muchas horas de gente inteligente en ese trabajo, así que eso les puede servir a todos los misioneros.”