Este viernes llevaron adelante una protesta pacífica frente a la institución, en Posadas, pero la policía y la propia administración universitaria los disuadieron. Los jóvenes reclaman por un aumento que consideran desmedido y por la presencia policial que logró amedrentarlos, aseguran.

Viernes 15 de noviembre de 2019. Un grupo de alumnos de la Universidad Cuenca del Plata, en Posadas, realizaron una protesta pacífica frente a la institución por lo que consideran un aumento desmedido de la cuota que regirá desde diciembre y hasta mediados del próximo año, pero fueron amedrentados por la presencia de la policía de Misiones que se presentó al lugar para disuadir la medida ante la amenaza de profundizarse.
Desde la propia institución, la responsable de la delegación Posadas, Laura Jacobacci, admitió ante Misiones Plural la manifestación de los jóvenes preocupados por el aumento de la cuota “que se ajusta al índice inflacionario” y confirmó que advirtieron a los alumnos que “no le asiste el derecho a la protesta” cortando la calle. Los alumnos aseguraron que nunca cortaron la calle y que no salieron de la vereda. La funcionaria educativa, en tanto, aseguró que los estudiantes sí cortaron la calle Barrufaldi, frente a la institución, pero que desconocía quién había llamado a la policía. Insistió, de todas maneras, que los estudiantes pueden protestar dentro de la universidad pero no sobre la calle.
La presencia policial, denuncian los estudiantes, dividió el grupo. Unos pocos entraron a la Universidad a exponer sus posiciones ante este aumento, que Jacobacci fundamentó con que se adapta dos veces al año de acuerdo al índice inflacionario y que sostendrán: de esta manera, la Cuenca del Plata aumentará la cuota de estudio desde diciembre en más del 40 por ciento ya que pasará de los 7730 pesos actuales a 10825 pesos, hasta mediados de 2020 cuando sufrirá otro ajuste.
Los estudiantes protestaron por dos situaciones: el aumento de la cuota, al que consideran desmedidos, y después, cuando la policía llegó, aunque aseguran también que en trato de la fuerza fue cordial, aunque la intención era amedrentarlos en consonancia con el planteo de la institución que les aseguró que no tenían derecho a ese tipo de protestas y que después fue ratificado ante Misiones Plural por Laura Jacobacci. De todas maneras, desde la institución aseguran que ellos no llamaron a la policía.
La protesta contra el aumento del 40 por ciento del precio de la cuota de estudio en la Universidad Cuenca del Plata surgió de manera espontánea, aseguran los estudiantes, frente a la difícil situación económica del país, donde la pérdida del empleo, la inflación y la suba desmedida de los productos de la canasta básica impacta de manera extraordinaria en las finanzas familiares. “Es un aumento de 3100 pesos a una cuota ya de por si bastante difícil de afrontar”, explicó uno de los estudiantes, disconforme con el aumento y con la forma de querer callar la protesta que, asegura, llevó adelante su institución con la policía. “Es mentira que hayan llamado los vecinos a la policía por ruidos molestos”, aseguró uno de los jóvenes estudiantes.
Laura Jacobacci admitió que la situación económica está complicada para los estudiantes pero se excusó con que el ajuste de la cuota es previsible dos veces al año, en consonancia con el índice de inflación. “Los invitamos a hablar, escuchamos su preocupación y se retiraron. Otros se quedaron en la vereda, ya no en la calle, con la protesta”, explicó.

RP – Misiones Plural