El Gobierno argentino anunció el parate total del país desde esta noche y hasta las 24 horas del 31 de marzo. Están garantizados los servicios esenciales, aseguraron. El propio Alberto Fernández hizo el anuncio respaldado por la mayoría de los gobernadores. La circulación estará restringida, con pocas excepciones: supermercados, farmacias, cajeros y farmacias.

Jueves 19 de marzo de 2020. El presidente Alberto Fernández -junto a la mayoría de los gobernadores argentinos y el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires-, anunció la cuarentena obligatoria para todo el territorio nacional de cara al fin de semana largo y a raíz del aumento de casos de Coronavirus que en el país ya se cobró tres vidas: la medida regirá desde esta medianoche y hasta las 24 horas del 31 de marzo. El anuncio, breve, comenzó a las 21.12 y finalizó a las 21.24 de este jueves 19.
Desde la tarde, los gobernadores se fueron sumando a la reunión a partir de las 16.30 que tuvo lugar en la Quinta de Olivos, donde analizaron la situación y consensuaron las medidas anunciadas, respaldadas por un Decreto Presidencial. Los distintos partidos políticos, a excepción de la izquierda, avalaron este Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que busca paralizar el país para frenar la circulación del coronavirus Covid19, que registra 128 casos y tres muertos en la Argentina.
La principal preocupación es la respuesta sanitaria y después vendrá la respuesta económica para enfrentar la crisis que generará este parate. El Gobierno aseguro que garantizará los servicios esenciales. Supermercados, farmacias y centros de salud permanecerían abierto; los bancos deberán garantizarán la existencia de dinero en los cajeros automáticos y propician las transacciones digitales.

El Presidente dijo que pese a las medidas tempranas que anunció, la gente no entendió que no se puede circular. Por ese motivo, “el DNU a partir de las cero horas de mañana deberán someterse al aislamiento social preventivo obligatorio. La medida sale tratando de que los efectos sobre la economía sean mínimos. Se busca evitar seguir trasladando el virus de persona a persona. Podrán salir a hacer compras a negocios de cercanías, farmacias, supermercados, pero la Prefectura, GN, la Federal y las policías provinciales controlarán qué se hace en las calles y quienes no puedan explicar sus salidas, tendrán consecuencias judiciales. Me pongo al frente para garantizar lo que nos propusimos: evitar que se acelere el ritmo de contagio de manera que no lo podamos atender, para que al propagarse sean lentos y el Sistema Sanitario Argentino puede hace frente. Necesitamos que cada uno haga su parte. Pueden salir los trabajadores de conducción política, en sanidad, fuerzas de seguridad y armadas; producción de alimentos, fármacos y actividades como petroleo y derivados. Hay una serie de excepciones a este régimen de aislamiento. confío en la responsabilidad de todos. Pedimos a los Gobernadores la máxima severidad para los que no respeten el aislamiento que planteamos. Nuestro primer deber es cuidar la integridad física de los que gobernamos. Me acompañan 4 gobernadores, los otros estuvieron. Conformamos un Gabinete federal que atienda la evolución de la pandemia y resuelvan el problema económico, que se ralentizará. habrá normas para monotributistas y trabajadores informales. Pido a los periodistas que ayuden a informar bien, contra la pandemia y contra la sicosis. Estamos preparados para enfrentar esto que le tocó a todo el mundo. Acá llegó más tarde que en el resto del mundo y nos dio tiempo a prepararnos. El 70 por ciento del problema está en el gran Buenos Aires. Pido colaboración”, dijo, en grandes términos.

Las principales medidas

Si bien Alberto Fernández tenía decidido desde hacía varios días el endurecimiento de las medidas que comenzó el domingo con la suspensión de clases, licencia para ciudadanos con riesgo y el cierre de las fronteras. Ahora, pese al anuncio de cuarentena, el Presidente explicó que la vida cotidiana transcurrirá en los domicilios particulares. No hay obligación formal de concurrir a los lugares de trabajo.
Se exceptúa a las fuerzas de seguridad, a las policías provinciales, a los bomberos y a los empleados que trabajen en servicios públicos o en comercios de venta de alimentos, productos de primera necesidad y farmacias.
Sólo se podrá abandonar el domicilio particular para la compra de productos de primera necesidad o emergencia médica.
Habrá coordinación de seguridad de las policías provinciales y las fuerzas de seguridad nacionales para evitar que se viole el DNU.
El Estado nacional y los Estados provinciales garantizarán la provisión constante de alimentos en los comercios y supermercados en todo el país.
Los hospitales públicos y privados tendrán guardias mínimas para emergencias.
Se cierran todas las fronteras, se limitan al máximo los transportes públicos y habrá retenes en las rutas nacionales y provinciales para frenar la circulación masiva en la Argentina.
Mañana viernes el Boletín Oficial publicará este Decreto.
Los gobernadores ausentes fueron los de Mendoza, Rodolfo Suárez; de Tierra del Fuego, Gustavo Melella; de Catamarca, Raúl Jalil –está en cuarentena-, quienes participaron de la reunión a través de una teleconferencia; y de Santa Cruz, Alicia Kirchner, que fue reemplazada por Eugenio Quiroga.
De la reunión previa a los anuncios participaron los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Salud Pública, Ginés González García, y la secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, entre otros.
También aseguraron que aplicarán el Código Penal a las personas que violen las restricciones y no acaten la cuarentena obligatoria. Son seis personas, inicialmente, que serán investigadas por incumplir el aislamiento obligatorio después de regresar del exterior.

reunion pte
Reunión previa a los anuncios, esta tarde en Olivos (Télam).

Retrotraen los precios al 6 de marzo

Poco antes de estos anuncios, el ministro de Desarrollo Productivo, Matias Kulfas, anunció la decisión del Gobierno Nacional de garantizar el abastecimiento y evitar potenciales abusos frente al impacto de la pandemia de coronavirus. Para ello retrotrajo los precios de productos de consumo familiar a los vigentes el 6 de marzo y fijó una lista de referencia con valores máximos, en el marco de las medidas implementadas para garantizar el abastecimiento y evitar potenciales abusos.
“Estamos usando las herramientas legales para sancionar a quienes no cumplan las normas y especulen subiendo precios”, dijo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, al anticipar las medidas que saldrán publicadas mañana en el Boletín Oficial.
En línea con lo expresado por el presidente Alberto Fernández en distintas oportunidades, el ministro Kulfas advirtió que el Gobierno no va a permitir que algunos productores y comerciantes “se pasen de vivos y se aprovechen de la necesidad y la angustia de la gente”.
En ese sentido, el ministro había anticipado hoy que “va a haber muchas inspecciones de precios” y “habrá clausuras para quienes incumplan las normas”, al ratificar una canasta básica con unos 2.000 productos de 50 categorías que quedarán sujetos a precios máximos.
La resolución alcanza a hipermercados, supermercados, almacenes, mercados, autoservicios, minimercados minoristas y supermercados mayoristas, regirá para los próximos 30 días corridos, con posibilidad de revisión, y la lista de los productos con los precios máximos estará publicada en línea en el menor plazo posible.alberto conferencia de prensa