Los incendios forestales de Misiones también impactan de lleno en animales. Desde IMiBio advierten que los incendios están afectando a especies en peligro de extinción, como el pájaro carpintero Cara Camela, el loro Vinoso, el zorro Pitoco, el águila Arpía y el yaguareté. El gobernador Herrera Ahuad se reunió con bomberos y brigadistas.

Viernes 21 de enero de 2022. “La situación del bosque paranaense es crítica; si no repensamos nuestro desarrollo, la situación se podrá cada vez peor. Con cada incendio se pierde humedad, vegetación y esto hace que al año siguiente la situación se repita. Con los incendios forestales se pierde monte implantado y nativo, que no se recuperará, y también animales en peligro de extinción. Los incendios hacen que se pierda el corredor biológico de los bosques nativos”, dijo el director ejecutivo del Instituto Misionero de Biodiversidad (IMiBio), Emanuel Grassi.
Advierte, en ese sentido, que a la pérdida de plantaciones de pino, se suman especies en peligro de extinción y ejemplificó con la reserva de biósfera Yabotí donde hay especies endémicas que con el fuego pierden el nicho ecológico y de desarrollo, potenciando así la extinción.
Grassi recordó que en la zona del Parque Provincial Araucaria los incendios afectan, por ejemplo, al pájaro carpintero Cara Camela, al loro Vinoso, al zorro Pitoco y al águila Arpía “que es muy posible que todavía este volando a la selva misionera”, mientras que el yaguareté, emblema de la fauna misionera, está perdiendo nichos.

La selva paranaense
Misiones alberga el 52 por ciento de la biodiversidad de la Argentina y cuida, con mucho sacrificio, la selva paranaense con su diversidad de flora y fauna. La provincia no cedió a las presiones agroindustriales y económicas de los monocultivos –como el de la soja- y permanece como el último remanente del bosque subatlántico interior continuo del mundo, reconocido como un punto caliente (hot spot) que alberga más de 564 especies de aves, 120 mamíferos, más de 3.600 plantas vasculares, casi 260 especies de peces y miles de microorganismos, que se ven afectados por los incendios forestales y del monte nativo que causan graves daños en el equilibrio natural de diversas especies, advierte un comunicado del organismo.
El informe recuerda también que el fuego en Misiones no es natural y que tanto la selva como sus especies (flora, fauna y funga) no están adaptadas a estas condiciones. El incendio rural o urbano se ocasiona, por lo general, por un mal uso del fuego en las actividades agropecuarias o por descuidos, expresa.
Los incendios y las sequias destruyen además los bosques protectores de nacientes y cursos de agua. Por ende, en los momentos de lluvia intensa, el aceleramiento en el escurrimiento del agua produce pérdida de nutrientes, contaminación de los cursos de agua y daño a los suelos, situaciones que afectan a la biodiversidad, a los cultivos agrícolas ocasionando pérdidas a los agricultores y dejando terrenos inertes que podrían tardar muchos años en recuperarse dando inicio a un proceso que conduce a la desertificación, sostiene el material.
En ese sentido advierte que cada incendio significa menos producción de oxígeno, menos alimento y menos espacio para la fauna, la flora, la funga, porque el suelo también pierde microorganismos que quizás nunca conozcamos. “Cada foco de incendio es pérdida de conectividad, de riqueza, de especies únicas en el mundo y de la diversidad genética existente”.
Según el informe “la biodiversidad de las ecorregiones -como el de la selva paranaense-, va perdiendo su equilibrio original al verse afectada por el impacto antrópico, por las sequías, falta de agua, altas temperaturas, falta de humedad, por los incendios y por el cambio climático. Las posibles regeneraciones de estos espacios favorecen únicamente a las especies que soportan este cambio abrupto”.

Fuerte impacto
Desde el IMibio, Emanuele Grassi pidió mayor conciencia de parte de la población “porque el impacto que genera una persona puede ser muy grande; una acción de irresponsabilidad puede generar un incendio de grandes proporciones”.
Como el fuego ya está instalado en la selva paranaense, identifican con fotos satelitales en tiempo real los focos de incendio o sectorizan los posibles focos. Esas acciones les permite identificar también las especies endémicas que están en peligro de extinción.

Herrera recorrió la selva paranaense

Herrera Ahuad y Kreimer, con brigadistas.

Los incendios forestales en Misiones no dan tregua. El gobernador Oscar Herrera Ahuad y el ministro de Ecología y Recursos Naturales Renovables, Víctor Kreimer, acudieron a una de las zonas afectadas, donde se reunieron con bomberos voluntarios y brigadistas.
A través de su cuenta de Twitter, el mandatario destacó la logística de combate del fuego por aire, con avión y helicóptero hidrante, más los brigadista y colonos trabajando para hacer frente a esta situación que no cesa, por las altas temperaturas y la falta de lluvia.
El lunes, el Gobernador junto a los ministros de Coordinación de Gabinete, Ricardo Wellbach; y de Gobierno, Marcelo Pérez, solicitaron al Ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, equipamiento para prevenir y combatir los incendios forestales.

AFS – Misiones Plural