El canciller Santiago Cafiero recibió este domingo en el aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza, al presidente chileno Gabriel Boric, en lo que representa su primer viaje internacional como mandatario. Llegó acompañado por funcionarios, legisladores, magistrados y empresarios chilenos.

Domingo 3 de abril de 2022 (Télam y agencias). El presidente de Chile, Gabriel Boric, llegó este domingo a la Argentina en visita oficial para iniciar una nueva etapa en las relaciones bilaterales, con una intensa agenda que comenzará el lunes con una reunión con su par Alberto Fernández en la Casa Rosada, donde firmarán una serie de acuerdos bilaterales.
El arribo de Boric al país, en su primer viaje al exterior tras asumir la Presidencia de Chile a principios de marzo, «marca el inicio de una nueva etapa en la relación entre ambas naciones y esta es la expectativa transmitida por el canciller Santiago Cafiero a la nueva embajadora chilena, Bárbara Figueroa, con quien se reunió» en las últimas horas, dijeron fuentes oficiales.
«Los gobiernos de Chile y Argentina compartirán una agenda común que incluye la promoción y protección de los derechos humanos, la centralidad de las políticas de género, el cuidado del medio ambiente, y la inversión en ciencia y tecnología e innovación para promover el desarrollo regional», añadieron las fuentes a Télam.
La actividad oficial de Boric comenzará este lunes a las 9.30, cuando junto a Cafiero deposite una ofrenda floral en el Monumento al Libertador General José de San Martín, ubicado en la plaza que lleva el mismo nombre, frente a la Cancillería.
Luego, el ministro de Relaciones Exteriores acompañará a Boric a la Casa Rosada para mantener una reunión con el presidente Alberto Fernández.
Este lunes, también se realizará una reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Argentina y Chile, Santiago Cafiero, Jorge Taiana, Antonia Urrejola Noguera y Maya Fernández Allende. La misma se llevará a cabo a partir de las 14.30 en el Salón Dorado.

La agenda del martes
El martes, en tanto, tendrá lugar en el Salón Libertador del Palacio San Martín, a partir de las 9.30, un desayuno empresarial entre Argentina y Chile.
En representación de Argentina estarán presentes el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco; y el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa.
En representación de Chile participarán el ministro de Energía, Claudio Huepe Minoletti, y el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada.
A la reunión del martes también asistirán referentes empresariales y del sector energético de ambos países.

Nueva etapa en la relación bilateral con Chile
El flamante presidente de Chile, Gabriel Boric, mantuvo la tradición de sus antecesores de realizar su primer viaje internacional a la Argentina, esta vez con la agenda enfocada en dejar atrás las diferencias y destacar los aspectos comunes de la agenda bilateral, un cambio de política que podría verse facilitado por la buena relación con su par argentino, Alberto Fernández.
«Basta de mirar con distancia a nuestros países vecinos», dijo el mandatario en su primer discurso el pasado 11 de marzo, al expresar su deseo de avanzar a un nuevo estado en las relaciones con Argentina, Perú y Bolivia, en las que la agenda bilateral no se concentre en los temas pendientes.
Días después, al confirmar que su primera salida al exterior sería a Argentina, Boric comentó que había abordado con su homólogo argentino la necesidad de que el viaje «se traduzca en colaboraciones concretas, por ejemplo, en términos de facilitar el paso de las fronteras, en inversiones».
Un cambio de visión ratificado, posteriormente, por la canciller chilena, Antonia Urrejola, quien señaló que, más allá de los problemas limítrofes que existen con Buenos Aires, el objetivo de su gestión es que se enfaticen en materias comunes, como migración, conectividad, comercio y cultura, entre otros.
Este nuevo rumbo político podría verse favorecido por la buena sintonía que se vio entre ambos presidentes durante la jornada de asunción de Boric, en la que el dirigente chileno pidió a Fernández que comparta la palabra con él durante el almuerzo de jefes de Estado
«No puede ser que la agenda con los vecinos se concentre en las diferencias», dijeron fuentes diplomáticas chilenas, citadas por el portal de noticias El Mostrador.
Una opinión compartida incluso por el diputado opositor de la conservadora Unión Demócrata Independiente, Guillermo Ramírez, quien integró la comitiva que llegó el domingo a las 15.40 a Buenos Aires junto a Boric.
«Las relaciones entre los países no pueden estar paralizadas por el hecho de que pueda haber temas limítrofes pendientes. Me parece muy bien que se separen las aguas, de tal manera de poder avanzar en otros temas como integración o comercio que benefician a ambos países», destacó.
Este nuevo rumbo político podría verse favorecido por la buena sintonía que se vio entre ambos presidentes durante la jornada de asunción de Boric, en la que el dirigente chileno pidió a Fernández que comparta la palabra con él durante el almuerzo de jefes de Estado, «un gesto inusual y muy valorado por el mandatario argentino», según destacaron entonces desde la Cancillería argentina.
La visita de Boric a Buenos Aires tiene, además, un importante valor simbólico, ya que coincidirá con la conmemoración del Abrazo de Maipú, en el que el general José de San Martín y el general Bernardo O’Higgins sellaron la independencia de Chile, el 5 de abril de 1818.
Si bien ambos líderes no se conocían personalmente, en el poco tiempo compartido lograron construir una cercana relación.
«Se llevó una muy buena impresión, se llevaron fabuloso», afirmaron a la prensa fuentes cercanas a Fernández, quienes subrayaron que la relación bilateral con el Gobierno del conservador Sebastián Piñera había terminado un poco deteriorada por las comparaciones en el manejo de la pandemia y la pretensión argentina en la plataforma continental antártica.
Según expresaron, los mandatarios están «muy interesados en mejorar las cosas» y la afinidad política entre ambos favorecería la posibilidad de generar acuerdos.
Una voluntad expresada por el propio Fernández, quien durante el acto de asunción de Boric consideró a la llegada al poder del líder de izquierda como una «expectativa para toda América Latina» y afirmó que «es un presidente que pone en la mesa de debate lo que, tal vez, otros no ponen».
La conexión entre ambos gobernantes fue también destacada por el exaspirante presidencial por el Partido Progresista de Chile y fundador del Grupo de Puebla Marco Enríquez-Ominami, quien mantiene una estrecha relación con el presidente argentino
«Boric entiende el progresismo como yo también lo entiendo. Valora mucho la institucionalidad, la democracia, los derechos humanos. Creo que como yo, es un pacifista y me siento muy cómodo sabiendo que Chile está gobernado por Boric», dijo entonces a Télam.
La conexión entre ambos gobernantes fue también destacada por el exaspirante presidencial por el Partido Progresista de Chile y fundador del Grupo de Puebla Marco Enríquez-Ominami, quien mantiene una estrecha relación con el presidente argentino.
«Como progresista, me interesan las relaciones más intensas posibles entre Argentina y Chile. Dicho eso, veo grandes expectativas en ambos gobiernos, porque hacía mucho tiempo que no teníamos a dos presidentes con una comunidad de valores progresistas», manifestó al diario El Mercurio.
«A Michelle Bachelet le tocó (Mauricio) Macri y a Piñera le tocó Fernández y esta comunión después de muchos años va a generar grandes avances en distintas materias», agregó.
En tanto, el diputado oficialista y miembro de la comisión de Relaciones Internacionales, Vlado Mirosevic, pronosticó que la relación entre ambos presidentes va a poner a Chile y Argentina en un momento de relaciones mucho mejor.
«Creo que ellos la van a llevar a un momento superior. Los presidentes y los gobiernos se van a entender muy bien», estimó.
Para la Cancillería argentina, el viaje del mandatario chileno «abre una oportunidad para retomar con dinamismo la agenda bilateral de amistad, cooperación e integración», según destacó en un comunicado.

Boric apoyó el reclamo argentino por las Malvinas

El presidente de Chile, Gabriel Boric se manifestó «convencido» de que ambos países tienen que «fortalecer» las relaciones «tanto en términos comerciales, políticos como culturales».
Antes de su llegada a Buenos Aires, el mandatario trasandino adelantó, en una entrevista con Página/12, que se firmarán «tratados de colaboración en materia energética, de género, de ciencia y tecnología».
«Tenemos que recuperar una relación que quedó golpeada en su momento, producto de las diferencias que tuvimos respecto al gas en los inicios de los 2000», amplió Boric en otro reportaje con el diario Clarín.
En ese marco, completó: «Creo que hoy día tenemos grandes posibilidades de realizar intercambios en materia energética que nos permitan avanzar hacia la descarbonización».
«Nos interesa promover una mayor inversión y una mayor colaboración desde la perspectiva privada también», remarcó.
Asimismo, en ambas entrevistas, el presidente chileno subrayó que que «más allá de los acuerdos diplomáticos», su interés en el encuentro con Fernández es «conversar de cómo recuperamos el liderazgo de América Latina en los foros internacionales».
Por otra parte y consultado sobre el 40 aniversario de la guerra de Malvinas, el mandatario chileno respaldó el reclamo de soberanía de la Argentina sobre las islas ocupadas por Gran Bretaña.
«Como presidente de Chile no tengo dudas de qué lado estar y nosotros apoyamos la reclamación internacional que hace la República Argentina respecto a las Malvinas y las Islas Sándwich del Sur», dejó en claro Boric en su diálogo con Página/12.
En ese marco, añadió: «Esto se tiene que resolver por la vía pacífica. Jamás voy a incentivar una resolución armada del conflicto y mi posición es de solidaridad con el pueblo argentino».