El proceso admite eventualmente la posibilidad de que Fernando Lugo –destituido en 2012- y el Estado paraguayo lleguen a un acuerdo, pero de no haberlo, y si la CIDH considera condena a Paraguay, el caso podría pasar a la última instancia: la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Seguir leyendo «La CIDH admitió la demanda de Lugo contra el Estado paraguayo por su destitución»