En una entrevista conjunta que le realizaron Canal 12 y la Agencia Hoy, Martín Arjol se vio obligado a reconocer que fue recibido por Carlos Rovira. El hecho, que debería ser habitual en las relaciones entre partidos en una democracia, cobra una especial significación política al interior de la UCR. Es así ya que desde la realización de las últimas elecciones para dirimir la conducción del partido y las candidaturas, el grupo al que pertenece Arjol hizo campaña desprestigiando a sus adversarios de Vanguardia Radical, denunciando, precisamente, que se reunían con Rovira, a quién se demonizó como práctica de diferenciación en la oferta electoral.  

Además, Arjol no fue a la entrevista con la idea de revelar la existencia de la audiencia. Opuestamente, cuando estaba justificando la sanción a Losada, a quién se le prohíbe utilizar los símbolos partidarios por formar un bloque aparte del oficial junto a Hugo Escalada, abundó, en tono de denuncia, que se reunían con Rovira. “Pero usted también estuvo reunido con Rovira”, le espetó el periodista del medio que nada tiene que ver con la Renovación. Después de la sorpresa y de gestos que tradujeron inquietud, Arjol recuperó la calma para confirmar que fue recibido en audiencia por Rovira. La información de la Agencia Hoy agrega “con quién intercambió  ideas sobre temas de interés social. El joven referente del radicalismo, celebró la apertura del conductor de la renovación para trabajar en conjunto sobre los problemas que le preocupan a la sociedad”. En la grabación se escucha que Arjol aclara que reunirse con Rovira “no nos pone de uno u otro lado, no pierdo las ideas hablando con el oficialismo desde la oposición. No hay que tener miedo de hablar con el oficialismo si se tiene vocación de poder”.  Son conceptos profundamente democráticos, pero en el contexto de guerra interna que las autoridades de la UCR declararon a Vanguardia, esos conceptos revelan la vieja práctica de la doble moral. En Wikipedia leemos: la doble moral, o doble estándar es un criterio aplicado cuando a un individuo o institución se le acusa de ejercer una doble norma en el tratamiento dado a diferentes grupos de personas, es decir, que injustamente permiten más libertad de conducta a un sujeto que a otro. La doble moral es injusta porque viola el principio de justicia conocido como imparcialidad. La imparcialidad es el principio según el cual los mismos criterios se aplican a todas las personas sin parcialidad ni favoritismo. La doble moral viola este principio pues toma en cuenta a las personas según diferentes criterios.

SE CORTÓ SOLO Y SIN AGENDA INSTITUCIONAL: Por otra parte, en las declaraciones de Arjol a la prensa, comete un desliz también revelador: en un momento utiliza el plural “recibirnos” y rápidamente se corrige: “recibirme…” y vuelve a excusarse “esto tiene que quedar en claro. seguimos siendo radical” (nuevamente mezcla de plural y singular en la frase). La revelación, que en realidad es del periodista de la Agencia Hoy y no de Arjol, es un abordaje de la noticia. La reunión en sí es noticia. La otra forzosamente remite a preguntarse ¿qué hacía Arjol en el despacho de Rovira? Y ¿por qué mantuvo en secreto la reunión?.

Hay que tener en cuenta que Arjol, además de ser concejal de Posadas, es secretario del comité provincia. Acompañó con su firma, el mandato para que no se vote a Rovira y firmó también el ultimátum a  los diputados de Vanguardia Radical para prohibirles la utilización de los símbolos partidarios. ¿En condición de qué se reúne con Rovira? No hay agenda institucional que habilite la reunión a la que fue solo, sin compañía de los otros concejales y pasando sobre el presidente del partido.  Él sostiene que hablaron de la situación social.

Anuncios