El presidente del PRO, Humberto Schiavoni se mostró hoy junto a Alex Ziegler y otros aliados, con el propósito de proclamar la alianza “Vamos Juntos” para las provinciales de Octubre. Fue un gesto contundente con el que marca la cancha a todas las oposiciones en la provincia y desalienta así las operaciones iniciadas después de las PASO para barajar y dar de nuevo. Pone así límite al asambleísmo de los ucerreístas, que por otra parte se enfrentan a la posición inflexible de Gustavo González, decidido a sostener su candidatura.

Posadas (11 de agosto de 2015) La alianza “Vamos Juntos” fue proclamada hoy, en la mañana del martes 11, en una conferencia de prensa encabezada por el presidente del PRO, Humberto Schiavoni. Participaron aliados de Trabajo y progreso y Alex Ziegler que, de esta manera fue ratificado como candidato a gobernador del espacio.
El apuro del acto, realizado a horas de las PASO cuando todavía no se ha podido procesar bien los datos surgidos del pronunciamiento popular, tiene una clara significación política que trasciende la formalidad del anuncio. Se interpreta que Schiavoni salió a marcar la cancha a las oposiciones. Al ratificar a Ziegler desalienta las operaciones de otros partidos, principalmente del ucerreísmo, con el propósito de volver a iniciar conversaciones para el armado de una gran alianza anti-renovadora. Sin darse pausas para reflexionar sobre las causas del desastre electoral de la UCR, los responsables de la destrucción del partido como alternativa, Luis Pastori fundamentalmente, volvieron a convocar, a través de los medios, a todas las fuerzas como si nada hubiese sucedido el Domingo 9. Es como invitar a barajar y dar de nuevo. Pero las urnas fueron categóricas y es el PRO el que salió fortalecido entre todas las oposiciones, más allá de la diferencia cuatro a uno entre Closs y Schiavoni.
Con la ratificación de Ziegler y la proclamación de Claudio Wipplinger como candidato a intendente, Schiavoni no se muestra dispuesto a continuar con la telenovela de los acuerdos que, desde el año pasado, vienen protagonizando los ucerreístas. Precisamente, fueron esas “roscas” sin fin, que desvelan a los políticos de escritorio, una de las causas de la pérdida de credibilidad de la UCR que, en 2013 parecía volver a enamorar.
De todos modos Schiavoni fue claro al dejar abierta la posibilidad a todos de sumarse. Pero sumarse no es volver a cero lo acordado en “Vamos Juntos”.
Un indicio de la falta de reflexión entre los jefes de la UCR, fue la necesidad que tuvo Gustavo González, de salir al cruce de las operaciones de Pastori. En declaraciones a Misiones Online, negó terminantemente las versiones que ya lo bajaban de la candidatura a gobernador y lo colocaban como vice de Ziegler. “Ratifico mi candidatura y el partido la ratifica”, confirmó a los colegas. De mantener la Lista 3 como oferta la UCR depende de la voluntad del PRO para colgarse de la boleta de Macri. Con la jugada que hizo Hernán Damiani en las PASO, al presentarse por fuera de Cambiemos para no competir con Humberto Schiavoni por la candidatura a diputado nacional, la UCR perdió el derecho. Sólo podrá ser colectora si el PRO lo habilita.
El cuadro lo completa Ramón Puerta, esperanzado en los 90 mil votos que obtuvieron en Misiones Massa y de la Sota juntos. Mientras insiste en la idea de armar la gran alianza para vencer a la Renovación, se muestra dispuesto a ceder espacios en las candidaturas provinciales, pero se ilusiona con volver al Congreso de la Nación. Como es su costumbre engaña y se engaña, al sostener que es la segunda fuera, cuando en la provincia Scioli obtuvo 352,5 mil votos y Cambiemos 135,5 mil.
Como informamos en notas anteriores, el armado de alianzas provinciales están acotadas en la Justicia Electoral al vencer los plazos de inscripción de alianzas. Por un lado, la normativa de las PASO impide armados posteriores. Si bien es posible, por ejemplo, que González se sume a Vamos Juntos como persona, no puede hacerlo la UCR como sello. También cerraron las alianzas provinciales. Cada partido está donde se inscribió, ya no puede andar corriéndose de lugar. Hacer política es algo bastante diferente al asambleísmo universitario.

Anuncios