captura gasto publico

Posadas (Lunes 2 de mayo). Macri no está cumpliendo con los acuerdos de convivencia democrática con los gobernadores. Según revela un informe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo, las trasferencias a las provincias cayeron 31,9% en el primer trimestre comparado con el mismo período del año pasado. De igual modo, la inversión real directa, que la Nación siempre realiza en los territorios, cayó 29%. En números reales, la reducción de partidas alcanza a los 8,3 mil millones de pesos. El informe de FIDE revela asimismo, que el ajuste total del gasto público es del 5%. Como dos más dos son cuatro, de los datos se desprende que el ajuste del gasto público que está haciendo el gobierno de la Alianza PRO – UCR lo estamos pagando en las provincias.

Un informe similar de la Instituto Argentino de Análisis Fiscal, es reproducido hoy por el diario La Nación en su tapa. Politiza la nota afirmando que legisladores, no sólo opositores sino también oficialistas se quejan de que “la Nación no manda plata a las provincias y la obra pública está parada”. El diario, que respalda desembozadamente al gobierno de Macri, habla de un “malestar” que intenta reducir a “una creciente tensión con el peronismo en el Congreso”. Es la línea editorial. Como no pueden ocultar la verdad de los números, los utilizan para crear antinomias para los sets de televisión. Ni es Picheto ni es ahora Moyano los que tensionan las relaciones. Al contrario, tratan de amortiguar, desde los juegos de presiones y aflojes de la política, los reclamos que ya hace sentir una sociedad agobiada por los efectos recesivos de las medidas tomadas por el gobierno de la Alianza PRO- UCR.
Las transferencias que el gobierno nacional retiene son, principalmente, los fondos destinados a obras públicas que se realizan en las provincias, pero que no son un regalo de la Nación, sino que están presupuestadas, tanto en la Ley nacional como en la provincia. Son fondos “no automáticos” que se diferencian así de los fondos coparticipables que gotean todos los días. De acuerdo con el Presupuesto provincial, los recursos previstos, que ahora amarretea Macri, alcanzan los 8,5 mil millones de pesos, de los cuales 2,1 mil millones están afectados a obras públicas. De acuerdo con revelaciones del Ministerio de Hacienda de la provincia, en el primer trimestre, las trasferencias de la Nación a Misiones tenían más de 2 mil millones de pesos de atraso.
Los informes de FIDE y del Iaraf desnudan también la subejecución presupuestaria, trampa habitual en el manejo de las finanzas por el macrismo. En sus ocho años de gestión en la CABA, por ejemplo, nunca cumplió con las inversiones programadas para la construcción de viviendas. Según los datos oficiales de la ejecución presupuestaria, hasta ahora se gastó sólo el 11,5% de los fondos previstos para las provincias en materia de transferencias de capital. La media, a esta altura del año, debiera rondar el 22%.
Los informes también observan una llamativa subejecución en otros programas nacionales destinados a obras públicas. Ya La Nación había informado de esto la semana pasada. Y ahora agrega: “el programa “Desarrollo de la infraestructura habitacional techo digno”, con más de $ 12.400 millones de presupuesto anual, sólo gastó hasta ahora el 5%. Por caso, la partida que contempla “Acciones para el mejoramiento habitacional e infraestructura básica” tiene más de $ 3500 millones y observa hasta ahora una ejecución de sólo un 0,45%, mientras que de los $ 1641 millones destinados a la urbanización de villas y asentamientos precarios se emplearon $ 30 millones, apenas 1,86% de lo disponible.

Anuncios