Antes de presentar el proyecto, Diputados mantendrán una reunión más con autoridades del Instituto. Los distintos bloques rescataron el trabajo conjunto y apoyarán el proyecto que sale unificado. El diputado Olivera (a la izquierda, en la foto) insistió con la necesidad de una fuerte intervención del Estado para nivelar el problema que afecta a los productores yerbateros.

Posadas (Jueves 24 de agosto). Todo parece indicar que finalmente la comisión de Desarrollo Forestal, Agropecuario y de Cooperativas de la Legislatura misionera logrará una propuesta consensuada, entre todos los bloques, para elevar al Congreso Nacional la propuesta de modificación de la Ley de creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), un reclamo de los productores que los diputados analizan desde el comienzo del año legislativo.
Si bien tenían previsto presentar el proyecto final durante la reunión de este miércoles, postergaron una semana más para que el presidente de la comisión, el renovador Aníbal Vogel y los diputados que quieran acompañarlo, según expresó, pretenden mantener una reunión más con los integrantes del directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate para explicar los alcances de la norma que pretenden sancionar en Misiones para después elevarla a los legisladores de la Nación, para su tratamiento.
“Parece que con el Inym tenemos una falta de comunicación, porque en el esquema que vamos a proponer, en conjunto, consensuado entre todos los sectores, asegura al Instituto que seguirá recibiendo recursos”, dijo Vogel, en alusión a notas periodísticas que daban cuenta de un malestar en el seno del Inym por las modificaciones que sufriría el organismo.
Pocas veces los integrantes de la comisión coincidieron como este miércoles, cuando incluso los referentes de los distintos sectores manifestaron la voluntad de avanzar para tener el dictamen de Comisión para la próxima semana.
El diputado Joaquín Olivera fue, en esta oportunidad, el que sintetizó la opinión de los integrantes de la comisión, al reclamar el compromiso de todos los bloques para que el tratamiento de esta propuesta avance en el ámbito de los diputados nacionales, no sin antes destacar el debate y el consenso que lograron en la comisión.

“Vamos por una reforma integral, consensuada”
Olivera dijo que el proyecto que discuten, “propuesto en principio por el diputado Héctor “Cacho” Bárbaro pero gracias a abrir la jugada, no estamos yendo solo por la coyuntura sino por una reforma integral para lograr la sustentabilidad de la ciclotimia histórica de esta actividad. Acá, el Estado debe estar presente como lo está en todos los países desarrollados, donde tiene una fuerte intervención en la economía. En términos de conocimiento (el conocimiento es poder) lo dejamos en manos de unos pocos y ese poder se convirtió en poder económico” que tiene a todos los sectores de la producción como esclavos, dijo.
Recordó, en ese sentido, que el Gobierno de Cambiemos llegó al poder a partir de un discurso fuerte sobre las economías regionales, “pero ahora, ¿cómo están las economías regionales? El té es el fiel reflejo de lo que pasa con la pera, la manzana, la banana o el maní, por ejemplo. Acá hubo una devaluación de un 70 por ciento que fue muy bien capitalizado por (el sector de) la concentración. Aquellos que están en la actividad tealera, en Misiones, están recibiendo un 70 por ciento más de que recibían, mientras que el sector primario, el que pone el lomo, está cobrando 20 centavos menos por kilo. ¿Dónde está el Estado para ponerle un coto a todo eso? Debemos entender que somos electos y ser el fiel de la balanza en esta descompensación del poder, donde los muchachos concentraron absolutamente, aunque esto no es problema de este Gobierno sino una problemática de orden mundial. Por eso, entiendo, que el Estado debe estar presente”, disparó.

La unanimidad, “una gran picardía”
Los legisladores acompañaron la reflexión de Olivera, que también destacó al Inym como una herramienta extraordinaria, pero que “no fue bien utilizada”, dijo. Después, se despachó en contra de la unanimidad, el artículo que dispone –en la Ley 25.564 del Inym- que los precios para el kilo de hoja verde y el kilo de yerba canchada deben fijarse dos veces al año, “por acuerdo unánime del Directorio”. Si no hay acuerdo unánime, establece que la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación definirá el precio.
“Eso es una gran picardía, un tema totalmente recurrente y fuera de foco porque la ley establece claramente cómo fijar el precio de kilo de hoja verde de la yerba, a partir de parámetros que se expusieron como el estudio de costos y a partir de ahí, un porcentaje en término de rentabilidad. ¿Para qué vamos a poner a consideración del cuerpo cuando ese es el precio del costo de producción más la rentabilidad del productor. Por qué tenemos que votar en el Inym? Para no ponernos de acuerdo; para que intervenga la Nación y desoiga la Ley, y vaya contra la ley, y así se dispara todo este problema porque la misma Ley dice que no se debe laudar por debajo del costo de producción, pero el Inym fijó en 5.17 pesos y la Nación laudó en 4.80 pesos”, enfatizó el legislador.
“Basta con la unanimidad. Hagamos bien las cosas; fijemos un precio base y ahí, por un efecto cascada”, que se establezcan los demás valores, como el precio de la canchada y el precio de salida de molino, propuso.
Así como en reuniones anteriores, insistió con la necesidad de convocar a los diputados y senadores nacionales por Misiones, de todos los partidos, porque “quizás ellos tengan algún aporte y deberíamos escucharlos, más allá de los distintos espacios políticos a los que representamos pero que en este tema –entiende- tenemos todos el mismo concepto. Pero también recordó que se pretende la modificación de una Ley “a contrapelo de las políticas que se están implementando en el país”, advirtió.

 

Anuncios