Una situación más que incómoda vivió en Iguazú el diputado de la UCR, Gustavo González. No lo dejaron entrar a la reunión con funcionarios nacionales aunque pretendía pasar enfatizando “soy el diputado González que apoyó a Cambiemos”. Todavía le pasan factura a la UCR por haber dividido los votos del macrismo en las elecciones a diputados nacionales. Por Alejandro Fabián Spivak

Puerto Iguazú (Jueves, 25 de agosto. Enviado especial) El diputado provincial y ex candidato a gobernador por la UCR Gustavo González llegó tarde a Iguazú.
En realidad eso sería lo de menos. Cuando arribó al hotel Casino de Iguazú y participar de las reuniones que el ministro del Interior Rogelio Frigerio mantenía con el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad, el ministro de Gobierno Marcelo Pérez y el diputado provincial Alfredo Schiavonni no lo dejaron los guardias de seguridad ni los funcionarios cercanos al ministro.
“Perdón, quién es usted?”.
“Soy el diputado provincial radical Gustavo González”.
Al parecer seguridad y los funcionarios no lo registraban. El legislador provincial tuvo que conformarse esperar al ministro Frigerio sentado a varios metros y sólo saludarlo cuando el funcionario nacional caminó unos metros para participar del evento que se desarrolló en el mencionado hotel.
La recomendación es que la próxima vez se cuelgue un cartel que diga. “Soy el diputado provincial de la UCR y ex candidato a gobernador de la UCR, Gustavo González”. O que ingrese con una pancarta.
En la jornada de la que participaron los ministros Rogelio Frigerio y Patricia Bullrich quedó demostrado que el interlocutor es el diputado Alfredo Schiavonni y no el ucerreísta Gustavo González a quién todavía le pasan factura por romper Cambiemos en las elecciones 2016 y postular candidatos propios con la Lista 3.

Anuncios