Una firme defensa del modelo fiscal misionero hicieron hoy funcionarios de la DGR. Al exponer en el Parlamento sostuvieron que cobrar Ingresos Brutos a las exportaciones es obligar a las multinacionales de la celulosa y del té a contribuir con un desarrollo más equitativo. Al mismo tiempo derribaron el mito de los controles llamados aduanas internas al recordar que fueron instalados ya por Barrios Arrechea que montó Ñande-Rogas en el Arco y Centinela.

Posadas (Martes, 4 de octubre). Una firme defensa del modelo fiscal misionero hicieron hoy funcionarios de la Dirección General de Rentas al exponer en la comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes. Se trata de Rogelio Canteros, Subirector General de Fiscalización y  Luciano Vernetti, subdirector general del área Jurídica y Técnica, que resumieron las proyecciones del organismo para 2017 en representación del director General, Miguel Thomas que no pudo concurrir “por obligaciones impostergables de gestión”. Los funcionarios, si bien de perfil técnico demostraron también estar convencidos  de las políticas: fiscal y tributaria, e imprimieron un sello bien político a la intervención. Participaron en la serie de exposiciones que la Comisión que preside Marcelo Rodríguez organizó desde el 1º de agosto para analizar conjuntamente con funcionarios del Ejecutivo el proyecto de ley de Presupuesto de Recursos y Erogaciones para 2017.
En defensa de la gestión y de la eficiencia de organismo, dieron un panorama en perspectiva histórica para fundamentar el modelo fiscal. Se recordó que en 1999, la incidencia de la recaudación de Ingresos Brutos en el total era del 49%, producto de los pactos fiscales, exenciones y derogaciones. Pero lo que se dejaba de cobrar a la actividad económica se cargaba sobre los salarios. El IETE representaba el 26,21% de los ingresos que, en realidad no eran recursos ya que sencillamente era dinero que no se tenía. En 2015, los IIBB llegaron a representar el 91,21% de los ingresos de la DGR. Hizo mención también a la evolución de endeudamiento que en los 90 constituían la alternativa para tener recursos.

Los controles en las rutas
En este sentido rescatan la eficiencia de la actual gestión. “En 2015 se emitieron 4272 Resoluciones, en un promedio de 17,5 actos administrativos por día laboral. Como consecuencia de ello se determinó deuda por 380 millones de pesos”, informaron. Asimismo revelaron que el año pasado se controlaron 294.815 medios de transporte en los puestos de control fiscal fijos y móviles y que en lo que va hasta agosto del corriente año se controlaron 218.282 medios de transporte. La defensa de los controles fue en respuesta a un diputado de la UCR que habló de “aduanas internas”, más interesado en tirar un título para los diarios que en debatir realmente de política fiscal. Quedó mudo con la respuesta. Después de rechazar la categorización Canteros explicó que los controles fiscales no pueden descontextuarse del territorio en los que están enclavados y el territorio de Misiones tiene una particularidad –explicó- que no debe ser desaprovechada como herramienta. “Sería al menos negligente o ingenuo”, dijo, si se desperdicia los pocos kilómetros que tiene de contacto con el resto del país. Y afirmó que desde la vuelta de la democracia en 1983, el gobierno de Ricardo Barrios Arrechea dio el primer paso en establecer estos controles. Recordó que el director general que era Julio Néstor, cuando en agosto de 1985 estableció el primer control fiscal. Se colocó una Ñande Roga en el Arco y otra en Centinela para controlar las cargas que salían de la provincia. Como dato ilustrativo invitó a ver la casa de madera que todavía está en Centinela. Agregó que después en el gobierno de Puerta se dio una vuelta de tuerca y empezó a controlarse ya la mercadería que entraba no sólo la que salía, aunque también es cierto que por las políticas aplicadas después los controles fueron inexistentes. De esta manera, el funcionario refutó las denuncias que ya se han convertido en consignas de campaña vacías de contenido.

Que paguen las multinacionales
Contrariamente a lo que se viene escuchando, Canteros afirmó que a pesar de la caída de la actividad económica el desempeño de la recaudación se mantuvo levemente en alza, aunque con un crecimiento inferior a la inflación. Mostró en ese sentido un par de curvas que ponen en comparación los recaudado en 2015 hasta agosto de este año. La ilustración, si bien es incompleta porque no incluye la inflación, pone de manifiesto que el cierre de comercios no ha afectado las declaraciones de los contribuyentes.  De todos modos, si se hace una comparación con la evolución del incremento en la recaudación desde 2013, cuando ingresaron 2.450 millones de pesos; 4.507 millones al año siguiente, y 6.140 millones de pesos en 2015, se pone en evidencia que las aspiraciones para 2017 son muy pobres ya que se estima un crecimiento del 7%.
Canteros defendió también la imposición de Ingresos Brutos a las exportaciones. Con un fundamento sencillo descolocó los argumentos en contra. Explicó que si no se cobrara a las exportaciones, las multinacionales que exportan pasta celulósica y toda su producción no contribuirían con el fisco misionero. La misma situación de injusticia se produciría con las empresas multinacionales que monopolizan las exportaciones de té. Si no pagaran, se verían en situación privilegiada frente a las cooperativas que venden en el mercado interno. Destacó, para derribar otro mito que, hay otras provincias que imponen tributos a las ventas al exterior y mencionó específicamente a Santa Fe. Insistió en el concepto del modelo fiscal que, consideró, apunta a un desarrollo económico con equidad para la inclusión y justicia social.

rentas-recaudacion-2015-2016web

Anuncios