El carnaval este año en distintos puntos de Misiones ofrece las siguientes fechas:

Concepción de la Sierra 4, 11 y 18 de febrero – Avenida Aviador Barrufaldi
San Ignacio10, 11, 17 y 18 de febrero – Avenida San Martín
San Javier 10, 11, 17 y 18 de febrero – Avenida Queirel
Final de los carnavales Misioneros Lunes 27 febrero en San Ignacio – Avenida San Martín
Carnavales Municipales 2017 Apóstoles 3 y 4; 10 y 11 febrero – Sambódromo del Espacio Joven de Apóstoles.
Garupá 3 y 4 y 10 y 11 febrero – Av. de las América
Candelaria 10, 11 y 24 25 de febrero – Av. Roque González entre San Martin y Corrientes.
Montecarlo 3 y 4; 10 y 11 febrero – Sambódromo del Espacio Joven de Apóstoles.
Capioví 4, 18 y 24 de febrero
Puerto Piray 10, 11 y 12 de febrero.
Puerto Libertad 24 de febrero
Puerto Esperanza 24 y 25 de febrero
Puerto Rico 11 y 12 de febrero
Wanda 25 y 26 de febrero
Lo que ofrece al misionero, y al turista, poder recorrer y participar de distintos eventos.

En Posadas este año serán dos las jornadas de fiesta en el cuarto tramo de la Costanera, el 17 y 18 de febrero. También la Espiral Afropercusión invita a toda la comunidad a participar este sábado, desde las 21, de la fiesta de Carnaval del tradicional barrio de Villa Blosset con un popular baile de disfraces en la esquina de Sarmiento y Lanusse, en La placita.
Si uno presta atención a la letra de Noite dos mascarados en la versión de Chico Buarque y Elis Regina advierte que el hombre, mientras bailan, le enumera un par de pistas a la mujer para que adivine su identidad, y ella le responde “Mas é Carnaval! Não me diga mais quem é você!” Y en esa negativa es que se construye el espíritu de las fiestas de Carnaval: no importa quien soy tras las plumas, el antifaz; importa el ritmo, el movimiento, los colores.

En El sueño de los héroes (1997) basada en la novela de Adolfo Bioy Casares, con la actuación de Lito Cruz, el protagonista se dispone a vivir tres noches seguidas de festejo por haber ganado en las apuestas a los caballos durante la época del carnaval. El itinerario del festejo indica moverse de corso en corso, con un grupo de amigos, recorriendo los barrios porteños. Transcurre el año 1927 y el carnaval en los barrios de Buenos Aires resplandece en las calles. (Quien busque en Youtube “El sueño de los héroes – escena de carnaval” podrá ver la recreación de una atmosfera de ensueño para los amantes de estas comparsas ) Fiesta, música, papel picado. Después de un desfile radiante, florido, mezcla de estudiantina con carnaval carioca, el grupo de amigos acude a una fiesta de disfraces. Con una atracción asombrosa y bellamente absurda el protagonista se enamora de una máscara. (En latín persona significa máscara) El hombre, totalmente abstraído, pareciera decirle a la anónima: “es Carnaval, no me digas quien sos”
En este caso el obsesionado nunca descubre quien se escondía bajo el nácar, pero en otras historias el juego de misterio y secreto termina con una revelación, algunos descubrirán bajo la máscara de su compañero de baile al enemigo de toda la vida, otros descubrirán el amor eterno, como en la versión moderna de Romeo y Julieta (1996).
La mejor parte del guión de esta película de Sergio Renán es una pregunta que hace alguien al observar las dos máscaras típicas que representan la tragedia y la comedia “¿No te dan nauseas esas bocas tan abiertas?”
Otros amigos que eligen un recorrido extático en esta época festiva son los que hicieron Easy Rider (1969) conocida en español como Busco mi destino ( una traducción bastante cursi y cientos de veces repetida). Una película en la que dos motociclistas atraviesan Estados Unidos, desde Los Ángeles a New Orleans, con la excusa de asistir al Mardi Gras, la gran fiesta tradicional de carnaval de esa ciudad, la más importante del país.
Hacer 5.548 km en moto, para ver un desfile de enmascarados y sonidos de tambores puede verse como la más disciplinada actitud de fervientes y devotos carnavaleros, cosa que no eran estos jóvenes viajantes, cuya idea de fiesta pasaba por otro lado, en el transcurso del viaje precisamente, valiéndose de todos los excesos de la época.
El mayor registro dramático de este acontecimiento festivo universal, se consigue en Orfeo negro ( 1959 ), en la cual el carnaval pasa a ser, ya no el contexto, sino la razón misma de la historia. Un carnaval donde prevalece la música y el baile, la samba y las favelas, mostrando que a veces la alegría no necesita opulencias ni ocultaciones.

Anuncios