Humberto Schiavoni identifica al gobierno nacional cerca del desarrollismo. Rescata la prioridad en las inversiones productivas y en infraestructura con elogios al gradualismo en la transformación estructural indispensable para terminar con los ciclos populistas y neoliberales que se turnan en la Argentina como las dos caras de la misma moneda desde hace más de medio siglo. Pinedo seguirá como presidente provisional. No habrá reforma laboral pero sí fiscal con reparación histórica a Misiones.

Eldorado (Jueves, 12 de octubre, Alejandro Fabián Spivak). El candidato a senador por Misiones y presidente de la mesa nacional del PRO, Humberto Schiavoni consideró hoy que el gobierno de Macri está cerca de las doctrinas desarrollistas por la prioridad que tienen las políticas que promueven la inversión productiva y en infraestructura. En una entrevista exclusiva con misionesplral.net puesto a reflexionar sobre clasificaciones y definiciones ideológicas o sistémicas, lejos de incomodarse respondió con contundentemente que el gobierno de Macri es tan opuesto al neoliberalismo como al populismo, esas dos caras de la misma moneda, que han gobernado en la Argentina, sucediéndose alternativamente desde hace más de medio siglo. El famoso péndulo de la economía argentina que tuvo períodos de expansión del gasto sin respaldo seguidos de períodos de ajuste salvaje. Por eso, Schiavoni elogia las políticas gradualistas.
En el campo estrictamente político, ante todo dio la primicia: Federico Pinedo seguirá como presidente provisional del Senado de la Nación para reservarse él el rol de gestor de los intereses de Misiones. De todos modos no esconde la centralidad que ocupa en el escenario de la política cuando niega la intención de la Casa Rosada de hacer una reforma laboral como la que inentaron Alfonsín y la Alianza, y adelanta que lo que sí habrá será una reforma fiscal. Subraya que deberá ser más progresiva, que aliente la inversión y la generación de fuentes de trabajo y que haya una reparación histórica para Misiones hoy rezagada en la coparticipación.
Veamos la entrevista:

Una mirada a los procesos políticos de los últimos años da cuenta de que en la Argentina se producen ciclos de alternancia entre gobiernos populistas y neoliberales. El famoso péndulo de expansión del gasto y ajustes. ¿El gobierno de Macri es consciente de esto? ¿Qué deben hacer para no caer en lo mismo?
“Primero no coincido con que el gobierno del presidente Macri es liberal como se dice livianamente. Coincido sí que el gobierno del ex presidente Carlos Menem tuvo una tendencia liberal pero con ribetes populistas y el gobierno de Néstor Kirchner sí fue un gobierno populista. El gobierno de Macri es lo opuesto al populismo y liberalismo. Nuestra política es gradualista no es una política de shock como lo es el liberalismo, pero tampoco es de populismo de gastar lo que no se tiene o de gastar lo que se tiene sin pensar en el futuro; ya que este sistema es gradualista no de ajuste salvaje. Trabajamos, como prioridad sobre la base de la inversión lo que nos hace estar más cerca del desarrollismo. Es un sistema gradual que apuesta a la inversión para que el crecimiento sea sostenido y sobre base sólida. Todos los economistas ortodoxos, liberales que lo apoyaron a Macri hoy lo critican porque justamente no hizo el ajuste, no eliminó el déficit fiscal eso hubiera llevado a más gente bajo la línea de pobreza e indigencia en una situación social que más allá no era sostenible políticamente no es justa y eso el presidente Macri lo sabe desde el primer momento y, por eso esta política gradual y a medida de que se vayan madurando la situación y haya más trabajo se pueda ir bajando el déficit fiscal, pero nunca antes”.

Más allá de los resultados, los comicios del próximo 22 no cambiarán mucho la composición del Congreso Nacional. ¿Cree que el justicialismo después de las elecciones del 22 de octubre le dará la gobernabilidad que necesita el presidente Mauricio Macri?; máxime porque se dice que el peronismo/justicialismo fuera del poder es difícil contenerlo…
“No creo que el peronismo fuera del poder sea difícil contenerlo. Macri lleva casi la mitad de su gobierno. Creo que hay una minoría absoluta que no se daba desde la época de Irigoyen en ambas cámaras y sin embargo a podido sacar leyes y ha podido gobernar porque ha hecho un trabajo de equipo con la totalidad de los gobernadores más allá de posiciones políticas; donde las agendas fueron comunes y se trabajó con la verdad sin tratar de primerearlos políticamente, trabajando sobre las coincidencias priorizando las necesidades de las provincias y la Nación. Hay una relación madura, adulta e institucional que a veces no se da siquiera con gobiernos provinciales del mismo signo político. Qué la primera reunión al asumir como presidente que tuvo Macri en 2015 fuera con los 24 gobernadores habla que desde el inicio busco armar una agenda de gobernabilidad y de trabajo institucional maduro”.

La siguiente pregunta me hubiera gustado trasladársela al jefe de Gabinete Marcos Peña, pero lamentablemente no pudo ser. Se la hago a usted. ¿Qué le aportará Humberto Schiavoni al Senado? El comentario fuerte es que usted reemplazará a Federico Piñedo en la presidencia de la Cámara Alta…
“Primero anuncio que Federico Pinedo continuará al frente de la presidencia provisional del Senado después del 10 de diciembre próximo. Le daré la visión de un hombre del interior, de un hombre que conoce los problemas de la provincia de Misiones porque tuve inclusión en el ejecutivo de la provincia; voy aportarle a los misioneros una capacidad importante de gestión para destrabar muchos trámites y servicios que a veces quedan en la maraña burocrática de algún ministerio y, además trabajé en los grandes lineamientos que le hacen falta a Misiones; cómo será la coparticipación; la energía, la promoción de financiamientos para las agriculutras familiares, el requipamiento y la modernización de todo el sector forestoindustrial”.

El gobernador de la provincia Hugo Passalacqua, más allá de ser de un signo político distinto al del presidente Macri tiene línea directa con él. De hecho, el lunes último el propio Macri en Iguazú elogió su gestión. Usted también tiene una línea muy directa con el presidente. Vienen trabajando juntos desde que Macri se inició en la política, usted es el presidente nacional del Pro. ¿Esto le abre mucho más las puertas a Misiones?
“Es cierto lo que usted dice. Con el gobernador Passalacqua más allá de no coincidir políticamente tenemos un diálogo fluido en favor de los intereses de los misioneros y, por supuesto lo seguiremos teniendo después del 22 de octubre. Estaré a su disposición en lo que necesita para trabajar juntos en favor de la gente”.

¿No es un candidato testimonial?
“No. El 9 de diciembre dejo la dirección ejecutiva de Yacyretá y si los ciudadanos me elijen asumiré como senador. Haber estado en Yacyretá es una etapa que concluye, si el electorado así lo decide con su voto el 10 de diciembre. Asumiré el desafío más importante de mi carrera como político. Estoy muy contento con el apoyo de la gente y con el del presidente Macri con quien comenzamos juntos este proyecto nacional”.

¿Qué le plantea la gente en su recorrida por las ciudades?
“La gente plantea diversos temas que tienen que ver con sus realidades. Pero lo más importante es que noto que la gente sabe que Cambiemos está cambiando el país, que estamos saliendo y que ven el sacrificio que está haciendo el presidente en favor de todos los argentinos. Ven que hay salida y que se está trabajando en ello. Veo optimismo en la gente”.

El diputado nacional y candidato a senador por el Frente Renovador Maurice Closs en una entrevista que le hiciera planteó trabajar el año próximo la reforma fiscal y que comience a regir a partir del año 2020. ¿Qué opina usted? Y ¿qué opina de la inminente reforma laboral?
“No habrá reforma laboral. Habrá una negociación gremio por gremio. Se van a sentar todas las patas involucradas. Es decir, los empresarios, los trabajadores y el gobierno para ver cómo se puede optimizar y generar más fuentes laborales como pasó con Vaca Muerta, con la industria automotriz. Si alguien está pensando que el gobierno nacional planteará una reforma laboral como la que hubo en el gobierno de (Raúl) Alfonsín o la Alianza está plenamente equivocado. Con respecto a la reforma fiscal yo soy mucho más ambicioso. Estoy convencido que se puede analizar y tratar el año próximo y ponerla en hacia fines del 2018. El nuevo esquema fiscal debe tender a tres objetivos básicos: El primero que sea más progresivo, paguen impuestos los que más tienen; segundo que aliente la inversión y la generación de fuentes de trabajo y tercero en lo que hace a Misiones que la repare históricamente con una coparticipación que está totalmente rezagada negociada en 1987, siendo hoy Misiones la provincia más castigada en este sentido; ya que cuenta con más habitantes que otras provincias del Nea y percibe mucho menos

Anuncios