No hay debate previsto para crear nuevos municipios en Misiones. Lo de Pozo Azul responde a una necesidad particular de una zona alejada de centros urbanos. Se trata de la organización política provincial número 76.

 

Posadas (viernes 13 de octubre). Tal como estaba previsto, la Legislatura misionera creó, por ley, el municipio de Pozo Azul, en un proceso institucional que comenzó a principio del año cuando el gobernador Hugo Passalacqua envió el proyecto pero que arrancó a principio de la década del 90, con los primeros reclamos.
Pozo Azul, ubicado en el departamento de San Pedro en inmediaciones del cruce de las rutas provinciales 17 y 20 será el municipio número 76 de Misiones, transitoriamente, de segunda categoría.
Según lo establece la Ley, el Poder Ejecutivo designará un interventor que desarrolle todas las acciones necesarias para organizar jurídica, política, contable y administrativamente el municipio de Pozo Azul. En las elecciones generales de 2019, el nuevo municipio elegirá por primera vez sus autoridades municipales.
Si bien la Legislatura aprobó la creación de este nuevo municipio, no avala en general esta práctica para Misiones ni avanzará en nuevas divisiones, pese a las tibias intenciones principalmente de dos zonas populosas de Posadas, como Villa Cabello, al oeste de la ciudad, e Itaembé Miní, al suroeste.
El principal problema que tiene el paraje de Pozo Azul, ahora convertido en municipio, son las distancias que separan el poblado de sus vecinos y su consiguiente contratiempo en el tratamiento cotidiano de necesidades y gestiones: 80 son los kilómetros que los separan de Victoria, 65 de Irigoyen y no menos de 40 kilómetros con San Pedro.
Esta realidad manifiesta es una variante insoslayable a la hora de trasladar un enfermo, mantener un camino vecinal o realizar cualquier gestión por parte de la comunidad de Pozo Azul.

Los fundamentos de Passalacqua

Cita textual del proyecto ingresado el día 11 de enero de 2017 a través de mesa de entrada legislativa para inclusión en boletín de asuntos entrados:

Posadas 10 enero de 2017. A la Cámara de Representantes:
Tengo el agrado de dirigirme a esa Cámara, con el objeto de remitir a su consideración un Proyecto de Ley, en los términos de los Artículos 102° y 116° inc. 2, de nuestra Constitución Provincial, para su oportuna consideración, referido a la creación de un nuevo municipio, que llevará Al nombre de “Pozo Azul”.
El acceso a la tierra segura y regularizada (Derecho de Posesión) es un instrumento estratégico, eficaz c indispensable para el fortalecimiento de la familia campesina y vigorización de la economía agraria, ~ver el progreso, el bienestar y garantizar Al ordenamiento y desarrollo territorial provincial sostenible. La FAO ha identificado a los Derechos de Tenencia, como uno de los 14 temas para la Agenda de Desarrollo Post 2015.
La ecuación tierra para el desarrollo territorial sostenible, es la sumatoria del acceso, la distribución, la regularización dominial, el uso y conservación de los suelos más otras acciones complementarias vinculadas a los parámetros de tenencia, el uso de tierra (según zonas), mecanismos de control, apoyo técnico y financiero, Al desarrollo de estrategias que fomenten la competitividad productiva la infraestructura adecuada (vivienda, caminos, electricidad, centros educativos y de salud, etc.). Su resultante es la consolidación de un Modelo de Desarrollo Territorial Sostenible en la Provincia.
Visto los resultados logrados por planes y/o programas implementados, tanto para la regularización dominial de tierras, como para la construcción de infraestructura habitacional, se concluye que esta temática está Al Apto de la agenda pública, pero a pesar de ello, todavía quedan cuestiones pendientes por resolver, sobre lo que debe profundizar el accionar de gobierno.
Cabe reseñar que la regularización de la tenencia de las tierras, a favor de las familias que exhiben una ocupación irregular consolidada y de antigua data, significa afianzar el vínculo de esa familia respecto del territorio que habitan, constituyendo ello uno de los pilares estratégicos de la política de tierras que viene implementando el gobierno provincial en estos años. En Misiones, y en particular en la zona de Pozo Azul, las ocupaciones de tierras privadas son paulatinas, silenciosas, llevadas a cabo de manera espontánea e individual por agricultores o peones rurales, que no tenían otro modo de subsistir.
Fue en la década de los años ’90 que se intensificaron estos procesos de ocupación territorial de grandes propiedades privadas, ante un Estado ausente, la poca disponibilidad de tierras fiscales, el agotamiento de un modelo de aprovechamiento extractivo del bosque nativo, el empobrecimiento de los suelos (en algunas zonas del centro, fundamentalmente sobre la cuenca del río Uruguay) y el proceso de concentración de tierras, a favor de grandes y medianos propietarios, destinadas a la actividad foresto-industrial. El Censo de ocupantes de tierras realizado por la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones en 2003, fue también un hecho de profunda signific1ción, porque reveló la existencia de 10 grandes propiedades que totalizaban unas 104.000 hectáreas de las cuales 59.500 estarían con problemas de ocupación ilegal, involucrando a unas 1.648 familias en los departamentos General Manuel Belgrano y San Pedro.
Un caso emblemático de ocupación irregular de grandes extensiones es el de Pozo Azul, donde están involucradas las propiedades de Puente Alto S.A., Colonizadora Misionera S.A. y Maderas Nativas S.R.L., las que territorialmente abarcan unas 65.578 hectáreas. Estas propiedades estaban destinadas al aprovechamiento extractivo del bosque nativo.
El proceso de ocupación territorial se inicia a comienzos de los años ’90 y se va consolidando y acrecentando a mediados de esa década, sin que en esos años, se visualizara desde el gobierno provincial la complejidad, ni atendiera los reclamos sociales que se empezaban a producir.
Es por ello que a comienzos de la década pasada, se inicia una lucha fuerte de reivindicación social por parte de los ocupantes irregulares, que tiene sus inicios a finales de los años 90 y se acentuó en el año 2.000, cuando el 17 de septiembre se celebró el jubileo de la tierra. Ese movimiento propició a finales del arlo 2.004, le sanción de la Ley de “Arraigo y Colonización”.
La primera ley de colonización sancionada, fue observada por el Poder Ejecutivo Provincial porque expropiaba la terminal de Pozo Azul, una estación de servicios, aserraderos y hasta un complejo eco turístico. Corregidas las anomalías, la ley declaró de utilidad pública y sujeta a expropiación parcial unas siete (7) propiedades (14 lotes catastrales) que cubren unas 69.737.311 hectáreas distribuidas en Bernardo de Irigoyen, San Pedro y San Vicente e involucrando, en esa oportunidad, a aproximadamente unas 1.030 familias. La Subsecretaria de Tierras y Colonización tuvo la responsabilidad de determinar, mediante imágenes aéreas e inspecciones territoriales, la ocupación existente en las propiedades involucradas en proceso expropiatorio.
El total de las propiedades que se expropiaron parcialmente fueron cinco (el 71,42% de las propiedades involucrada en la ley), comprendiendo uta superficie que rondó las 41.018,20 hectáreas (el 58,82 % de la superficie total involucrada en todo el proceso).
Por decisión del Gobierno de la Provincia, se tomó posesión de estas tierras el 3 de Mayo de 2.013, abarcando las propiedades de: Colonizadora Misionera S.A., Maderas Nativas S.R.L. y Puente Alto S.A., totalizando una superficie de 38.000 hectáreas, para lo cual se hizo un depósito judicial (en tres Juzgados) de 23.000.000 de Pesos.
Posteriormente, y a efectos de hacer más eficaz, rápido y dinámico el proceso de regularización dominial en este territorio, se decidió remitir a la Legislatura Provincial un proyecto de ley a efectos de que estos inmuebles fueran transferidos al Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) para que este los administrara y posteriormente los entregara a los adjudicatarios de los mismos.
Para comprender la situación actual de la tierra en Misiones, hay que remontarse a finales del siglo antepasado. En esos tiempos, en que nuestro territorio era selva pura y en que habían pasado años de lo que había sido la epopeya jesuítico guaraní, se repartió en grandes cantidades de tierras que iban desde la costa del Paraná a la costa del Uruguay, según las latitudes de la provincia. Durante muchos años cada una de estas familias que lejos estaban de vivir en Misiones, se dedicaban a la producción de yerba o a la extracción de la madera nativa. Y llegó un momento en que ese negocio se fue terminando y las familias se quedaron lejos, con las riquezas de Misiones pero viviendo en Buenos Aires o en cualquier lugar lejos de acá. Y la tierra quedó improductiva.
Lo primero que hizo el Gobierno fue tomar la decisión política poniendo a disposición los recursos y luego gestionando esa decisión. Así, para agilizar los trámites de regularización de tierras, una vez expropiadas, se incorporaron las mismas al IPRODHA, Organismo que cuenta con la estructura y experiencia necesarias para resolver la situación habitacional de miles de misioneros. Muestra acaba de ello son los más de 460 boletos de compra venta entregados que abarcan una territorialidad de 4.000 has.
Aquello que comenzó como una ocupación irregular de tierras, en su mayoría privadas, fue consolidándose y constituyendo un pueblo, con sus costumbres, idiosincrasia, con una forma de vida y trabajo, que hoy lleva a la necesidad de reconocerlo como Municipio, para que elija sus propias autoridades, para que se gobierne asimismo, para conformar con su organización.
Es por ello es que, en virtud del proceso de regularización dominial encarado por el Gobierno Provincial que abarca unas 40.000 has, más 2.200 predios, en donde las dos terceras partes se corresponden a superficies prediales menores a 25 has, ocupadas por más de 1.755 familias, más de 7.000 personas y del desarrollo territorial de las áreas aledañas de esta región provincial, de estratégica relevancia étnico-socio-territorial y ambiental, para lo cual es relevante ordenar el territorio adecuando los límites territoriales de las jurisdicciones municipales involucradas en esta región, a efectos de gestionar eficazmente el área de manera institucionalmente viable, socialmente inclusiva, ambiental y territorialmente sostenible.
Para ello se hace altamente aconsejable organizar jurídico-políticamente el territorio de referencia, brindado a sus pobladores las herramientas institucionales que les permita auto organizarse y administrarse, dentro de los parámetros del derecho vigente. Encontrándose dicha herramienta claramente prevista por nuestra por la Constitución Nacional y la Constitución Provincial (con más sus leyes complementarias), bajo la forma denominada “municipio”, con todas las facultades previstos por las saneas citadas, que garantizan a dicha institución, autonomía (art. 1230 C.N.) política, administrativa y financiara (art. 161° C.P.) con respecto a su organización y gobierno.
En cuanto a su denominación, no caben dudas de que el mismo debería llevar el nombre de “Pozo Azul”, en clara alusión a la actual denominación del paraje o núcleo más poblado de la localidad cuya municipalización se propone, habida cuenta también que dicha denominación es la que naturalmente surgió en las diversas reuniones mantenidas con sus pobladores, como así también con las autoridades de los municipios cuyo territorio quedaría afectado.
En cuanto al ámbito físico, y como es de suponer, debe ser conformado territorialmente con porciones de superficies de municipios aledaños a Pozo Azul, a saber; Colonia Victoria, Bernardo de Irigoyen y San Pedro, con una superficie de 90.586,2121has.
El municipio quedará incorporado al Departamento de San Pedro, por tal motivo se deslindará las nuevas superficies de todos los municipios afectados, como así también el nuevo trazado de los departamentos de General Manuel Belgrano, Eldorado y San Pedro, conforme a las siguientes especificaciones:
La Superficie aportada por los Municipios S/ Planos de mensuras existentes:
Municipio de Colonia Victoria: 17.401,1579 Ha. (34,15% de su territorio.) Municipio de Bernardo de Irigoyen: 34.059,8029 Ha. (33,57% de su territorio) Municipio de San Pedro: 39.125,2513 Ha. (11,42% de su territorio).
En razón que al crearse el Municipio de Pozo Azul se modifican límites Municipales y Departamentales, ello trae como consecuencia la necesaria reestructuración y revisión de la división de jurisdicciones judiciales, en relación a los juzgados y dependencias comprendidos en la zona territorial que se trata en el presente Proyecto.
Por ello es que considero de imprescindible necesidad modificar el Artículo 14° de la Ley IV — N° 15, que establece las jurisdicciones de la Tercera Circunscripción Judicial de la Provincia, como también creo imperioso, en aras al respeto de la división de poderes establecido por la Constitución Provincial, se cite a representantes del Poder Judicial a fin de que evalúen la incidencia de la creación del Municipio de Pozo Azul, en relación a las jurisdicciones y competencias judiciales de la Circunscripción Judicial aquí tratada.
Por otro lado, necesariamente habrá que asignarle al nuevo Municipio un porcentaje de coparticipación, para que con ello, más los recursos que vaya recaudando a medida que se organice administrativa e institucionalmente, pueda ir solventando y cubriendo las necesidades estaduales de su conformación y funcionamiento.
A los fines de garantizar que en la asignación de coparticipación, no se afectará a ninguno de los 75 Municipios de la Provincia ya existentes, en sus montos actualmente asignados, considero oportuno que el monto establecido para el nuevo Municipio de Pozo Azul sea soportado por Rentas Generales de la Provincia, hasta tanto se adecúe un nuevo Régimen de Coparticipación Municipal.
Sabiendo que de ser aprobado el presente proyecto, será de transcendental importancia y en beneficio de los pobladores de la zona territorial comprendida, saludo a esa Cámara muy atentamente.

Este jueves 12 de octubre quedó aprobado el proyecto. Se convirtió así en el municipio número 76 de Misiones.

Anuncios