La Cámara de Representantes de Misiones expresó anoche su opinión en contra de las pretensiones de la provincia de Buenos Aires de restablecer el Fondo del Conurbano a expensas de los recursos de las otras provincias. Agregó poder político a la resistencia del Gobernador. Con débiles argumentos Cambiemos no se sumó y quedó pegado con los mandatos del centralismo porteño

Posadas (Viernes, 13 de octubre) Enredados en las formas, los diputados provinciales de la Alianza Cambiemos quedaron anoche pegados a los intereses y a los mandatos del centralismo porteño. Un desliz groso a diez días de las elecciones para elegir representantes de Misiones en el Congreso, precisamente para defender la voz de los misioneros.  Una declaración de “repudio” a las pretensiones de Buenos Aires de apropiarse de recursos de las restantes provincias para el famoso Fondo del Conurbano, dejó a los ocho diputados de la Alianza PRO – UCR en zona límite. Y jugaron dudosamente. Votaron en contra de un proyecto de Declaración de la Cámara de Representantes de la Provincia que, como poder político, decidió expresar su opinión institucional en contra de esos reclamos de la provincia de Buenos Aires que pretende reconstituir el Fondo manoteando 52 mil millones de pesos a las provincias.

El argumento para votar en contra de la Declaración, que, reiteramos es una toma de posición política ante el conflicto abierto por la distribución de los recursos de la coparticipación, estuvo en la forma y no en el contenido.

El proyecto, convertido en Declaración, habla de “repudio”. Es lo que objetan desde el PRO. Entienden que no se puede “repudiar” o “rechazar” una decisión de otro distrito y más si está fundada en la vigencia de una ley por más injusta que sea. Por eso observamos que la forma se impuso al contenido. En sintonía con lo manifestado aquí por el ministro Peña, que se puede decir expresa la voz del Presidente como jefe de Gabinete, el PRO Misiones aboga por una resolución política del diferendo generado por una colisión de derechos, ya que el reclamo de Buenos Aires está fundamentado en una ley vigente, aunque no se aplica, y las provincias a su vez defienden sus recursos.

Este claro posicionamiento del PRO quedó anoche silenciado por la locuacidad de sus aliados menores de la UCR, quienes, con la fe de los conversos y el arte de birlibirloque terminaron envueltos en sus propios discursos. Para los diputados Gustavo González y Germán Bordón la culpa de todo la tienen los kirchneristas.  Después de señalar que no iban a votar el repudio a una decisión tomada por otro gobierno, González, haciéndose eco del discurso instalado por los medios hegemónicos, puso toda la responsabilidad del estado actual de las cosas en los gobiernos de Néstor y Cristina. “La ley del Fondo del Conurbano Bonaerense fue una ley que estuvo vigente durante el kirchnerismo y no lo modificaron”, acusó omitiendo que rige desde 1992 pero que desde 1996 por ley, se estableció un tope que es el que cuestiona Vidal. González omitió asimismo que tampoco el gobierno de la Alianza de Fernando de la Rúa derogó el Fondo. Evidentemente, estos recortes sesgados de los procesos iniciados en 1983, no apuntan a esclarecer ningún debate ni intercambio de ideas sino que son hábitos del chicanerío en épocas electorales, que por otra parte es el estado permanente en que viven los directivos del ucerreísmo. Eludiendo la cuestión de fondo se rasgó las vestiduras por la tarea que tiene el gobierno de Macri, que por ahora siente suyo, que dijo, debe resolver todos los problemas heredados de los doce años del kirchnersimo.  Aparte de repetir el esquema discursivo que lo dejó justificando la presentación de la gobernadora Vidal, cometió dos deslices que fueron aprovechados por los diputados María Losada y Martín Sereno para dejar al descubierto su doble discurso y la verdadera intención de sus argumentos que no pretenden desocultar verdades sino meramente abonar la construcción simbólica.

Argumentó González que la gobernadora recurre a la Corte porque se siente perjudicada, faltó decir “pobre”. Y agregó el diputado de la UCR que “lo que hizo la Corte fue convocar a los fiscales de Estado de las distintas provincias y advertirles que la eventual decisión va a afectar derechos de otras provincias y los insta a defender sus derechos”.  Losada no la dejó pasar. Observó que si es cierta esa convocatoria de la Corte estarían incurriendo en un  error procedimental ya que no corresponde convocar a una parte para advertirles de la presentación de la otra. Por eso puso en duda la versión de la convocatoria, que fue difundida por el multimedios de Clarín para devaluar la iniciativa que tuvieron todas las provincias, incluyendo las gobernadas por Cambiemos de unirse en defensa de sus intereses y ponerle un límite político a las demandas de Buenos Aires.

El otro desliz fue calificar de “exceso” la Declaración de “repudio”. Se la dejó picando a Martín Sereno que puso de relieve el doble discurso de la UCR. “Si quiere hablar de excesos –dijo- exceso son los DNU de Macri” y en ese sentido hizo mención al decreto que habilitó el blanqueo a los parientes de los funcionarios nacionales violando el espíritu de la ley votada en el Congreso, la pretensión de nombrar jueces por decreto, la eliminación de programas de salud y de subsidios para discapacitados y en entre otras la condonación de la deuda a su padre por el Correo.

La opinión del Poder político

Pero volviendo a la cuestión de forma planteada por el PRO que cuestionó el concepto de “repudio”, hay que aclarar que la Cámara de Representantes como uno de los tres poderes constitucionales de la Provincia, además del rol fundamental de sancionar leyes, tiene dos maneras de hacer conocer su posición política como institución del sistema democrático:  las Comunicaciones y las Declaraciones. El Reglamento determina que “se presentará en forma de proyecto de Comunicación, toda moción o proposición dirigida a contestar, recomendar, pedir o exponer algo o expresar un deseo o aspiración de la Cámara”. Y establece que “se presentará en forma de proyecto de Declaración, toda moción o proposición destinada a reafirmar las atribuciones constitucionales de la Cámara o expresar una opinión del Cuerpo”.

Es decir que la Cámara anoche hizo saber a los misioneros y a los argentinos, que se reafirma los derechos de Misiones ante los reclamos de Buenos Aires.  Al votar en contra de esa opinión inevitablemente los diputados de Cambiemos quedan en zona dudosa y justo cuando lo que se vota el domingo 22 son representantes de la provincia en el Congreso para defender los intereses locales. Quedaron expuestos a ser sospechados que en los momentos límites de los diferendos entre Nación y Provincia, los diputados y senadores de Cambiemos optaran por la defensa de su gobierno nacional. Es volver a los alineamientos y dictados del Comité Nacional.

Pero ¿por qué razón se utiliza en estos proyectos la palabra “repudio”? No está en ningún lado del reglamento que tampoco establece un formato. Puede que sea un hábito, como sucede con la utilización de la palabra “beneplácito” que remite a un vocabulario anterior incluso al siglo de oro de las letras españolas para expresar una buena opinión sobre acontecimientos sociales y poner de manifiesto la mirada del poder político sobre lo que hace la gente.

Pero si “repudio” aparece como inapropiado, los diputados de Cambiemos en lugar de oponerse lisa y llanamente podrían haber presentado un proyecto alternativo para demostrar la intención política de plantarse a las pretensiones de Buenos Aires pero sin repudiarlas.

En tiempos de ajustes del gasto público lo cierto es que Cambiemos quedó defendiendo las atribuciones de la gobernadora Vidal. Contribuyó la fuerza de las argumentaciones de los diputados del Pays, que desnudaron la lógica ubicua de los ucerreístas más propia de los abogados que pueden bajar la biblioteca a favor o en contra de su defendido o acusado, que de las convicciones ideológicas.

El repudio del Parlamento

La Declaración promovida por el Pays y aprobada anoche en el Parlamento misionero tuvo el acompañamiento de todos los otros bloques. Los 32 votos que respaldaron la iniciativa representan el 80% del arco político con representación parlamentaria. La intervención de los diputados de Vanguardia y de Trabajo y Progreso sirvió para despartidizar el debate y trascender la presentación de Héctor Bárbaro.

La Declaración expresa:

“Su  más  enérgico  repudio  al reclamo judicial promovido  por  la  provincia de Buenos Aires a través de su gobernadora, María Eugenia Vidal, para la posible recomposición del Fondo del Conurbano Bonaerense, y la eventual afectación de la coparticipación misionera que se derivaría de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación contrario a los intereses de las provincias”.

Pero no se queda en poner de manifiesto la resistencia sino que a la vez “insta  a  los  representantes  parlamentarios  nacionales  por  la  provincia de Misiones, y a los candidatos a estos cargos, a realizar los planteos legislativos correspondientes para la resolución de la demanda de Buenos Aires en el ámbito del Parlamento Nacional, donde todas las provincias y todas las expresiones políticas del país tienen representación”.

En los fundamentos el diputado Bárbaro destaca que “e Ejecutivo bonaerense presentó una demanda contra el Estado Nacional ante la Corte Suprema por considerar “inconstitucional” el tope de 650 millones de pesos de la recaudación del Impuesto a las Ganancias destinado a la provincia de Buenos Aires. El tope fue establecido por la ley 24.621, sancionada el 27 de diciembre de 1995 y promulgada el 3 de enero de 1996, que además ordenó que el excedente de la recaudación fuera repartido entre el resto de las provincias (con excepción de la Ciudad de Buenos Aires) de acuerdo con los coeficientes de la Ley de Coparticipación.

La presentación judicial podría resultar en un resarcimiento de 300 mil millones de pesos que surgen del reclamo por el retroactivo de los recursos no recibidos entre 2011 y 2015, resarcimiento que podría afectar en forma directa a las demás provincias argentinas, incluida Misiones. En nuestro caso, la provincia se encuentra en peligro de perder  3 mil millones de pesos que recibe anualmente por este reparto del excedente.

Según se señala insistentemente, el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación no se conocería antes del 22 de octubre (fecha de las elecciones), pero sí saldría a la luz después de dicha fecha. En diferentes medios de prensa nacionales se señala que tal detalle ayudaría al gobierno nacional a especular con un fortalecimiento del espacio oficialista en el Congreso Nacional, con legisladores de las provincias que respondan a Cambiemos y debiliten la clara posición de los Estados provinciales en contra de esta arremetida centralista.

Y aunque el fallo no salga en estas fechas, también hay serio riesgo de que sí prospere la medida cautelar solicitada por la Gobernadora María Eugenia Vidal. Esa cautelar pide que la justicia elimine el tope o que Buenos Aires ingrese en el reparto de ese 10% de lo recaudado por Ganancias.

Los gobernadores, incluido el primer mandatario misionero Hugo Passalacqua, plantearon su postura contraria a resignar fondos que son imprescindibles para el funcionamiento de los respectivos Estados. Esta misma postura se fundamentó legalmente ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. A la provincia, la arremetida centralista del gobierno de Cambiemos (que incluso cuenta con el explícito apoyo del presidente Mauricio Macri), le llega justo en momentos críticos por los recortes de otros fondos nacionales para obras públicas, salud y viviendas.

Es oportuno el repudio por parte de esta Legislatura provincial de la posible afectación, magnificada por estos recortes señalados. También es oportuno que instemos a los representantes parlamentarios nacionales por la provincia, y a quienes se postulan hoy para estos cargos, a realizar planteos legislativos para la resolución de la demanda de Buenos Aires en el ámbito del Parlamento Nacional, donde todas las provincias y todas las expresiones políticas del país tienen representación, no solo en defensa de los fondos que recibe el Estado misionero sino también para que, en el caso de que se quiera compensar a Buenos Aires, el dinero sea aportado por la Nación.

Esto último tiene particular importancia en el marco de las declaraciones del presidente del Pro y candidato a Senador por Cambiemos, Humberto Schiavoni, quien sostiene públicamente un preocupante “doble discurso” respecto de este tema, puesto que mientras anuncia tibiamente su apoyo a la posición misionera, también desmintió al propio gobernador al señalar que “es mentira que Misiones perderá tres mil millones”.

 

Anuncios