El respaldo institucional de los gobernadores a la reforma previsional aceleró los tiempos en el Senado que hoy aprobó el proyecto en Comisión para debatirse la semana próxima. Se logró modificar la fórmula de calcular los aumentos de los jubilados combinando el índice inflacionario y los aumentos de los activos, aunque la ecuación todavía es menor a la existente

Buenos Aires (Jueves, 23 de noviembre. Enviado Especial) Después del comprometido respaldo de gobernadores que estuvieron hoy en el Senado, la Comisión de Trabajo aprobó el dictamen para la reforma previsional que tiene vasos comunicantes con el pacto nación – provincias firmado la semana pasada en la Casa Rosada.
Como se informa aparte, Hugo Passalacqua resumió el espíritu del acuerdo institucional al observar que corrige algunas cosas del pasado y constituye una construcción hacia el futuro. En el Salón Azul del Senado, se reunieron las comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto y Hacienda para tratar los proyectos de ley de Consenso Fiscal y la reforma previsional, junto a un grupo de gobernadores y vices, quiénes, como ya se informó, pidieron a los senadores el acompañamiento al acuerdo fiscal.
El proyecto aprobado volvió a tener correcciones en la fórmula para calcular los aumentos jubilatorios en el debate en comisión, lo que revela la atmósfera de diálogo y consensos que inspiró al gobernador de Misiones y a sus colegas a mostrarse optimistas. El proyecto inicial había generado la resistencia inicial de los gobernadores pero en la mañana del jueves 16, en una previa que los mandatarios provinciales tuvieron con el ministro Rogelio Frigerio se estableció que la fórmula no se limitaría a referenciarse en el índice inflacionario sino que agregaría un plus. En el proyecto que ingresó el sábado al Senado, ese plus se vinculaba con el crecimiento del PBI. En la reunión de hoy, el senador Miguel Pichetto, como presidente del bloque del Frente para la victoria presentó una nueva fórmula que fue aceptada por los ministros Frigerio, Nicolás Dujovne y Jorge Triaca, que estaban presentes en la reunión de comisión, dispuestos al debate.
“La propuesta del Gobierno es realmente muy pobre, muy magra. Hay que salir del esquema de ajuste por PBI, primero porque nadie lo entiende, y después porque es ínfimo, insignificante”, apuntó Pichetto. Pocos minutos antes, dos de los invitados habían anticipado cambios en el texto. Tras defender el pacto fiscal, el salteño Juan Manuel Urtubey anunció que los senadores abrirían una discusión sobre el tema y confirmó que la fórmula, tal como había sido enviada por el Ejecutivo, no representaba lo acordado entre los mandatarios provinciales y la Rosada. “Habíamos quedado en que iba a ser algo superior a la inflación. Está claro que esto no es suficiente”, dijo el gobernador de Salta. En el mismo sentido se expresó el vicegobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, quien confirmó a Letra P que su provincia no avalaría la propuesta del Ejecutivo.
La fórmula propuesta por Pichetto y acordada rápidamente, deja de lado la fórmula inflación + PBI y plantea un 70 por ciento de las variaciones en función del nivel general del IPC y un 30 por ciento por el coeficiente que surja de la variación de la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables RIPTE.

La reforma laboral no pasó

En la misma comisión de Trabajo, las oposiciones decidieron postergar el tratamiento de la nueva legislación laboral en el Senado, hasta que asuman los nuevos legisladores y la Cámara estrene su nueva conformación, el 10 de diciembre. La decisión fue anunciada por Pichetto en una conferencia de prensa. Se consideró que las indecisiones de la CGT y las movilizaciones de las otras centrales de trabajadores impide la unidad en el discurso mientras Pablo Moyano agitó los fantasmas de la Ley Banelco que mucho tuvo que ver con la renuncia del vicepresidente Chacho Álvarez y la posterior caída del gobierno de Fernando de la Rúa
“Ante la falta de cohesión y los comentarios improcedentes sobre el trámite hemos decidido postergar el tratamiento de este tema hasta la nueva composición del Senado y hasta que la CGT unifique, en una sola voz, si hay voluntad de avanzar en reformas. No queremos repetir ninguna experiencia que lesione la imagen y el prestigio del Senado, como ocurrió en otras oportunidades”, dijo Pichetto.