El oficialismo no sumó los 129 que necesitaba para sesionar ya que la tensión de la calle se hizo sentir en los legisladores que no tuvieron el valor de poner la cara en defensa de los acuerdos firmados por los gobernadores. De todos modos horas después Marcos Peña anunció que insistirán con el proyecto tal cual salió del Senado.

Buenos Aires. (Jueves, 14 de diciembre de 2017. Enviado especial) La presión de la calle ganada por los movimientos sociales y las organizaciones de los trabajadores se impuso hoy al palacio. Por falta de quórum no se pudo tratar la reforma previsional que ya tiene media sanción del Senado y forma parte del acuerdo marco entre Nación y Provincias. El clima fue enrarecido por la masiva movilización con ayuda del propio gobierno nacional que sobreactuó la contención y por su pulsión a reprimir. Damos fe que el centro de la Capital se asemejaba a una ciudad ocupada.
La falta de apoyo a la iniciativa sorprendió ya que todos los diputados consultados daban por descontado que la convocatoria se hacía con el poroteo asegurado. Las operaciones y los compromisos asumidos daban por seguro el respaldo de las provincias. Sin embargo, fueron pocos los gobernadores que pudieron alinear a su gente en la lógica federalista.
Pasados los 30 minutos de la convocatoria no hubo otra que levantar la sesión por falta de quórum por más que se haya informado lo contrario. La postura de la oposición fue el reclamar constantemente, y de manera exaltada, el levantamiento. Mientras tanto una parte del Congreso, dispuesta a llevar adelante el tratamiento, se mantenían inamovibles en sus bancas. La tensión fue in crecendo hasta el punto de que hubieron cruces de manotazos entre el Emilio Monzó y quienes trataban de convencerlo de que diera fin a la reunión. En un momento el Presidente acuso la existencia de 130 diputados presentes (el quorum es 129) lo que precipitó aún más los ánimos de los presentes.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A ello se sumó la desquiciada situación represiva que llevaron adelantes la Policía Federal y la Gendarmería sobre manifestantes en las inmediaciones del Congreso. Balas de goma, gases lacrimógenos y camiones hidrantes, fueron los escudos de las fuerzas que desde las 14 y por más de dos horas no paró de amedrentar a trabajadores, jubilados y manifestantes en la calle.
Una vez levantada la sesión algunos diputados hablaron con la prensa en el salón de los Pasos Perdidos. Felipe Solá calificó el momento como “un bochorno, pero cuál es el trasfondo. Es que la Ley es indefendible, al serlo mintieron el quorum. Eso no fue real, si lo hubiese sido estaríamos sesionando. El bochorno comenzó afuera con las fuerzas represivas, hubo provocación, pero el deber de la infantería es soportar esa provocación, no agredir. Agredieron a manifestantes y a diputados. Pero bueno, necesitaban ésta Ley para cumplir con el Fondo Monetario.

La conferencia de prensa de Peña

Una vez suspendida la sesión, no así los ánimos en la calle, el jefe de gabinete Marcos Peña salió da dar la voz oficial ante lo sucedido. Realizó una recorrida de las ventajas, en tono de previsibilidad y sustentabilidad, que, insiste, acarrea el proyecto de Ley de la reforma previsional que ya cuenta con la aprobación del Senado. Hizo referencia a que lo ocurrido “se enmarca no solamente en el bloque de una idea, sino del funcionamiento normal de una institución como es la Cámara de Diputados”. Denunció a los diputados con su accionar se consolidaron en tanto “piqueteros del recinto”, cosa que nunca se dio en los últimos años de democracia. Y destacó que había una mayoría que quería debatir, desde el oficialismo no quisieron entrar en el juego de esa minoría exaltada y tomaron la determinación de levantar la sesión.
Cuestionado sobre la culminación del debate, de si se realizará la semana que viene o en febrero, Peña respondió “no creemos que por una minoría deba verse afectado el debate parlamentario, nosotros creemos que este proyecto es bueno y que refleja ese consenso logrado con los gobernadores, con casi la totalidad de ellos. Y que refleja la mayoría de las voluntades en el parlamento, entonces vemos que esa Ley tiene que salir”, sin hacer mayores precisiones de cuándo buscarán la conclusión del debate. marcos peña

 

Anuncios