El Presupuesto para las universidades, si bien no garantiza el crecimiento y desarrollo de los años del kirchnerismo, gracias al aporte que se logró en el debate parlamentario, no se reduce. “No es un presupuesto malo”, considera aquí el rector de la UNaM. Lo comparó con los 100 mil millones de ajuste a los jubilados. “Me parece –opinó- que la decisión del gobierno nacional es no achicar el Presupuesto, pero tampoco agrandarlo”.

Eldorado (Martes, 2 de enero). “El Presupuesto universitario no es malo”, consideró el rector de UNaM, Javier Gortari al analizarlo en perspectiva. Lo comparó con el ajuste a los jubilados y observó que los 100 mil millones de pesos que ahorra la Anses son equivalentes a los recursos destinados a las universidades. En declaraciones formuladas a Radio Spika el último día del año pasado, Gortari destacó que “el Presupuesto nacional garantiza el funcionamiento de las universidades si bien no garantizan el crecimiento y desarrollo de los años del kirchnerismo”, pero subrayó que no se reduce y gracias al aporte que se hizo en el debate parlamentario, ya que fueron los diputados los que agregaron una planilla anexa con 9.500 millones de pesos que no contemplaba el proyecto del Ejecutivo. Consideró asimismo que más allá de la concepción del Presidente y su valorización de la educación privada, será muy difícil dar marcha atrás en el servicio público de la Universidad ya es la sociedad la que defiende las conquistas en las que marcó dos bisagras, la Reforma del 18 con el acceso de las clases medias y la gratuidad que impuso el gobierno peronista. Tranquilizó también a los docentes ya que desestimó el rumor de que se daría de baja el plus por zona que se cobra desde los años de Alfonsín.
En otro orden, Gortari que termina su segundo mandato en la Universidad, no descarta incursionar en la política partidaria. La entrevista:

¿Está conforme con el monto que se asignó a las universidades en el Presupuesto nacional para el 2018?
“Lo que se asignó a las universidades tuvo un plus importante en la Cámara de Diputados de la Nación; porque de lo que envió el Ejecutivo Nacional se agregó una planilla de 9.500 millones de pesos que permitirá que se puedan resolver cuestiones administrativas y de funcionamiento. En este contexto nacional ninguno de los rectores de las universidades esperábamos un Presupuesto para crecimiento y desarrollo. El Presupuesto aprobado es para sostener lo que hay. Pero al menos a las universidades no le achicaron el Presupuesto, como sí, tengo entendido sucedió en otras áreas”.

En el caso específico de la UNam ¿a cuánto asciende el Presupuesto?
“Se ubica en 1.450 millones de pesos”.

De ese importe, ¿cuánto destina la universidad a sueldos?
“El 87 por ciento”.

¿No le parece alto ese porcentaje?
“Sí. Es alto. Lo venimos reduciendo. En 2010 destinábamos a sueldos casi el 98 por ciento. Esto significa que en siete años nos fuimos ordenando; hubo un crecimiento en el Presupuesto nacional fundamentalmente en los gobiernos kirchneristas primero con Néstor en la asignación y luego Cristina lo consolidó. Sostener eso nos permite funcionar con mayor cantidad de carreras; extensiones áulicas, es decir nos permite sostener un impacto en la sociedad misionera importante. Tengo claro las dificultades que tendremos para seguir creciendo, pero con este presupuesto podemos sostener lo que venimos haciendo”.

¿Con el 13 por ciento que le queda; le alcanza para ciencias y tecnología; comedores; becas; etcétera?
“Si tuviera más lo gastaría. En función de lo que venimos haciendo nos alcanza. Es cierto que para ciencia y tecnología estamos planteando al ministerio de Ciencia y Tecnología recursos específicos. Debo aclarar que en este sector también se redujeron partidas. No obstante, debo decir que no lo vemos como un Presupuesto malo”.

Hay un rumor de que el plus por zona en el salario docente sería eliminado, ¿el Presupuesto incluye el plus?. 
“Sí. Ese cupo no está en discusión; por lo pronto hasta el momento”.

Con el presupuesto aprobado; ¿se garantiza las extensiones áulicas en el interior de la provincia como Iguazú; San Vicente y Puerto Rico?
“Sí. Lo que no podemos es ampliarnos. Sí mantener lo que ya tenemos. Es decir, no tenemos inscripciones a carreras nuevas; por eso a los estudiantes que se reciben del nivel medio en Iguazú; San Vicente y Puerto Rico no podemos ofrecerle nuevas oportunidades educativas”.

Coincidirá conmigo que esto produce deserción educativa porque cientos de jóvenes que se reciben del nivel medio no pueden continuar sus estudios fuera de su localidad debido a los costos que ello ocasiona…
“Sí. Esto demuestra que hubo una clara restricción del gobierno nacional de seguir desarrollando presupuesto para educación. El presupuesto que se logró a partir de la reforma previsional, unos 100 mil millones de pesos que implica pagarle menos a los jubilados es equivalente al presupuesto universitario, esto significa que el presupuesto universitario nacional es de impacto. Me parece que la decisión del gobierno nacional es no achicar el Presupuesto, pero tampoco agrandarlo”.

Con lo que usted diciendo respecto al presupuesto educativo para las universidades, concretamente ¿cree que al gobierno nacional le interesa la educación?
“Creo que a cualquier gobierno le debería interesar la educación, porque impacta en todo. La educación es clave en cualquier sistema democrático; sea neoliberal, de centro, de derecha o izquierda. Es cierto que las señales que está dando el gobierno nacional es de restricciones en algunas inversiones como ciencia y técnica; en los niveles primarios y secundarios y, en el caso de las universidades, insisto no han garantizado el crecimiento”.

¿Cómo le impactará a la Unam el funcionamiento Universidad Nacional del Alto Uruguay?
“Si nos movemos con inteligencia podemos ser unos buenos socios. La ley de la Universidad nacional del Alto Uruguay especifica que no puede tener carreras que se superpongan con la que ya brinda la Unam. Creo que podemos desarrollar trabajos de investigación juntos que permitirán el desarrollo de la zona”.

¿Cree que la Unam cumple con las demandas que solicitan los jóvenes que desean estudiar una carrera universitaria? ¿Cree que debería haber carreras más cortas con salida laboral inmediata?
“Si. Esto se analizó en un encuentro regional de universidades que realizamos en noviembre en la Unam. Funcionarios nacionales de educación hicieron un relevamiento que determinó la necesidad de carreras universitarias y terciarias más cortas con salida laboral inmediata. Estamos trabajando en eso. De hecho, desde la Unam estamos planteando un plan de desarrollo institucional para el cual estamos solicitando un financiamiento extra en el que vamos a poner el foco en carreras universitarias más cortas con salida laboral inmediata. En realidad, serán tecnicaturas. El ejemplo claro es enfermería que funciona en San Vicente y que tiene una demanda muy grande y con salida laboral inmediata”.

¿Es alta la deserción en la Universidad?
“En general la deserción universitaria es alta. Se debe a una multiplicidad de factores, pero hay una parte que debemos hacernos responsables nosotros y trabajar cómo la Universidad se prepara para contener a los estudiantes que en su mayoría sortearon con dificultad el nivel medio porque según las estadísticas sólo el 50 por ciento de los estudiantes termina el secundario y, por consiguiente, quienes lo finalizan e ingresan a la universidad (unos 6.000 por año) es nuestra responsabilidad darles la contención necesaria para que no deserten. Eso supone cambiar la mentalidad del docente universitario considerado como el sabio. Los estudiantes debían ponerse a la altura de ese sabio y quien no lo lograba el sabio lo bochaba. Debemos trabajar en forma diferente teniendo en cuenta que a quien tenemos enfrente tiene una inteligencia común y que por haber finalizado el nivel medio tiene el derecho de ingresar a la Universidad y, es nuestra función como docentes hacer las cosas bien para que no deserte; eso significa cambiar la cultura del docente universitario. Eso no es sencillo porque tenemos más cultura de expulsión que de contención”.

¿De qué sirve, por otro lado, contener dentro de la universidad a alumnos crónicos; muchos de los cuales se pasan más de una década dentro del sistema universitario sin producir nada?
“No me preocupa tanto eso; me preocupa más que se reciba lo antes posible. Me parece que la persona que está en la Universidad aun cuando se cronice un poco sale con una formación y un grado de autonomía interesante en términos sociales y, desde ese lugar es un aporte. Cierto que puede ser un aporte caro pero la Universidad se debe mantener igual para 50; 100 o 200 estudiantes; por eso tampoco cambia mucho que haya algunos alumnos crónicos y; desde ese lugar el chico que circuló, aunque sea uno o dos años por la Universidad sale con la cabeza un poco reformateada. Es decir, salió del secundario de donde salen todavía hoy muy infantilizados. La cuestión de la autonomía es un paso que también tiene incidencia en la deserción universitaria porque vienen muy del curso, de la maestra y del profesor y, de pronto hacer un circuito más autónomo e independiente les cuesta”.

Según lo que usted dice se desprende que hay una escalera de cientos de escalones entre la secundaria y la Universidad…
“Sí. Es una escalera importante muy larga que no pasa por la inteligencia del joven porque cuando nacemos todos tenemos la misma inteligencia y si nos dan de comer más o menos bien accedemos a una inteligencia media; por eso todas las universidades deberían revisar y, de hecho la Unam lo está haciendo en un trabajo en conjunto con el ministerio de Educación de la provincia de Misiones articular con el secundario para que quienes lo finalizan estén en mejores condiciones de subir la escalera que hay entre la escuela secundaria y la universidad y que tengan éxito. Esto debemos asumirlo con un compromiso social todos quienes estamos involucrados en la educación”.

En anteriores entrevistas que hicimos coincidimos que el gobierno nacional anterior popularizó la Universidad creando nuevas casas de estudios, permitiendo que jóvenes de todas las clases sociales puedan acceder a estudios superiores. Sin entrar en política partidaria. Con lo que el actual gobierno nacional está haciendo en la educación universitaria; ¿cree que el gobierno del presidente Mauricio Macri nos está llevando a una universidad pública elitista?
“Me parece que es muy difícil dar marcha atrás. En la historia universitaria argentina tenemos un punto bisagra que fue la reforma educativa del ’18 que fue el acceso de las clases medias a la Universidad. Otro hecho bisagra fue la gratuidad de la universidad que se hizo en el gobierno peronista y la Universidad obrera que fue especialmente creada para que los hijos de los obreros pudieran ingresar a estudios superiores. Hoy todavía los chicos de clases populares piensan que la Universidad no es para ellos y es todo lo contrario. De hecho las universidades que se crearon en el gobierno nacional anterior siguen funcionando. Es función nuestra hacer entender que la Universidad es para todos”.

Pero pareciera que para el gobierno nacional no es tan, así como usted lo dice. Le recuerdo la famosa frase del presidente Macri cuando el pasado 21 de marzo dijo que había mucha diferencia entre quienes tienen la posibilidad de educarse en la escuela privada y quienes “lamentablemente” lo deben hacer en la pública….
“Lo recuerdo. Esa es la concepción del presidente Macri. Yo creo que los casi 100 mil docentes universitarios de todo el país tenemos la responsabilidad de que la universidad pública funcione como debe funcionar independientemente del gobierno nacional que esté al frente del país porque para eso nos pagan”.

La situación social no es de la mejor. ¿Creció la cantidad de chicos que necesitan alimentarse en los comedores universitarios?
“No sólo creció la necesidad alimentaria sino también de albergues universitarios. Hoy, un alquiler de un mono ambiente en Eldorado; Posadas u Oberá no baja de los 5.000 pesos mensuales. Estamos construyendo albergues en esas ciudades. Tenemos más pedidos de becas. Esto demuestra que creció la crítica situación económica de los estudiantes universitarios”.

Esto también es motivo de deserción estudiantil….
“Obviamente. También incide en el rendimiento académico de los alumnos. Desde la Unam tenemos varios comedores universitarios a los que les destinamos un importante presupuesto. Esto permite que estén garantizadas dos comidas diarias, que no es menor. Como dije estamos construyendo albergues y también nos preocupamos por la salud de los estudiantes porque les damos atención de emergencia y no es menor importante el boleto estudiantil gratuito”.

Como periodista de Eldorado debo preguntarle ¿qué facultad de Ciencias Forestales tenemos?
“Teníamos una facultad de Ciencias Forestales al igual que ingeniería y económicas muy orientadas para generar cuadros profesionales que sirvan para trabajar afuera. En los últimos años incorporamos gente que se dedica a la vida académica, investigación y ciencia y para ello debemos pensar en gente que esté plenamente dedicada a la academia que no era fácil tenerlo hace 20 años atrás. Hoy tenemos gente que se formó con el título de doctor en las distintas facultades y que está dedicada en un 100 por ciento a producir ciencia, conocimiento y a la enseñanza y eso creo que es un plus importante. Eso se produjo en Ciencias Forestales, como también Artes e Ingeniería con un nivel proporcional un poco menor que Exactas que es nuestra facultad más antigua.

También debo preguntarle ¿si considera un logro importante que junto con la elección de rector, vicerrector, decanos y vicedecanos se pueda elegir al director de la Escuela Agrotécnica de Eldorado (La escuela depende de la Unam y el director y vicedirector hasta este año era nominado directamente por el rector de la universidad, ahora será elegido a través del voto de docentes, no docentes, alumnos de cursos superiores y ex alumnos).
“Sí. Es un logro muy importante. La escuela tiene 50 años, fue provincial y luego universitaria y siempre fue manejada un poco a dedo. La escuela dio muestra de una madurez importante; de hecho, todos los docentes que tiene esta escuela ingresaron por concurso, regularizaron sus cargos; me parece excelente que entre todos quienes pertenecen a esa escuela puedan elegir quien los dirija”.

En marzo próximo se abre el proceso eleccionario en la Universidad de Nacional de Misiones que finalizará hacia mediados de año con la elección de rector; vicerrector; decanos y vicedecanos. Usted no puede ser candidato (fue elegido en 2010 y reelecto en 2014). ¿Dónde va a estar en la política universitaria?
“En principio acompañando la gestión para llegar a julio, mes de recambio de autoridades en forma ordenada”

Usted en 2010 recibió una universidad muy desordenada; casi en la cesación de pagos; con abultadas deudas en servicios y en infraestructura y con una imagen regular en lo académico y administrativo. En ocho años de gobierno universitario; ¿considera que pudo revertir la situación?
“Quiero aclarar que la situación que usted describe no fue ocasionada por el anterior rector (Aldo) Caballero, era una situación que ya venía de arrastre. Mucho tuvo que ver de cómo estábamos liquidando el plus por zona porque se estaba pagando mucho más de lo que el gobierno nacional preveía. Por tal motivo, en su momento el Consejo Superior con madurez tomó la decisión de rever el tema y hoy tenemos buenos sueldos y buen funcionamiento administrativo y educativo. Garantizar que eso siga ordenado es una tarea básica de la próxima gestión universitaria”.

Insisto. Concretamente, ¿tiene un candidato a rector y vicerrector?
“En 2010 confrontamos abiertamente con otro grupo. En 2014 ambos nos juntamos e hicimos una fórmula compartida y. vamos a intentar mantener esta unión que más allá de las personas es un criterio de trabajo. Pensamos que cualquiera de los decanos/as que dirigen las distintas facultades e inclusive el actual vicerrector pueden ser candidatos a ocupar el rectorado de la Unam. En algún momento deberemos elegir a las dos personas que integrarán la fórmula. Yo no veo que esto se torne conflictivo. Personalmente acompañaré ese proceso para que salga de la mejor manera posible”.

Gisela Spasiuk; decana de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, su mujer ¿también está incluida en la carrera para el rectorado de la Unam?
“Debería preguntarle a ella. Es decana con la posibilidad de re elección y, como en general todos los decanatos, hizo una muy buena gestión. Reitero si somos inteligentes como Universidad tenemos muchas posibilidades de poder seguir desarrollándonos porque si bien en 2018 vamos a cumplir 45 años de vida como Unam la proporción de universitarios que tiene la provincia es baja. Según el censo de 2010 sólo 27 mil personas tienen los estudios universitarios completos; esto significa menos del tres por ciento de la población y, por eso debemos seguir trabajando para superarnos porque estamos produciendo unos 1.000 graduados por año”.

Fuentes consultadas me aseguraron que cuando deje el Rectorado en julio próximo y al no buscar otro cargo en la Unam o en la facultad de Humanidades se lanzaría fuertemente al ruedo político para llegar a un cargo electivo provincial o nacional en 2019…
“Para eso hay que vincularse a alguno partido u organización partidaria. No he tenido conversación alguna al respecto aún. No lo descarto. Si aparece como oportunidad y puedo ser útil lo analizaré porque rescato la política como herramienta esencial de la democracia para el desarrollo de la sociedad y, en la medida que todos nos comprometamos con la política hay más posibilidades que la política funcione mejor”.

No descartar, insisto ¿significa un cargo electivo en 2019 o en el ejecutivo provincial o nacional?
“Para eso debo tener conversaciones partidarias con los partidos. Hasta ahora no he tenido conversaciones con ningún partido. Esto me permitió tener un manejo bastante amplio y plural en la universidad. Tenemos un criterio con un compromiso social importante si llego a la política la pensaría también desde ese lugar”.

¿Qué imagen de la Unam a nivel nacional cree que dejará en julio cuando finalice su mandato como rector?
“Una Universidad ordenada que al decirlo parece muy doméstico pero dentro del contexto de las universidades a nivel nacional la Unam ocupa un lugar importante y es referencia en la región y a nivel nacional de cómo, en una región relativamente periférica en términos sociales y productivos con relación al centro del país, se pueden hacer muchas cosas importantes no solo en la carreras universitarias, todas ellas acreditadas al igual que el resto del país sino también en los equipos de ciencia y tecnología porque hoy estamos con una masa crítica importante que está sufriendo un crecimiento exponencial; ya que, entre otros hemos incorporado a profesionales con becas del Conicet esto demuestra que hubo una afluencia importante de recursos humanos que potenciarán en los próximos 40 años mucho más de lo que hizo la Unam hasta hoy. Salimos de los primeros años de la década del ´80 con una Universidad en formación a una Universidad consolidada con una potencialidad importante para hacer aportes significativos a la formación de gente de la región, pero también a los aspectos productivos y científicos”.

Anuncios