El director jurídico de la comuna, Mijael Julián, recordó que el derecho municipal argentino no contempla la división tripartita de poderes en la esfera municipal. Y que en el caso de Oberá, la pertenencia a la esfera municipal del Juzgado de Faltas está ratificada además por la Carta Orgánica de la ciudad y el organigrama municipal vigente que aprobó el Concejo Deliberante.

Posadas (Miércoles 21 de marzo). El asesor jurídico de la Municipalidad de Oberá, Mijael Julián, dice que si bien el Juzgado Administrativo de Faltas de esa comuna tiene autonomía funcional, a la vez depende del poder Ejecutivo municipal en consonancia con el derecho municipal argentino, que no contempla la división tripartita de poderes en la esfera municipal, tal como se confirma en la Carta Orgánica de la ciudad y el organigrama vigente, aprobado por el actual Concejo Deliberante local.
La polémica surgió cuando el juez de faltas, Francisco Sá, se ausentó de su puesto de trabajo por vacaciones, según trascendió, sin notificar al intendente Carlos Fernández, quien tomó la decisión de dictar una subrogancia para evitar la acefalía del cargo, y a a vez disparó un sumario –que no necesariamente implica sanciones- para conocer el contexto de la ausencia y establecer una reglamentación clara que establezca el procedimiento a seguir ante las vacaciones del funcionario que ocupe ese cargo y que especifique, además, quién queda a cargo ante las ausencias en ese puesto.
“Hay que informarle al Intendente porque es el responsable de la administración de la Municipalidad y el juzgado Administrativo de Faltas depende del Poder Ejecutivo Municipal”, sentenció Julián, director jurídico de la comuna.
El funcionario explicó que el intendente Fernández dictó por resolución la subrogancia del juez de faltas “porque un día nos enteramos que no vino a trabajar y nadie sabía cuándo volvía. El año anterior, el Juez solicitó al Intendente sus vacaciones legales, que fueron autorizadas por resolución como debe ser, pero este año no hubo comunicación. Esa dependencia está dentro del departamento Ejecutivo de la comuna, que si bien tiene autonomía funcional, no es independiente. La Carta Orgánica del municipio establece que se accede a ese cargo por concurso público y por lo tanto, sólo se puede remover a ese funcionario a través de un juicio político. Pero esa no es la intención; por más que este funcionario no haya accedido al cargo por concurso público sino que fue designado por el Gobierno comunal anterior. Lo que se busca es el procedimiento claro para situaciones similares, a futuro”, explicó el abogado Mijael Julián.
En ese contexto, Julián aclaró también que si bien el Concejo Deliberante fue notificado de esta situación por el propio juez, que aduce que le corresponde a ese cuerpo disparar el juicio político cuando corresponda, “lo que provoca otras dos situaciones: por un lado, esta acción choca contra el principio de eficiencia de toda administración que no puede estar consultando con el Concejo Deliberante cada acción administrativa que lleva adelante, y mucho menos en el verano, cuando el Concejo está de receso, y por otra, hay un sumario en trámite, que a su término será elevado al Tribunal de Calificación y Disciplina que, además, está integrado por dos miembros del Concejo Deliberante, representantes gremiales y miembros del Ejecutivo que son los que van a determinar al respecto. Eso no sucedió aún, así que la participación del presidente del Concejo, al menos todavía, es a título personal y como una opinión, ya que no tiene la representación de lo demás concejales; puede emitir su opinión pero no lo hace en representación del cuerpo sino a título individual”, indicó Julián.
Este cruce del juez de Faltas, Francisco Sá, con la comuna de Oberá parece ser otro capítulo del reclamo judicial que el funcionario mantiene con la Municipalidad local por el importe de su sueldo (debe cobrar un porcentaje del sueldo que percibe el intendente), que está en discusión legal por la interpretación de la norma. “Este juez primero solicitó sus vacaciones al Intendente y poco tiempo después desconoce ese mecanismo y entiende que puede irse de vacaciones sin avisar a nadie. Esto claramente tiene un correlato con ese reclamo judicial que está haciendo el juez por su sueldo pero acá lo objetivo es que no se presentó a trabajar y el intendente dictó la subrogancia. Como expliqué varias veces, cuando termine el Sumario, será elevado a la Comisión de Calificación y disciplina y al Concejo, quienes recién ahí opinarán como cuerpo respecto de este tema”, enfatizó el responsable del área jurídica de la Municipalidad de Oberá.
“Los que hablaron del intento de sanción de parte del intendente demostraron desconocer el funcionamiento de los poderes que tiene la comuna. El Ejecutivo está haciendo la instrucción sumaria pero desde lo administrativo; está claro que cada uno interpreta de la forma que quiere. Nosotros, desde el Ejecutivo, estamos fundamentando nuestra opinión, donde nos queda claro que ese juzgado no es independiente sino que está dentro del organigrama de la Municipalidad. Es un juzgado administrativo de faltas. Su nombre lo indica, es administrativo y se consigna esa particularidad para que quede claro que no administra justicia como sí lo hace el Poder Judicial provincial o federal, dijo finalmente Mijael Julián.

Anuncios