Legisladores provinciales convocaron a revalorizar diariamente los derechos conquistados. Descubrieron una placa que recuerda la persecución a integrantes del Poder Legislativo misionero.

Posadas (Sábado 24 de marzo). La Cámara de Representantes de Misiones también recordó, este sábado, el golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976 que interrumpió el Gobierno democrático de entonces. El Parlamento misionero descubrió la placa de homenaje a diputados y trabajadores legislativos que sufrieron, junto a sus familiares, persecución y represión durante los golpes cívico militares.
Además, ratificaron la política de Derechos Humanos y entregaron distinciones a autores misioneros, a ex integrantes de la Legislatura y a ex detenidos políticos: se trató de réplicas de la “maquinita de coser” que utilizó Germania Garay, madre del diputado provincial y exdetenido político, Héctor Escobar.
Fue Escobar quien dio la bienvenida y planteó la “contraposición del dolor” con la “alegría de que seguimos comprometiéndonos para transformar las realidades injustas que sufre nuestro pueblo”, y llamó a “esperanzarnos y a transformar esa esperanza en una fuerza que permita lograr una mayor justicia”.
A través de un comunicado de prensa, la Legislatura misionera consignó que el legislador también convocó a la reconstrucción de una historia definitiva “para buscar esa instalación de la memoria”, para lo cual reconoció que “no es sencillo”, sino que “hace falta un gran coraje”.
A pesar de creer que “la política nos condiciona muchas veces para lograr una recuperación plena de acuerdo con la capacidad que podamos disponer”, desafió a “volcar nuestras experiencias en esa recuperación de derechos”.
El vicepresidente primero de la Comisión de Asuntos Constitucionales, de los Derechos Humanos, Municipales y Juicio Político, Héctor Pereyra Pigerl, recordó “cómo sufrieron los compañeros”, pero consideró que “todos fuimos víctimas”. Y opinó, además, que “el pueblo fue cómplice de lo ocurrido y tenemos que asumir esa responsabilidad para hacer esa reconstrucción”.
Resaltó la actuación del actual presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Rovira, que durante su gestión como Gobernador de Misiones entendió la necesidad de contar con “una política de Estado en Derechos Humanos”.
En ese sentido planteó los avances que hubo en Misiones, como la Cámara de Representantes que resguardó toda la documentación del terrorismo de Estado o el impulso que tuvo la Comisión de Prevención de la Tortura.
“Todos somos importantes en esta construcción activa y tenemos que seguir avanzado con esta pasión que tenemos por no olvidar”, dijo, y llamó a recordar “no solo en el acto, sino en el día a día, revalorizando lo que tenemos que proteger; tenemos que fortalecernos entre todos”.
También se refirieron a la fecha autores misioneros y ex presos políticos quienes compartieron las experiencias vividas como defensores de los Derechos Humanos y detenidos durante la última dictadura cívico-militar.
El autor Gilberto Sicardi comentó que su libro fue denominado “30 mil razones para escribir”, porque hacía falta “ese reconocimiento para no olvidar y porque nuestras madres mostraron el sendero de la lucha que había que continuar”.
“Me siento con el mismo impulso y los ideales”, dijo, e hizo pública su convicción de que poder transmitir esa expectativa. Además, indicó que la obra de su autoría “relata una vida, acontecimientos; es de denuncia y de reivindicación”.
En tanto, Ramón Cura manifestó que en su libro “Relatos de familia” da a conocer parte de su historia, de su adolescencia, pero también de su prisión, exilio y retorno; “mi padre me dejó su legado y me pidió que fuera fiel a mis convicciones, que sea honesto y mire a los compañeros de frente; y el hecho de que estemos juntos, el abrazo que damos al compañero es el premio que le sacamos al enemigo”, expresó.
Alejandro Rodríguez, autor de “Sangre-Savia/Tuguy Yvirary”, dijo: “aquellos que hemos sobrevivido a estas experiencias atroces en la dictadura, tenemos esta fortaleza espiritual y moral de persistir con tozudez en nuestros objetivos y sueños, en nuestra más absoluta confianza y esperanza”.
El autor de “Seis Cuentos”, Roberto Parodi Ocampo, señaló que “este acto institucional es un reconocimiento a las luchas populares que nos llevaron a estar presos y a perder compañeros, y una reivindicación para aquellos luchadores, porque la democracia es el resultado de la lucha de los pueblos”.
Ramón Acuña, ex preso político, consideró que “necesitamos estar unidos, con participación, con coherencia, con claros objetivos para defender a todos los misioneros desde el tarefero al industrial, solamente unidos vamos a tener una democracia más fuerte y representativa”.
Y agradeció a “todas las instituciones que los 24 de marzo y todos los días están defendiendo los derechos de los que menos tienen”.
Edmundo Soria Vieta relató su historia de vida, lucha y militancia: “vivíamos de utopías, porque el hombre siempre está detrás de utopías, a veces equivocadas”, dijo. Parafraseando al filósofo francés Jean-Paul Sartre señaló que “en la vida no es tan importante lo que nos hacen a nosotros, lo que hicieron a la juventud setentista, sino que es mucho más importante saber qué hacemos nosotros con lo que nos hicieron; y eso tenemos que salir a contar y también generar conciencia a los más jóvenes”.
Para Carlos Alberto Ripoll “hay mucho por hacer, nuestra misión es seguir militando activamente para que las cuestiones que pasan en el país no pasen desapercibidas para la gente”. Consideró importante “que nadie olvide lo que sucedió para que nuestros hijos y nietos no tengan los sufrimientos que nosotros tuvimos”.
Aníbal Velásquez, se refirió a su libro, Vuelo del Pitogüé: “narra casi en forma surrealista vivencias de una época, historias contadas como un túnel de pesadillas y sueños, pero al final del túnel uno tiene que encontrar la luz, aunque sea la de esperanza que no hay que perder”.
Amelia Báez, compiladora de “Misiones: Historias con nombres propios” resaltó que “no es la primera vez que en esta Cámara de Diputados nos dan los espacios para tener presente en la memoria de los pueblos que en esa etapa siniestra de nuestra patria fuimos capaces de llevar adelante nuestra militancia activa, con errores y aciertos, pero nadie va a decir que no estuvimos como hasta ahora, que seguimos militando con la misma convicción por el bienestar de nuestro pueblo”.
Participaron del acto diputados provinciales, autoridades legislativas, representantes de los poderes Ejecutivo y Judicial, funcionarios y público en general, según consigna el parte de prensa de la Legislatura.

Anuncios